HISTORIAS EDITADAS

 

Esta historia se divide en cinco partes (ver planning)

“VAMOS  CON  MI  MARAVILLOSA…NIÑEZ.”

                 (Primera parte)

boby deglaneMi nacimiento fue un acontecimiento alegre y esperado mis papas
estarían aburridos, sin televisión (ni sabían lo que era ni podrían pensar lo que sería) pero tenían lo único que había y les JORGE NEGRETEentretenía un poco “La Radio” dentro de un mueblecito que además de oír lo que te ponían, era un coñazo. 
Para ev itar malos pensamientos políticos te inflaban con radiar los partidos de futbol (especialmente al Real Madrid) y como no Los Toros, pero ante todo la música con los cantantes Angelillo, Miguel de Molina, Tomas de Antequera, Concha Piquer, Lola Flores Estrellita Castro, Celia Gamez el mexicano Jorge Negrete y el músico español afincado en concha piquerXAVIER CUGATlos Estados Unidos Xavier Cugat y un “montón” mas, y el espacio de variedades Fin de Semana con Boby Deglane,(que se hizo famoso con aquella frase que les preguntaba a la señoritas que iban a actuar por primera vez ¿es usted casada o soltera? y la inocente principiante le decía –soltera, y Boby la decía ¡PORQUE USTED QUIERE¡.


Todas estas funciones acababan pronto máximo a las diez noche, había que ir a la cama para que aumente la población y los argumentos eran que había pocos bebes, consecuencia el final de una guerra civil, solo existía una emisora en Madrid llamada Ser (Sociedad Española de Radiodifusión) aburrida a más poder.

aparato radioLos programas informativos solo los podía dar Radio Nacional de España, emisora que se debía de conectar obligatoriamente para radiar el famoso “parte”, a partir del año 1945 empezaron a radiar las  radionovelas,  por ello no solo mis padres sino el resto de los madrileños aburridos, se dedicaron a procrear con gusto.

En el caso de mis padres debieron de pensar, tenemos poco dinero, poca comida mucho tiempo libre y los dos agarraditos de la mano y algo más, pensaron ¡porque no le damos un hermanito a la niña cuando acabe el aburrido parte en la radio ¡

Y se pusieron en marcha y ale a “culear” que era  lo que menos costaba, por lo tanto ahora convenía en esta corta familia un “cabezón” claro está que a mi papa le hubiera gustado tener un bebe como los de las películas, ya en brazos de quien sea, sonriendo, ojos azul cielo rasgado, la boquita casi con caries y si acaso con algo de barba y una barra de pan bajo el bracito (frase muy común de la época, pero os imagináis como estaría la dichosa barra)  total no era mi caso.

bebeSalí al exterior pues como todos, ciego, arrugadito, boca abajo, saliendo por un agujero de diez centímetros de diámetro, lo primero la cabecita que luego se convierte en “cabezón” sales como atado por el cordón umbilical unido a la placenta ( esto se haría el año 1965 el astronauta ruso Alexei  Leonov cuando  sale al exterior sujeto con un cordón directo a su nave ) que la comadrona en mi caso corto casi con los dientes y me hizo un pequeño nudo llamado ombligo ( cicatriz redondeada y arrugada que se forma en medio del vientre que  suele llenarse de suciedad para que te laven con jabón y no con “frecuencia” tras cortar y secarse el cordón ).

Todo esto muy bien, pero yo lo pase putas cuando empezó la función,  primero sujetarme por los tobillos boca abajo y darme unos azotes (que yo diría paliza y no expongo foto porque dañaría “vuestra sensibilidad” ) con la manaza de la comadrona, hasta que empezé a gritar como un gato (digo gritar porque los bebes no lloran no tienen todavía desarrollado el lagrimal ni la laringe, Ver en mi Blog “Soy una Lagrima” dicha comadrona ( también llamada “partera” o “comadre”) persona que tenía el oficio de asistir a la mujer en el parto, que cuando no manipulaba a su “marido” y a las futuras mamas, ejercía de practicanta y enfermera dando fe de ello, porque a mí me conocía el culo y las bolitas hasta los quince años aproximadamente y todo el barrio de Lavapiés la conocían como “La sin titulo “o “La toca chochos”

En esas fechas de mi nacimiento y con este oficio tan importante, era ejercido solo por mujeres basándose en la experiencia tradicional, que a partir del año 2003 tenían que obtener estudios de enfermera diplomada. En aquellos años parece ser que todas eran  fuertes, no muy altas, abultadas y con grandes tetas (no sé si eran para que él bebe ensaye o el esposo disfrutara como un loco).

Empezó mi limpieza general en una palangana que casi me ahogo y temblando, secarme en una toalla limpia y ala a rebozarme en los famosos polvos de talco Calber y ha dejarme como si fuera una croqueta (por el tamaño exterior podía haber sido), después de meterme en mi boquita el dedo meñique (porque si me hubiera metido uno de los otros dedazos no existiría RISAS DE ALTO VOLTAJE, que me provocaba nauseas, no sé si por el dedazo o por el olorcito de sus grandes manitas de donde había manipulado.

Cuando acabo de torturarme, me paseo en sus fornidos brazos que parecía que ya estaba en la cuna o pesebre, más limpito que la Patena (aclaro él porque del dicho “la Patena” es el recipiente en el Scan0009que se deposita la hostia durante la misa cristiana ) yo oliendo a limpio y ella haciendo la pelota a los presentes y presumiendo del trabajo realizado,porque él bebe era yo y de verdad no yes por nada pero en ese momento era más feo que un “macaco” solo lo hacía porque había que pagarla y todos contentos.

A mí mesoltó (más bien me arrojo) sobre lo brazos delicados y cansados  de mi sufrida madre, que ella si era merecedora de halagos por sus reconocidos gritos y los grandes esfuerzos que hacía, junto con las entre cortadas palabras “cariñosas” mirando de reojo a rmi papa y diciéndole  – ¡el próximo hijo lo tienes “TU”, ya te puedes hacer un nudo corredizo donde tú sabes y para que sepas tu  “mi querido esposo” padre de lo que va a salir, de como lo estoy pasando y  es como si te “purgaras y te cosieras el Culo”.

Frasecitas dirigidas al que hacia nueve meses, cuando estaban tan contentos en su cama de noche, arropaditos, tapaditos y juntitos por el frio en el mes octubre, que en Madrid se te congelaban los mocos y le salían sabañones hasta en el aparato reproductor de mi padre y  en la cama solo sacabas al exterior la frente y las narices para respirar y sacudir la sabanita que saliera los efluvios normales de una cena con repollo,  respirar aire frio pero “sano” es más creo que de bajada de calzón y braga ni hablar, un agujero en la ropa íntima, trajinar y a dormir satisfechos, con los deberes… hechos.

disimuloA sí que volviendo a mi parto, mi mama no se acordaría entre sus dolores, y “pedos con resplandor”, de los esfuerzos que mi pobre padre haría para que tuviera tiesa la “cosa” y sin escarcha, para estar tan uniditos y pegados aquella noche (digo noche porque no había otro momento). Por todo ello mi papa en el parto, intentaba estar como ausente, disimulando, mirando al techo y como sordo, huyendo de las palabras de mi madre como silbando en silencio, sufriendo pero no como aquella noche de octubre tan fría pero….gozosa, que repetiría otras veces pero protegido con un “tapón” (¡imposible) o el método del japonés Ogino (con mucho tiento y controlar los días de la parienta) que te suponía darte baños de agua fría para bajar el hinchazón, sino era el momento y esperar el día o usar la funda,  el más efectivo pero el menos agraciado de los “machos”.. el condón. 

Vamos a seguir en el parto  con mi sufrida mama, que si se hubiera enterado de lo que hemos estado exponiendo para evitar tener más hijos, se hubiera bajado de la cama conmigo medio colgando dando cabezazos en suelo mal enlosado, dar una patada a la “partera” acercarse a mi papa para decirle con voces y abrazándole llenándole los pantalones de pises, sangre, sudor y lágrimas (estaba pariendo) para decirle al oído llenándole de cariño, ¡querido esposo¡ -es lo mejor que has pensado en toda tu vida practícalo enfundate o saluda al tal Ogino y yo te a “polla” re.

El parto seguía y mi pobre mama jadeando, sudando y respirando agitadamente  dirigiéndose a mi supongo con cariño… ¡ que salga de una puta vez él bebe o el “macaco de cara roja”¡. Yo creo que esas frasecitas “cariñosas” las decía sin saber lo que decía, el dolor y el malestar la provocaban esa desesperación  que después no se acordaba haberlas dicho, pidiendo perdón a todos los que hubiera ofendido, a mi desde luego no me importaba en absoluto, yo estaba como loco buscando el “encase” con el pezón para poder mamar. 

La comadrona comentaba para que supieran que ella estaba por allí y seguir siendo protagonista soltando alguna perlita y agasajando a mi madre,  diciendo, pues que sepáis que doña Cloti (mi madre se llamaba Clotilde ) ha sido muy comedida, porque algunas futuras mamas, de las tantas que he asistido (otra vez a figurar)  me comentaban lo que habían pensado mientras apretaban  y era que desearían matar al marido incluso cortarle las “tres piezas colgantes culpables” de su dolor y salir corriendo con él bebe agarrado a su sustento el cordón umbilical, por si acaso no hubiera otra forma de zampar y hacerle una “peineta” junto con una gran  “pedorreta” por la boca y por el culo al asustado y extrañado esposo mirando cómo se alejaba su amor con “algo” colgando.

Por mi parte yo estaba muy ocupado arropadito junto a mi mama, y no quería oír a la mujer  “Rambo” y que me dejara en paz de una “puta vez” (con perdón) porque soy muy pequeñín pero no un trapo de cocina, que valla a su casita y le dé cachetes o manotazos en el trasero o donde quiera a su marido, le meta el dedo  en el culo y luego en la boca  y si no lo tiene esposo, pues que busque uno que tendrá voluntarios si pone colgado en el balcón el “sujetador”

En el caso de mi querido asustado y presente papa, que tanto amaba a su esposa  no lo tomo a mal, eran problemas fisiológicos y lo que desearía era que se pusiera bien y nada más y a por otro si se ponían de acuerdo claro, que nunca sucedió no sé si por mi mama o por miedo  a que saliera otra “alhaja” como yo.

Actualmente no se pasa al quirófano a presenciar el parto o el martirio solo si el padre lo solicitara, a mí que me quitaran lo bailado estaba en mi salsa, cerca del comedero y mi olor de nueve meses y la mirada tan tierna y noble de tu madre, con alguna caricia que yo sabía y deseaba de quien eran esa manos a mis pequeñas y rojas mejillas. A partir de ahí pues como todos los bebes, mamar (con el permiso de mi papa) dormir, llorar, cagar y de vez en cuando sonreír incluso dormido.

Soñando y recordando la carita que ponía mi papa cuando mi mama le decía esas palabritas tan “cariñosas” y desde luego, eso de tocarte la barbillita casi forzando el labio inferior  para que dijera  ”AJO” (planta liliácea que echa en la raíz un bulbo blanco y carnoso de gusto picante). Que yo si parecía que sonreía, pero era por la cara de “gilipollas” que ponía el interlocutor o los demás, menos mal que ajo en español es fácil de nombrar, os imaginas decírmelo en alemán “Knoblauch”.

¡NO OLVIDEIS LA SEGUNDA PARTE EL 15 DE FEBRERO!

 estesi

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

VAMOS CON MI  MARAVILLOSA NIÑEZ (2ª Parte)

Pero sería bueno por mi parte explicaros porque lo de Ajo, esto lo comento porque los bebes no somos tontos, sino recién nacidos y por ello parece ser, que a los cinco o seis meses y si eres normal empiezas a descubrir que emites sonidos y que eres capaz de reproducir, a si cuando la vocal y la consonante surge el Ajo suele ser mi primera palabra y mi gran orgullo es repetirla varias veces, que luego de mayor la sigues pronunciando cuando dices  “AJOderse tocan”.

Como os dije tenia y tengo una hermanita llamada Marcela que cuando vino a verme en el esbozo de nuestra madre, me miro una y varias veces y la dijo a su madre con media voz, que si era un niño o un “macaco de cara roja”, yo como era un bebe no podía hacer nada pero me hubiera gustado haberla dicho (pues tu parto rica, sería como un aborto y observo que no has cambiado).

 Pero son cosas de críos y además ella tenía dos añitos y yo dos días, pero siempre que podía intentaba darme un plátano, era un orgullo tener una hermanita como ella junto a mí, en mi infancia, juventud y en la actualidad.

Como dije mi nacimiento fue un gran acontecimiento en mi casa, pero seguro que en las de los demás “ni puto caso”, pero si fui importante en la fecha que nací (7 de julio de 1939) en España había en ese día una población 25,780.569 habitantes y conmigo aumento a 25,780.57O que “orgullo” era un cero, pero menos mal que a la derecha. En ese día y año no hubo nada relevante en el mundo, solo una noticia importante para los caballeros y era que en los Estados Unidos se creó el calzoncillo Slip.

Qué maravilla ya podían dejar de llevar aquellos calzones del “nueve largo” colgando el tercer “brazo” de allá para acá como el badajo de una campana, pero gracias a ese invento los caballeros, con el calzonSlip marcarían “paquete” que todos deseábamos tener. También el otro aconteccalzoncilloimiento mundial en esa fecha fue, que el biberón empezó a consolidarse en el mundo y un servidor fue uno de los que lo promociono y de qué manera.

Hay algo que tengo que comentaros, que además de ser curioso era inaudito, a los niños de la época que éramos igual de curiosos que los de ahora, preguntábamos a los mayores con interés infantil ¡mama papa de donde vienen los niños ¡ y anda que tardaban poco en quitarse el problema de encima ¡pues de donde van a venir hijo…de Paris¡ y se quedaban tan anchos que las tetas de la comadrona.

Inmediatamente entraba en tu cabezota pensar, ósea que las parejitas más salidas que un león y la leona, se iban a Paris entraban en las salas de cine porno, tropezando con los hombres que estaban de “perfil” veían las películas “El último tango en Paris” o “Emmanuel” y sin acabar la película se marchaban corriendo al hotel a recordar escenas del film y empezar a imaginar cada uno como seria yo en mi caso, aunque claro está según salí al exterior  de guapo irían a ver la película Gorilas en la Niebla.

Esto era lo curioso y acertado, pero viene lo inaudito, en nuestra España querida no había porno ni nada parecido, si acaso clandestino en algún cabaret o habitación amplia, si había revistas que venían de Paris (mira qué casualidad como los niños al nacer claro no extraña con tanta revista excitante) que yo tuve la oportunidad sin darle la importancia, ver escondida en la parte alta del armario,  una de esa revistas en mi casa, no pude ver nada claro ni las pastas ni el interior, el motivo que pude saber eran que venína en tres dimensiones, que para verla hace falta unas gafas que mi padre seguro que las tendría por ahí escondidas, que  pude deducir de cuando veía a mi querido papa  los ojos rojos e irritados.

En aquellos inocentes e ignorantes años era asombroso como contaban con toda seguridad, la jovencita “inocente” que se solía quedar embarazada casualmente, según ellas por arte y gracia del espíritu santo, el arte  era lo que contaban algunas cuando la preguntaban, ¿pero Choni como te has podido quedar preñada? y por gracia cuando contestaba.

Y la Choni con cara de “vaca mirando al tren” decía ¡ pues mira no tengo ni “idea” de como pudo ser ¡ – a lo mejor como mi novio se bañó en la bañera antes que yo,
se tocó dentro del bañeraslip una y otra vez le debió de gustar y al final soltó lastre, y  después me bañe yo y claro algo sin “querer” se colaría dentro de mi vagina y mira que bulto tengo en la tripa, que no creo que sea del agua de la bañera ( pues claro que no “lista” y a todo esto la nariz ”larga” y el bebe saldría “nadando”).

Segunda versión; pues tampoco sabía porque estaba embarazada, la explicación era que muchas veces cuando estaban ardiendo de pasión, se sentaban enpareja una silla, ella en las rodillas de su novio cara a cara piernas abiertas y a lo mejor tenía manchada la bragueta y “semen” colaría algo. Qué barbaridad como podían contar esas historias en tan “rica situación” y postura y no contaría que el momento de éxtasis por parte del novio, (porque la novia en la mayoría de los casos ni se enteraba de nada) se caerían de la silla de espaldas víctima del placer  y el con los ojos en blanco y ella “clavadita” y sin ropa y el bebe con “abuyaduras”.

Y ahora lo inaudito, cuando elnovio le comenta asustado, pero Palomi cómo es posible que estés embarazada si hace un mes que no te veo y además los únicos pelos que te he visto han sido los de la cabeza y solías llevar bragas con contraseña y cierre centralizado y  era imposible verte algo – lo se querido,  te doy la razón porque lo único que hice fue salir con unos amigos este verano y cuando vine note algo extraño en la barriga e hice algo que no hacia contigo que me gusto. Lo que no sé qué haría el amigo con la contraseña y el cierre, seria “un cerrajero salido” y el novio  solo tendría que tener cuidado con los sombreros o gorras que quisiera ponerse, claro está la inocente señorita no era una simple Palomita sino una ligerita  gallinita que en este caso él bebe salió por “correspondencia”.

Bueno estos casos son de mucho despiste, pero yo estoy seguro que en el caso de mis papas seria de lo más normal en la época, en la cama a oscuras en silencio, ella debajo y el encima sonido muelles del somier rápido y mi papa mirada al techo y el cigarrito “ideales” de época, envuelto en papel amarillo, ahora que viene al caso yo cuando estaba dentro del vientre de mi mama, más de una vez estando durmiendo sentía que algo me tocaba mi espaldita y menos mal que era suavecito y de cuando en cuando se paraba y me duchaba y hasta otro día o semana y lo curioso que siempre era…de noche.

Lo siguiente pues como todos los bebes, mucha caca, un gustito que te limpien el culito que por cierto se te ponía como el de las monas de colorado (ojo con lo del macaco) que luego con el tiempos intentas que te lo sigan limpiando hasta que tu madre te dice con cariño – anda rico este orinal es para que te sientes y aprietes y limpiarte hasta que tú puedas solito. Dormir mucho pero hay veces que me costaba un montón dormirme, pero no porque  estuviera cansado  de cogerte uno, otro, la vecina, un amigo, la portera, la frutera, etc, sino por lo que me cantaba mi papa para que me durmiera con esa voz tan desagradable junto con la cancioncita  que la repetía tantas veces y que era imposible dormirme que decia (A la nanita nana, nanita que mi niño tiene sueño, bendito sueño sea…..).

Imparable con el chupete, llorar sin saber porque, bueno lo más normal la boca y con más detalles los dientes que no sé porque salen porque duelen al salir y luego te duelen al sacarlos, comer solidos pero en puré igual que cuando eres viejo y no tienes dientes,  llorar porque no conoces al feo o fea que te hablan, rechazar a mi hermana con el “plátano de las narices” y cuando dejas de llorar porque eres un pelín mayorcito (cinco seis años) preguntar a  lo que más te interesa, ósea ver el sexo de las niñas, lo bueno del caso es que no te interesa lo más mínimo sino lo extraño de ser plano y preguntas a tus padres  ¿oye papa porque yo tengo una cosita colgando y las niñas…no?. Si os digo la verdad nunca me lo supieron decir.

También contaros con mi inocente edad seis años  escuchar una noche a mi papa decirle a mi mama en su cama ¡pero porque no “quieres”, llevas unos días con desgana! y contestar mi mama ¡es que no tengo ganas estoy cansada ¡ y después oír a mi padre murmurar y un silencio digno del sueño, y claro yo escuchando medio dormido y según me dormía, pensé pero porque le dice eso a mama si ella come y cena sentada muy bien y me dormí diciéndome ¡hay como son los mayores¡.

Lo demás sería mejor si os parece que leáis la tercera parte de Mi Niñez.

Que no solo contare mi pubertad (la primera fase de la adolescencia y se desarrollan los caracteres sexuales) sino como vivíamos en una casa alquilada con un trabajo precario, hasta que mi padre se consolidara, con un trabajo fijo bien renumerado y dejáramos esa casa, llena de felicidad y de tantísimos recuerdos, de amigos, vecinos y sobre todo la ubicación y el lugar tan castizo como………LAVAPIES.

                                                          

 

VAMOS CON MI MARAVILLOSA NIÑEZ

(Tercera parte)

Dejando a un lado mi nacimiento y mis experiencias como bebe, tenía por ley que continuar, según fui creciendo como es lógico a todos nos pasa, aunque a los papas no les gustaba que creciéramos (aumentar de tamaño) porque  ellos o ellas también  crecen y cumplen años, pero según rodaba mi vida con mi familia, vecinos, amigos y sobre todo aquel lugar tan maravilloso y castizo de Madrid el barrio de Lavapiés.

1Antes de continuar con el rollo, debería de contaros como era la vivienda donde pase unos años en compañía de mis padres y hermana, dicho “palacio” estaba situado en la calle Amparo 52 segundo piso, letra C y con una superficie de quince metros cuadrados (según plano adjunto) en el famoso barrio de Lavapiés. Aprovechare esta ocasión tan propicia para comentaros porque dicha calle tenía el nombre de Amparo que según la leyenda urbana fue:

2

Vamos a pasearnos por el siglo diecisiete y en ese barrio vivía una comadrona o patera de Granada, que ayudaba a las futuras madres  a parir, ella vivía por el barrio llamado Lavapiés y era conocida como la “patera de Granada” pero su verdadero nombre era Amparo y en honor a ella, esa calle donde vivía y vivimos nosotros, la pusieron “La calle de  Amparo”.

Aunque doy fe que en aquella época era muy normal ese tipo de viviendas e incluso las había más reducidas y con más inquilinos, así que  nosotros no nos podíamos quejar, porque en aquellos años de una posguerra era lo más normal y lo único que había.

Si destacar el orden y limpieza (que por el tamaño tardaría diez minutos en dejarla nueva) de la que se ocupaba mi madre de realizarlo, que los demás ya nos ocupábamos de que estuviera entretenida. Estoy recordando con cariño que allí vivimos teóricamente dieciséis años ósea hasta el año 1955 porque estar, estuvimos solo nueve años porque el resto en diferentes provincia de España por exigencia del trabajo de mi padre.

Me parece estar en aquellos años, viéndome en aquella segunda planta con cuatro viviendas que daban al largo y estrecho pasillo con acceso a cuatro puertas grandes, todos los pisos  eran normales excepto el mío de tamaño “Barbi”, pero no había distinciones todos éramos iguales de pobres, por lo tanto no nos extrañaba que entre los vecinos nos ayudáramos sin nada a cambio, como –Carlitos pídele a la señora Adela que te dé un par de huevos, y de paso deja a la señora María este litro de aceite que me dejo y otras veces era al revés y no solo comida sino dinero.

Mi querido amigo de casi toda una vida (veinticinco años) vivía en la letra B y además eran los preferidos vecinos de mis padres, esta maravillosa familia constaba del padre Sr. Mariano de profesión fundidor de metales (ver en el blog Mi mayor Esfuerzo Trabajar) la madre Sra. Adela me quería como a un hijo y yo mi segunda madre y después los hijos, Alicia carácter extraño pero buena chica, Valentina  ¡Mi Valentina! tenía mi edad era bondadosa y cariñosa siempre tenía una canción en su boca, su madre siempre decía a todos que yo iba a ser su novio y ella se sonrojaba y yo no digamos salía corriendo, no sabía lo que significaba hasta que lo fui adivinando que sin saberlo me parecía bien.

3De mi mejor amigo y hermano de “mi novia” llamado Mariano como su padre, pero nosotros en casa como otro hijo le llamábamos Marianito teníamos los dos un inocente  compromiso, de que cuando llegara su padre a casa y se bañara en aquel gran barreño de chapa de cinc que también lo hacíamos nosotros, no había duchas ni bañera, me llamara para ver a su padre dentro y tocarles los músculos de sus brazos que él se dejaba, sino antes hacerse el fuerte.

Era más bien serio como Alicia pero muy bueno con todos y sobre todo con su hija Valentina, que la quería con locura que yo sin saberlo tenia inocente celos de sus besos y caricias, este señor solo le veía sonreír cuando me decía con tono jocoso y señalándome el agua gris de su baño  salir burbujas o pompas producidas por su flatulento culo.

Y me decía –mira Carlitos si soy fuerte que hago que el agua se cabree conmigo, yo miraba el agua y me quedaba atónito por tal proeza, que se reía de mi ignorancia y cuando se estaba secando de pies con la toalla se soltaba una traca “cular” que él se tronchaba de risa y yo salía de allí por si me… daba.

La casa de ellos tenía un retrete dos o tres veces mayor que el nuestro, pero a mi amiguito le gustaba hacer caca en el mío, llegaba a casa y le decía a mi madre casi con el pantalón corto en el suelo –Sra. Cloti ¿puedo hacer caca en su retrete? y mi madre ¿qué le iba a decir? –pues claro hijo has lo que quieras, pues hacía de todo nos dejaba el perfume embriagador y además teníamos que tirar nosotros de la cuerda porque él no llegaba.

Yo un día le pregunte ¿oye porque haces caca en mi casa cuando tú tienes un retrete más grande y con luz? y me contesto según se abrochaba el tirante del pantalón –es que en tu casa mientras hago mi caca os veo a todos y lo paso bien y puedo hablar con todos vosotros sin ver cuentos, mira que bien le entreteníamos mientras el apretaba, que gracioso era mi amiguito.

4Con él juntos me acuerdo de aquellos bocadillos que nos preparaban nuestras madres, como media barra de pan con una onza de chocolate dentro, también el pan con un chorrito de aceite o vino tinto tapado con azúcar y aquellos bocadillos viudos de pan frito rociado de azúcar o con miel si había.

Ahora haces memoria de cómo podían nuestras madres disimular el hambre y los escasos alimentos, para que sus hijos no pasaran penas o  calamidades sé que mis  padres se lo quitaban de lo poco que había,  para que mi hermana y yo no tuviéramos ningún problema y no nos diéramos cuenta de la estrechez que había.

5

No voy a criticar a otros vecinos del bajo que tenían la carpintería en el salón, no parecía que marchaban mal pero eran seis y puedo comentar que en el tiempo que estuve viviendo, su casa siempre olía a guisado de judías blancas, imaginaros que orquesta seria toda la familia por las noches y en verano sin mosquitos.

En verano por el calor y por las tardes, nos sentábamos en el largo pasillo junto a  las seis mocitas de la planta, mi amiguito y un servidor pues con seis años, ellas se sentaban con la espalda pegadas a la pared y nos decían las  señoritas  mirándose entre ellas sonriendo -si queréis que os contemos cuentos, nos tenéis que hacer cosquillas.

Nosotros claro que queríamos oír cuentos y también ellas querían las cosquillas por sus piernas, muslos, espalda y pies, que había veces que  las decíamos aburridos, –jolines estamos cansados y no nos contáis ningún cuento solo estáis “dormidas” y algunas con los ojos en blanco, así que nos levantábamos y nos íbamos a otro sitio más adelante a jugar con lo nuestro los cromos y de ahí viene  con más edad el jugar a los “médicos” y eso sí que nos gustaba a todos (preguntaros  a quién “no le gustaba” era un juego mundial).


Vamos ahora a mi “gran” casa, había muchos  problemas uno de ellos era cuando yo me acostaba en mi cama plegable donde dormía   (ver plano adjunto) tapaba la puerta de calle, yo como menor pues me acostaba pronto y claro era muy normal que alguna vecina viniera a hablar con mi madre o con mi hermana, llamaba y en algunos casos se hablaban sin abrir la puerta.IMG_20160317_0001_NEW

Pero en otros casos plegaban la cama conmigo dentro dormido la sujetaban con la “charlatana vecina” y se tiraban horas sujetando  para que la cama no se abriera del todo conmigo dentro, luego por las mañanas cuando me levantaba para ir al colegio encogido, le decía a mi mama, he soñado que dormía en una cuna  y por eso me duele la espalda, mi madre tomo nota y ya no se abría la puerta  a nadie y si querían hablar pues  por la mirilla de la gran puerta de entrada.

IMG_20160317_0002_NEW

   

VAMOS  CON  MI  MARAVILLOSA…NIÑEZ

(Cuarta parte)

Otro problemilla era cuando tenía que hacer los deberes del cole, mi mesa era el asiento de una de las sillas y sentarme pues en los banquitos que teníamos aposta para ese cometido, tenías alguna ventaja porque según hacías los deberes mi mama cocinaba para el siguiente día y claro tu ropa olía al guisado que había hecho con todo el cariño, porque lo hacía con casi nada  pero olía bien y tenías alguna ventaja de la época que estabas oliendo  en tu ropa la comida del día siguiente y por lo tanto te ibas alimentando de “fantasía”.

Otra cosa era el discutir o gritar, no se podía estábamos todos en casa tan cerca que era una locura y en eso pues mira aprendimos a discutir sin dar voces hasta que fuimos mayores y ala como los demás, teníamos otra ventaja y era que todos sabíamos con seguridad quien se había peído o ir al retrete por su olor, no había disimulo ni echar la culpa a otro con encogerte de hombros…bastaba.

No todo era felicidad también habían penas, pero los padres se ocupaban de que no te enteraras, en este caso si me entere porque me afectaba a mis sentimientos y fue así ; Uno de esos días que estábamos jugando mi amigo y su hermana Valentina en el pasillo, llego mi padre y nos dijo vais a jugar poco hoy, porque mañana salimos para Valencia, yo estaba acostumbrado, pero mis dos amigos no lo estaban,  seguimos jugando pero yo en mi corta edad  (ocho años) note algo de tristeza en ellos, Marianito no tanto, pero ella Valentina, si dejo de jugar con nosotros y se refugió en su casa que no la vi en todo el tiempo que quedo del día.

Por la mañana pronto llegaron las despedidas, el taxis en la calle todo los bultos, total besos por aquí, abrazos por allá y hasta pronto, no le di importancia por mi edad, que alguien no se despidiera de mi, como otras tantas veces, pero cuando intentaba bajar las escaleras cargado con algo que mi madre me “endiño”, apareció casi corriendo Valentina se acercó a mi cara y me dio un beso en una mejilla, como nunca me lo había dado no pude devolvérselo mi hermana me estaba empujando a que bajara.

Valentina salió corriendo y  con la cabeza agachada directa a su casa, todo fue muy rápido no pude decirla adiós en voz alta pero si dentro de mí, estuve un corto tiempo pensando que porque no se despidió como hizo su hermano con abrazos, besos, bromas de “tráeme un poco de agua  mar” o algo de Valencia incluso me quedo con tus tebeos y me dije pensando en ella, “mi Valentina” eso son cosas de mujeres y me quede tan pancho y a pensar en el viaje y en la ciudad que iba a conocer.

Al año o un poco más de vivir en Valencia íbamos a comer en casa y mi padre traía en la mano un sobre rasgado y en la otra mano una carta que nos la leyó, no sin antes secarse los ojos, nosotros  callados esperando ansiosos esas noticias, que no parecían buenas y mirándonos a los tres dijo casi sin fuerzas y con voz baja  ¡VALENTINA  A FALLECIDO!

Dios mío no podíamos creerlo no dábamos crédito a lo  que estaba diciendo mi triste y lloroso padre, no podía seguir leyendo y se alejó de la mesa, mi madre y hermana se abrazaron y de qué forma yo tenía casi diez años y creía ser un hombrecito pero no, me derrumbe cuando mi madre me llamo a su lado, me  abrace a su cuerpo y con los ojos cerrados de lágrimas me vinieron recuerdos de ella, sonriéndome, cara de vergüenza consentida, bailando y cantando, levantando los brazos con garbo  y sobre todo aquel beso robado que no pude corresponder.

Me vino imágenes de ella sonriéndome cuando la dijo su madre que yo iba a ser su “novio” y salió corriendo o cuando jugábamos con sus muñecas y éramos sus papas o cuando los amiguitos la decían con burla – valla novio más feo o cuando cantaba como si fuera una famosa haciendo movimientos con sus pequeñas caderas, pero cuando ya estaba recuperándome dejando a mi madre que también desearía estar sola, me vino como un sobresalto la última despedida ¡Dios mío! me dije, ¿es posible que ella supiera que nunca nos volveríamos a ver?… IMPOSIBLE.

 A los tres meses de la fatal noticia volvimos a Madrid, los cuatro teníamos ganas de llegar a casa y recordar lo que dejamos hecho o sin hacer, pero por otro lado la pena de no ver a Valentina, llegar corriendo a casa sin deshacer maletas y decir con alegría y nerviosa “y mi regalo donde esta”, o  de pasar por la puerta de la familia de Marianito y no ver a todos los de la planta recibirnos en el pasillo, como siempre hacían y dar los regalos que mis padres les traían, todo había cambiado, ya no era como antes, empezaba para mí una madurez obligada y creo que me hice mayor sin saberlo en silencio, entramos en casa y estuvimos hasta que mis padres decidieron que fuéramos a saludar a esa familia, sin consuelo de la Sra. Adela, Sr. Mariano, Alicia y Marianito.

Seré rápido y explicito porque estamos en un “blog de risas” pero estoy exponiendo mi niñez y este caso es digno por mi parte, recordar porque las lágrimas y las sonrisas están siempre muy cerca, solo se diferencian en la forma de salir al exterior. Lo que supe más tarde y según me contaron mis padres más tranquilos y serenos, era que Valentina tenía ya dañado el corazón, a consecuencia de aquel espantoso día de un fallido intento de abusos, por un sádico vecino del barrio, que no llego a consumar pero el susto de la niña (tenía cinco años) sí que la afecto y de qué forma.

Esta historia ocurrió, pero no le dieron propaganda a los vecinos, excepto mis padres que si lo sabían y siempre lo ocultaron, yo también era consciente pero a mi corta edad, los mismos que los de ella, no llegas a comprender y 1olvidas, si comentar que cuando la pobre niña empezó a gritar el desalmado violador salió corriendo escaleras abajo, pero la gente solidaria le acorralaron en la calle Olivar sin salida por la cantidad de personas que le esperaban, le llevaron a comisaria en una ambulancia.

A partir de ese maldito suceso Valentina  mi “novia” nunca se recuperó, siempre con médicos, pero en aquellos años la medicina no estaba ni mucho menos como ahora (sobre todo lo referente al corazón) nosotros jugábamos pero ella no podía seguirnos –cosa de chicas decíamos, pero NO tenía un mal y que tuvo su desenlace, según mis padres digno de comentar y ocurrió así.

Valentina llev2aba varios días en  cama sin fuerzas y cansada, esa mañana tan fatídica su madre la Sra. Adela desde la cocina haciendo la comida, la oía cantar como un “ángel” (alegrándose de saber que estaba viva, según contaba ella con lágrimas en sus ojos cansados)  la canción era un éxito en ese verano y siguientes y se llamaba  “Luna lunera cascabelera” dicha canción era del cantante de boleros y actor español Gregorio Barrios, con nacionalidad Argentino.

Seguía contando la Sra. Adela, cuando Valentina dejo de cantar, su madre asustada sin dejar de nombrarla, corrió a la habitación y vio a su hija como nunca hubiera querido verla…Muerta. (Según dijeron de un infarto tenía ocho años, casi nueve). Esa fatídica canción no la volvimos a escuchar allá donde la pusieran por orden de mis padres y fue difícil porque aquel año era raro no oírla en la radio o en cualquier momento incluso a personas por la calle día, mes, incluso años.

Habían pasado seis años desde la desaparición de mí nunca “novia” Valentina y ya estábamos en nuestra nueva casa, en la que nos mudamos, un día intente escuchar la canción, aquella que ella cantaba, con tanto sentimiento y pasión. La letra decía…..Luna lunera cascabelera  Ve y dile a mi amorcito  Que por Dios me quiera  Que tenga compasión y  Dile que se apiade de mi corazón………….SIN COMENTARIOS.

             

(QUINTA Y ÚLTIMA PARTE)

VAMOS CON MI MARAVILLOSA…NIÑEZ

Dejemos las penas solas que para eso son las penas y os contare un hecho muy distinto con aquellos buenos vecinos del bajo, carpintero y familia que les debía de gustar mucho el guisado de judías blancas, corrían los rumores  de que sus padres iban a hacer un viaje de unas pequeñas vacaciones (a Valencia) que según ellos se lo merecían (yo creo que sus hijos también tendrían ese capricho) pero bueno cada uno hace lo que le sale de las pelotas ese año y siempre, el caso fue que el viaje fue cierto.

1Llego el día “M” de media mañana en la acera del portal, los seis de familia nosotros cuatro, todos los vecinos, gente de la calle, el lechero con la yegua “Lola” y señoras en sus sillas haciendo calceta, los balcones de la calle abarrotados  parecía aquello un acontecimiento parecido a una procesión en Semana Santa, la verdad que si era un acontecimiento casi mundial, por cómo era el viaje y transporte.

Conviene deciros como eran los dos futuros veraneantes, El no muy alto delgadísimo algo cargado de espaldas por su trabajo y Ella bajita más bien apretadita en carnes duras, un buen  abultado y redondo culo respingón mi padre con humor nos decía si -Aurora estornuda se le llena el culo de polvo y ahora el vehículo que va a transportar esos traseros tan desiguales junto con esas grandes  bolsas a cada lado que aprovechaban las medidas para igualar con el sentado y aplastado culo de ella.

2Pues bien el sufrido transporte era una motocicleta llamada “Mobylette” año 1949 con un peso de veintiocho kilos, con un pequeño motorcito  un deposito también mínimo y claro unos pedales de apoyo, alcanzando una velocidad máxima de treinta kilómetros por hora  eso claro sin carga, después de colocar los paquetitos por los huecos y una mochila trasera que llevaba ella haciendo juego con su enorme culo y pidiendo permiso a los asombrados espectadores.

Se colocaron dirección cuesta abajo (vale comentar que la calle Amparo era una de las más empinada y larga de Madrid) colocados a caballo uno detrás del otro, el sillín del conductor era un poco más grande que el de una bicicleta y el de ella más bajo de altura y metálico que se puso un pequeño cojín (pobre cojín) que por el tamaño de su culo tenía que haber sido el de una almohada de matrimonio, según bajaban la calle no sé si por saludos o lo que fuera el caso es que sonaron unos pedos bien de la Mobylette o del culo de la señora que era lo que más se veía.

3

Nos dieron la espalda (bueno más bien el culo) despidiéndose sin moverse, sin casco, ella un pañuelo atado al cuello y él una boina, que parecían desde lejos como si no fueran en moto, sino andando por las dimensiones traseras, fue todo un acontecimiento que no estoy seguro si el periódico “El Caso” comento algo. Llegar sabemos que llegaron porque yo los vi un día, pero  de cómo llegaron a Valencia y como fue el viaje, os aseguro que eso fue….Un secreto.

Otra historia  afecto a nuestra familia, principalmente a mi padre, una noche de las que tocaba cenar y estábamos saboreando algo sencillo, cuando llamaron a la puerta con los nudillos unos “toc” “toc” que no nos eran familiar, abro yo y me veo a dos señores con caras de policías de paisano lo sé porque yo leía mucho los tebeos de Roberto Alcázar y Pedrin que todavía leo de mi colección privada.

Pues bien preguntan por mi padre y muy amables casi empujándole le invitan a que les acompañen a la Comisaria, jope mi padre no quería aparentar estar nervioso pero casi se va en pijama, sino se lo dice mi madre porque los agentes se lo hubieran llevado con la taza del retrete y todo.

Nos dijo que no nos preocupáramos pero con una voz con “gallos” que ni le oímos, mi mama les dijo a los agentes con sombrero, corbata, traje oscuro y unos zapatos negros brillantes, por favor ¿saben si tardara mucho? ¿Saben porque se lo llevan? ¿Puedo ir a verle? Jolines con mi madre solo faltó decirles que si le puede llevar a la cárcel la tortilla con una lima dentro, cuando mi madre acabo con las preguntas, la única que la contesto fue la vecina Sra. Adela porque  los policías seguro que ya estaban en la comisaria.

Mis padres no terminaron de cenar, porque mi hermana y yo nos comimos todo vinieron más vecinas para hablar con mi madre,  con sus maridos, la casa era como un cumpleaños pero sin regalos ni tarta, no nos podíamos mover ni limpiarnos las narices y algunos en el pasillo de fuera aupándose para ver lo que pasaba

Es más el Sr Mariano tan callado como siempre estaba escuchando el relato sentado en la pequeña taza del retrete, por si acaso se le escaba algo que tanto le daba risa, cuando lo expulsaba o también le gustaba por herencia mi retrete como a su hijo Marianito, tuvieron que salir  todos al pasillo donde hacíamos cosquillas a esa mozalbetas (jóvenes o adolescentes)

Mi padre no tardo en volver sano a salvo y sin señales, tan gallardo como era él y atractivo, me hubiera gustado haberme parecido en lo físico a él pero fue mi hermana yo me parecía más a mi madre que fue un orgullo, bueno dejemos las gilipolleces y al hecho policial.

Despidió a los comensales calmándoles de que había sido una falsa alarma se marcharon cada uno a sus moradas murmurando y cada uno pensando lo que les saliera de las pelotas, porque en aquella época la policía sabia y hacia lo que les saliera de los cojo…. Y te podían arrear unas caricias en forma de guantazo cuando quisieran y lugar, además te metían en esos coches siniestros marca Citroën once ligero de color negro.

Como ejemplo de “libertad” lo que le  ocurrió hacia unos días al vecino de al lado Luis, que era el hijo mayor con casi treinta años que  durmió en la comisaria, por pillarle la guardia civil dando un beso a su novia de despedida, en la acera y en medio del Puente de Toledo.

Esa noche mis padres cenaron lo que yo por las tardes pan y chocolate no preguntaron por la cena, sabían quién habían sido los ladrones, porque si llegan a saber que algún vecino lo hubieran hecho estaría otra vez en casa la policía para que mi padre soltara al que le había robado su cena. Mi padre me sentó en el banquito (que me dije si ya he hecho los deberes) pero no  el en la silla, me miro y me dijo muy serio y con los dientes negros de rico chocolate que yo mañana no tendría y otra vez al colegio con pan frito, me sobresalto la voz de mi padre.

Diciéndome – haber Carlitos hijo ¿quién te dio las entradas para ver una revista? (se llamaba “Lo veras y lo cantaras” de la exuberante vedette Ruth Moly en el teatro Albeniz) yo ya ni me acordaba estaba pensando más en el chocolate que en lo que me decía mi padre y me lo repitió más cerca y le dije -pues un amiguito del barrio a cambio de unos cromos de “Robín de los bosques” yo  tenía siete años, ¡ pues buena la has armado querido hijo! eran unas entradas de “la cla” robadas y yo les he dado algunas a mis compañeros de trabajo.

A mí como si me dice ¿quién invento el pararrayos? (La “cla” ha existido y todavía existe en aquellos años las entradas en los teatros eran muy caras, se podía conseguir en los bares cerca de los teatros, estas entradas que la mayoría de las veces eran gratis, se daban los días de estreno de la obra).Con el fin de provocar el aplauso del público y en los momentos más precisos y ordenados por el señor que tenías detrás te decía ¡ aplaudir ahora con fuerza ¡ o  ¡ reíros a carcajada suelta ¡ o ¡ decir “bravo, bravo”¡ y así te tirabas toda la función, para aparentar el triunfo de los actores y el público se suma a los aplausos, para que una obra mediana se convierta en un éxito, actualmente se sigue haciendo en televisión y mítines políticos, os imagináis los compañeros de mi papa haciendo caso al jefe de la “cla” sin tener ni puta idea de lo que iba ese “tío”.

Bueno el caso es que esas entrada fueron robadas, a mí me dieron un taco a cambio de unos cromos y mi pobre padre las repartió en sus compañeros de Telefónica (empresa de primera línea en España) que mi padre tuvo que recurrir al gabinete jurídico para sacar de la comisaria a varios compañeros y amigos que le pusieron a “caldo” esa noche y algunos días más tarde. Todo paso como una anécdota desagradable pero curiosa, que lo único que sacaron es ver a la guapa y exuberante vedette y escuchar el famoso pasodoble escrito por Tony Leblanc “EL Pasodoble Español” y yo seguía pensando en mi famosa tableta de…chocolate.

Creo que aquí debía de acabar, pero no sin comentaros los juegos que existían casi sin dinero, solo con imaginación, las chapas con las caras de los ciclistas famosos como Bernardo Ruiz, sobre una meta pintada con tiza robada del colegio en la calle que duraba el circuito semanas sin borrar, las peonzas de madera las pintabas tú mismo, la punta se sacaba y se metía caca de caballo para que no te arañara llegabas a tener grandes heridas en la palma de la mano “con caca o sin ella”.

Los cromos además de coleccionar álbumes de películas como “Robín de los bosques”, jugábamos con ellos pegándolos con la mano en la pared y según callera ganabas o perdías, “El dola” o “tabaca y lique”, consistía cuando te tocaba de burro uno se subía y te atizaba en el culo “tabaca” lado del pie y “lique” con la parte trasera del talón y eso si dolía además de aguantar el peso y sus manos en los doblados riñones

Las bolas o canicas ese juego en la calle no podíamos jugar entonces en las casas menos en la mía (no cogían ni las bolas)  y en el suelo de baldosas de barro y donde se cruzan las cuatro el “gua” que sus madres nos regañaban, pues a buscar zonas con tierra cerca de casa, con las advertencias de las madres -¡no ir muy lejos que anda cerca el “sacamantecas”!

Había muchos más, el futbol con pelotas envoltorio de papel de periódico atadas con cuerdas, cajas de zapatos con agujeros y a ver quién metía el guito de un albaricoque, la “taba” un hueso situado en la pata trasera del cordero (este juego era difícil de jugar por faltar la materia prima el cordero) tenía cuatro caras y con una correa de cuero, te sacudían según acertabas la cara y por ultimo por no cansaros.

El moscardón este era con varios en la calle, si te tocaba a ti por sorteo te ponías de cara a la pared con una mano abierta tapándote una oreja cerrando los ojos, entonces uno de ellos te sacude un “ostión” en la mano que te retumba el oído, la cabeza y todo el cuerpo y además dependía de la mala leche de cada uno que siempre lo había.

Entonces te volvías y todos haciendo el ruido del moscardón y tu adivinar quien había sido que si acertabas se ponía el y sino seguías tú, era un juego que nunca lo acababas, bien porque alguno disfrutaba dándote leches si era cierto quien te había dado los demás decían que no y te podías tirar todo el día de gilipollas, además te ibas a casa con una oreja más roja que el capote de un torero con zumbidos en el oído y algo que no podías evitar es que pasara un gracioso  te atizara un guantazo y luego tu a preguntar quién había sido el mamonazo que casi me tira.

Lo demás pues como todo en esta vida vas creciendo, la edad del pavo, las guarrerias tu solo, salir con niñas, aguantarte algún guantazo por querer tocarla el culo, hacer burla a alguien y darse cuenta y darte una leche por listo, querer hacerte el gracioso y no serlo, sisar a tu madre, fumar a escondidas mirar a los balcones para ver algunas bragas que te llevabas algunas sorpresas si estaba la madre, mearte en el portal que además que hay que ser imbécil hacerlo en el tuyo, hacer campeonatos de haber quien meaba más lejos, que siempre salías corriendo con la distancia “minina” saber quién tenía “fimosis”(estrechez en la abertura del prepucio que impide sacar el glande) los eructos, los pedos a ver quién lo hace más grande  y algunos juegos más pero esos me los…… Callo por si acaso por si os da risa o pena.       

 

RISASDEALTOVOLTAJE.COM

RISASDEALTOVOLTAJE.COM

 

 MI PRIMER AVIÓN CON HÉLICES

 Tenía que ir a Barcelona para montar una plataforma de estructura metálica en un polígono cerca del aeropuerto, allá por el año 1960, con el billete que la empresa me entrego para un día determinado.

Yo intente ir en coche, no pude porque el coche no era mío, sino de mi padre y además no estaba para esos trotes; en moto, el tiempo no lo permitía los enseres, planos documentos, etc…En “triciclo” tampoco, andando menos, tardaría mucho, todas las escusas fueron banas, había que ir en avión. Le tenía un miedo atroz, solo vi aviones cuando fuimos a ver la inauguración de una terminal del aeropuerto Barajas.

Ese día fatídico llego, y como en las pelis de terror lloviendo a mares o a cantaros (otras frase que no vienen al caso y además, que tendrán que ver con la lluvia y el miedo mío), total un día de perros (otra frasecita) viento, lluvia, granizo y truenos… ¿Se imaginan?, todo ese panorama acompañado de no dormir, nervios, palpitaciones, ” !Joder! hecho una puta mierda” perdonen pero lo recuerdo y no me extraña, viendo los avioncitos de la época, solo faltaba empujarlos para que arranquen.

Llegue al aeropuerto, yo creo que lo abrí, ya en la sala de espera mirando al entorno observe a mis futuros compañeros de vuelo y observe; no a todos, sino los más llamativos, uno no parecía nervioso, con traje, corbata un dandi, pero vi que en los bajos de los pantalones llevaba las pinzas de montar en bicicleta, otro leyendo con las letras boca bajo, una señora hablando sola, para no aburrirles, otro con un rosario en la mano, en un momento, en estado de éxtasis dicen por el altavoz: – !Señores viajeros con destino a Barcelona, se suspende el vuelo a consecuencia de las lluvias! yo no llegue a oír lo de…: a consecuencia de las lluvias.

Ya estaba en la calle, cambiando el billete, para el siguiente día; claro está…el miedo a volar te hace pensar cosas raras, como si los aviones vuelan por encima de las nubes, ¿no sería que el aparato fallara?, amenaza de bomba, o que el piloto se había dormido, o que había goteras dentro del avión. ¡Dios mío!, de que me he librado, a estas horas estaría entrando en el paraíso, si se me reconoce el que tendría plaza es el compañero del rosario.

El caso es que de momento me había quitado un peso de encima (tampoco entiendo lo de quitarme un peso), ¿es que el viaje, era con el avión a cuestas? estuve todo el día, como si ya hubiera volado ida y vuelta, como si el avión, me lo hubiera quitado de encima. Falta comentaros que con las prisas, por salir de allí, notaba las manos vacías y me dije…: -Pero… ¿Tú no traías un bolso de mano? que mi mama me había preparado todo colocadito, una estampita de la virgen del Pilar y aparte un bocadillo que podíamos comer los pasajeros y la tripulación.

Como en aquella época, había pocos cacos, por el aeropuerto estaba lejos y la vigilancia era muy fuerte, salude al guardia que estaba guardando mi equipaje o al bocadillo de mi madre, el caso es que recogí todo y di las gracias al guardia, le podía haber ofrecido un bocado al bocata, primero “no” porque estaba muy bien envuelto, y segundo que el poli tenía una bocaza y un cuerpo enorme y de un bocado me hubiera dejado el culito de la barra. Me despedí, pero ya en la puerta, volví a mirar al guardia y me pareció que se estaba quitando la servilleta del pecho (creo que eran imaginaciones mías estaba muy nervioso). El resto del día bien solo cuando oía un ruido, lo semejaba con el avión.

Otra vez a no dormir, pesadillas, sudores, vueltas y más vueltas en la cama, el tic tac del reloj; total no hizo falta, el despertador sonó casi cuando estaba en la calle, al baño, arrascarme, el pis y el pedo mañanero. Otra vez, el calvario, la peregrinación, procesión, el flagelo, al aeropuerto, hacia un día perfecto, nada de nubes, total A VOLAR!.

Entregue el sobado y maltrecho billete a una señorita alegre, sonriente y me dije: Como ella no tiene que volar, o por las pintas que llevábamos los miedosos pasajeros, un pasillo y al avión, ya dentro me pareció pequeño y estrecho ,me colocaron en mi asiento, tenía ventanilla, bueno ventanilla por decir algo, era un circulo con cristal, además no veía el suelo, solo veía sus dos hélices enormes y el ala, para mi mejor, no iba a mirar durante el vuelo, no quise pensar en “nada”, solo en que pasaría si fallara una hélice, que pasara, sinos estrellamos, que pasara si llueve, tormenta rayos, total que no pensaba en “nada” . De golpe despegamos, abróchense los cinturones, y buen viaje, pero era, que el piloto se marchaba y nos deseaba suerte.

Enseguida mire mi cinturón, estaba bien abrochado, pero al ver a mi compañero de sillón, como se abrochaba, me dije: -Esto no es como en el coche que no se llevaba, estuve un tiempo disimulando intentando abrocharme, no sabía, no atinaba, me lo sobrepuse y con el portafolios me tape la hebilla sin abrochar, pero amigo siempre ven todos los sitios, hay alguien, amable, seductor que te dice: – ¿Me permite que le abroche el cinturón?, pues suelen fallar algunos.

Que educado con lo que me dijo, además adivino que era la primera vez que volaba, que no había dormido (por las ojeras), nervios y seguro que había adivinado que llevaba una estampita. Total con el cinturón abrochado un poco apretado, le di las gracias con una voz que no era la mía, se parecía a la de mi hermana pequeña, el miro para otro lado, con una sonrisita socarrona que yo se la quitaría de un hebillazo, no lo hice ; uno no era el lugar adecuado, dos, tenía menos fuerza que un mosquito (otro ejemplo gilipollesco que se dice, que sabemos de la fuerza del mosquito, lo que sí sabemos es que cuando te pica te arrascas con “fuerza” ) y tres, porque el que estaba a mi lado era el mismo que el día anterior, tenía un rosario en sus manos.

Despegamos ¿pero es que estábamos pegados en el suelo? fue otro momento malo: – ¿Cómo me desabrochaba el cinturón?, Si yo no lo abroche y el desabrochador parecía que estaba dormido…disimuladamente, intente una y otra vez, al final hizo ¡Clic! Y…¡ Fuera el cinturón de los cojones! (perdón). Mire a un lado y a otro orgulloso, como si hubiera descubierto algo asombroso, entonces era “yo” el que tenía esa sonrisita…socarrona.

Estaba más tranquilo pero el corazón seguía como el de un pavo en navidades, intente leer algo, pero por más que leía, al final no sabía lo que había leído. Al final como no tenía nada que hacer, miraba por el agujero acristalado y las grandes hélices gira que te gira, el ala se movía, debía de ser normal, no pregunte, (el avión de vez en cuando parecía como cuando vas en coche y atraviesas una carretera adoquinada).

Bueno el caso es que estaba más tranquilo, tenía menos temblores cuando una voz fina, delicada, me saco de mis pensamientos; era una señorita, la azafata (mujer que tiene por oficio atender a los pasajeros de aviones aunque antes eran las que atendía a las reinas) bueno esta señorita además de guapa, alta, rubia, ojos azules, era amable y pude pensar en un segundo (entonces la señorita que era bajita no muy guapa, morena y con ojos negros…¿no puede ser azafata?) pues sí; pasara algo daba igual, seguí oyendo el dulce timbre de voz diciéndome: – ¿Quiere la prensa, un café, un refresco, un licor?; (le faltó decir el abanico porque le veo rojo) y yo como si estuviera acostumbrado en estos casos; la dije con una voz que ni yo mismo la conocía: -Deme la prensa, un café, y un licor.

Como el sillón delantero tenía un soporte para colocar las cosas, pues ahí las deje; también me costó bajar el soportito, mire al techo diciéndome… que maravilla, que atención, que detalle. Cuando tenía el cafetito acercándomelo a los labios me dice la bella rubia: – Señor!, son doscientas pesetas ¿Qué?, ¿Cómo?…cuando la mire a la cara ya no la veía guapa, la veía como una bruja (para más inri, como la de cenicienta). Yo pensaba que iba incluido en el billete y nadie me dijo que en el  vuelo todo costaba dinero, excepto el asiento, las cortinas, el suelo, la ventanilla y espero… que el retrete no costara porque lo iba a usar de inmediato. “Dios mío!!” (Seguro que me oiría, porque estaba más cerca de él, que de mi madre).

Tampoco podía decir: – “Tierra trágame!” porque estaría muy abajo, vaya putada, no podía devolverlo, el periódico no me interesaba, yo nunca lo compraba, bebía poco ,total…a rebuscarme en los bolsillos, me incorpore, me di con la cabeza en el techo. La guapa azafata seguía ahí con el carrito de los helados, lo vi lleno, debí de ser yo el único pardillo, que cometió el error de creer que era gratis, porque el billete valía lo suyo.

Como soy una persona que pago lo que debo (eso era antes ahora no se) le alargue un billete, iba húmedo, de mis lágrimas. Era lo que me faltaba, ansiedad por el vuelo y pena por lo que me costó, el caprichito estoy seguro que algún viajero uso también la risita socarrona, no quise mirar el entorno, solo mirar al suelo y consumir lo que yo solito había pedido. Cuando acabe, vi volver a la rubia y observe que el carrito estaba igual de lleno y la caja con el único billete…el mío.

Se veía que los viajeros estaban seleccionados, sabían lo que pasaba, se traían las tarteras y un libro o a palo seco. Vi algunos meneando la boca, no estaban hablando, porque estaban solos, yo metí la pata en la sala de espera, el olor que despedía el bocata de mi madre me despertó el hambre que tenía desde el día anterior y me dije: -“Comete el bocata, no vaya a pasar algo en el avión y luego como le dices a tu madre que estaba de puta madre como no sea en el cielo o el infierno. Si es en el infierno, me vería con la azafata y si es en el cielo con mi compañero de asiento).

El tiempo para llegar a Barcelona era de 45 minutos y me dije: – Aprovecha!! Usa el retrete que será gratis. Me levante y…¡Zas! Otra vez el golpe de la cabeza con el techo. Yo no era ni soy alto pero el maletero estaba bajo, pregunte a otra señorita porque la otra estaría comentando con el piloto que había caído otro pardillo, o estaba comprobando si el billete era falso. Solo la falto meterse conmigo en el servicio pensando que yo era el único rico del avión.

Bueno; entre como pude en el compartimiento, yo lo primero que pensé cuando lo vi, (en mi hermanita cuando jugaba con las muñecas y las casitas), el lavabin solo cogía una mano, la otra para sujetarte, el inodoro para un culin, tenía un agujero del mismo diámetro que el tuyo, te sentabas y los mofletes del culo si eres gordo, darían con las paredes, espejo; ¿cómo que espejo? eran un espejín, solo me veía una espinilla y si me giraba un trozo del ojo, tenía que hacer pis; por el momento en vez de hacerlo de pie como los “machos”, me dije: – “Que se jodan”, después de lo que me han cobrado ahora hare más gasto y me senté; mejor dicho me deje caer poco a poco, pantalón caído, las rodillas rozando la puerta, que me dejo señal el pomo y el cartelito de “Ocupado”. Me dije: – Claro que estoy ocupado! sobraba ese cartel porque si alguien intentara entrar, del susto; me colocaría en el inodoro, bueno me quedaría con la cabeza dentro y el resto fuera, pero cuando estaba casi acabando, (me faltaba un amiguito), veo encima de la puerta un cartel luminoso intermitente rojo! “Urgente vuelvan a sus asientos” .Así una y otra vez.

Dios mío! llego mi hora, me acorde de toda mi familia, mi novia (que se iría virgen), de mi moto Vespa 150, total de casi todos. No podía rezar ni arrodillarme, no cogía, abrí la puerta como pude, pantalón sujetándolo con una mano, no había terminado, se me descompuso las tripas, salí al exterior (ojo no del avión claro) y casi me doy de bruces con la rubia y me dice: – Por favor señor, vuelva a su asiento y cierre la puertecita que el gato ya no se escapa seguro que está muerto en el interior. La mire, me dieron ganas de decirla…: – ¿Porque no me devuelve el dinero que la di?, porque donde iremos seguro no vale esa moneda, me ayudo del brazo, el otro lo tenía tapándose las narices, yo sin abrocharme el cinturón en volandas sin limpiarme, pero quería llegar pronto a mi sitio con mi compañero del rosario, porque si estoy cerca de él llegare mejor al cielo, (dicen que cuando uno tiene pánico con alguien a tu lado, es menor).

Aparte, a la rubia de las doscientas pesetas y llegue como pude a mi asiento, deje el inodoro, cargadito de dos clases, duro y cagueta, sin tirar de la cadena, primero no sabía dónde darle, dos; con el aviso de salir, no me limpie ósea, un desastre, eran gajes del oficio.

Llegue como pude, observe que los viajeros estaban tranquilos, algunos con pañuelos tapándose las narices, otros buscando las mascarillas, me asuste, pero no vi como en las películas, unos corriendo, otros gritando, otros llorando, intente entrar y sentarme pero lo que paso fue que el del rosario, no se levantó y yo pase de pies, rozándole parte de mi culo ya con pantalones, dejándole en un sus narices un perfume embriagador, le dije: – Perdone!, él no me contesto; estaba prácticamente kao, con los ojos en blanco.

Deje parte del avión conmocionado, la rubia que estaba cerca del retrete me pareció morena, sin peinar y pintar y pensé…: ¡Joder! ¡Qué mal huele!, voy a morir podrido. Mire para detrás y vi a la azafata salir del servicio pálida, tiraría de la cadena, se sentó y dijo por el megáfono; “Señores pasajeros vamos a aterrizar un diez minutos, pónganse los cinturones y gracias por volar con nosotros”. Pensaría: – Estoy seguro, espero que el cagón viaje en tren o autocar porque si le veo otro día pido la cuenta. Seguí pensando que más de algún viajero hubieran pedido un abrelatas para abrir los ventanucos y respirar aire puro.

Lo que si observe que a la salida cuando el avión había aterrizado, me parecía ver a las dos azafatas corriendo despavoridas y el piloto y los otros dos con mascarillas también deprisa. La mayoría de pasajeros llevaban un pañuelo en la mano y otros como los bandidos saludando a sus familiares y que salieron del avión como si estuviera en llamas. Como todos sabéis cuando el avión va a aterrizar todos los pasajeros deben de estar sentados y abrochados los cinturones, aunque algunos hubieran deseado que un servidor me hubiese quedado dentro del retrete, hasta el siguiente viaje que era al otro día.

 

Posdata: Si el servicio es caro deja en el avión……….UN REGALO.

 

 

pintar todo

  MI PRIMERA MOTO

Tenía una ansiedad de tener una moto; en aquella época en España en el 1958 estaba de moda la moto Vespa modelo 150, la habían mejorado con batería, intermitentes, y más grande, color verde metalizado. La compra fue a gusto de mi novia, por lo tanto, si a ella le gustaba, pues que pinto yo… en aquellas fechas era un verdadero acontecimiento y admiración y eso era lo que a mí me gustaba que la vieran, era como si yo la hubiera fabricado solo para mí.

Tenía un pequeñito defecto, que yo no tuve otra moto ni antes ni después, el otro es que yo no estaba preparado para llevar ese tipo de motito por Madrid.Todo bien; pero claro, había que salir fuera y un domingo decidimos ir a mojarnos el culo al pantano de San Juan. No estaba adecuado para motos; desde la carretera al agua, una montaña con un camino que cogía solo un coche y el suelo de tierra, pero…tierra tierra. Un bocadillo y ala!, carretera y manta. Bien; como es normal no duermes pero bueno… se dormía poco en aquella época.

Salimos pronto, ella durmió en mi casa (con mi hermana, faltaría más. Pues bien, todo feliz- ¿Estas cómoda cariño?, agárrate a mí, monta a caballo. Nada de casco, no había, el único casco que existía era el de las botellas. – ¡En marcha! – la dije, pero aquí empezó la odisea…

Nada más salir de casa en una curva, tenía que entrar en una calle ancha para salir a la carretera. En esa calle era el final de los trolebuses (autobús como los de ahora pero con trole en el techo por ser eléctricos); pues bien eran eléctricos, pero el aceite que soltaban era una putada y además nos tocó a ella y a mi probar ese aceite, los tres nos deslizamos sobre la pista aceitosa, resultado… la moto volcada el lateral patinando…, (sin soltar la moto, como si me la robarán) yo y mi novia, por no hacerle un feo a la moto también. Casi entramos los tres en una tienda que estaban abriendo. No había acera, por lo tanto, nosotros en el suelo casi tumbados, mi novia había cumplido mis órdenes de agarrarse bien a mí, y de qué forma!!, como si fuéramos uno solo.

-¡Buenos días!, le dijimos al tendero desde el suelo.Pasábamos por aquí y nos hemos dicho: Vamos a saludarle y de paso comprar algo para la excursión.

Eso fue lo que pensé, pero la cara que puso el vendedor y el salto que dio, no era de saludarnos, sino de salir corriendo, medio abrir la tienda, nosotros como si estuviéramos tomando una siesta, pero pegados le dije:

– ¿Tiene usted, gasas, esparadrapo, alcohol para curarnos los arañazos?. La verdad fue que el señor muy atento nos levantó. La dije a mi novia: – Amor!; suéltate, que sino este hombre no puede auparnos. Enderezamos la moto, no tenía nada de importancia, nosotros nos curamos solos, agradecer al señor y ya fuera nos dimos yodo, gasa y esparadrapo, no teníamos gran cosa, arañazos pero nada más, bueno mi pantalón blanco que me había comprado para la ocasión tenía una pernera negra y la otra blanca y ella nada; total la moto de pies hicimos conclave, y por unanimidad decidimos seguir, éramos unos jabatos dijimos… adiós al aceite, a varias personas, como siempre que aparecen sin saber de dónde, salen que están bajo tierra, porque siempre están para cotillear Un poco magullados, pero alegres (dicen que la profesión va por dentro, pues yo llevaba varios pasos). Seguimos; parecíamos mecánicos de los trolebuses, manchados y oliendo a grasa como ellos, no importaba, nos lavaríamos en el pantano. La moral bien una se quedó en el suelo y la otra con nosotros.

Cuando llegamos cerca del pantano, visto desde lo alto el camino de tierras, curvas, matojos, gente bajando andando con bolsas, niños, bicis… Joder!!!!, parecía que era el único día para bañarse. Mis neuronas mudas me decían: – !Pareces gilipollas!, ¡A ver preguntado antes!. Como era un domingo en verano, esas bajadas, esas subidas , con la lapa que llevabas detrás… no estás preparado, si pudiera me bajaba de la moto, nos sentábamos en el suelo, sobre una piedra, sacamos el bocata y veíamos el desfile de los que bajaban y los que subían! Bajaban cantando y subían maldiciendo, pero sabía que a mí amada no le parecía bien, así que ya que habíamos llegado hasta allí, había que rematar la faena.

Esperamos un poco que el desfile de bañistas se redujera, y… al ataque!!!, bajamos a los cinco minutos y… ¡!Zas!! al suelo. – ¡Venga! que no ha sido nada, solo poner los pies en el suelo (que bien solo los pies), seguimos y… ¡Zas!, ¡otra vez! alguno que coincidía con nosotros nos decían:

– Chalado! ¡Estar caminando!

– ¡Esa moto no es para ti!

– ! Cuidado imbécil que me pillas!, ¡A que te quito la moto!

– ¡Joder van a dejar el rio lleno de barro!.

Yo y ella nos hicimos fuertes, llevábamos esparadrapos y gasas. Así cuanto antes lleguemos y encontremos una sombra y un lugar que no nos conozcan mejor (creo que nos caímos, bueno caernos no, era solo bajar de la moto, nunca en el suelo, como cuando el trolebus…) .

Yo calcule unas diez veces, bajada y subida de moto y con un pie descalzo, el zapato en la bolsa. Llegamos nos colocamos, nos bañamos, hicimos pis, nos comimos los bocadillos nos lamimos las heridas, nos dimos unos besos y ala! a pensar en la subida, que fue peor.

Todos nos fuimos a la misma hora el camino, no era camino… era un desfile de personas cansadas, tostados por el sol, niños, viejos etc…Intente coger la moto, pero no se tenía derecha.

Entre la gente nos quedamos en la cuneta con la moto recién lavadita brillante, nos sentamos en unas piedras y esperamos que el desfile menguara, tardo una hora. Intente montarnos y me caí otras diez veces por lo menos, solución, lo que quedaba de trecho para coronar la cuesta con la moto sin arrancar, empujando la novia y algún cachondo que yo creo que con eso de empujar, lo que pretendía era tocar el culo a la parienta.

Llegamos a la cima, con más polvo que cuando llegamos, más cansados que la leche, nos sentamos lejos del tumulto, nos sacudimos, limpie la moto y a casa y a bañarse en la bañera, limpiar la moto, y prometer no ir mas, sino es con helicóptero.El camino a casa con caravana, pero bueno sin parar e íbamos dejando el polvo por el camino, deje a mi querida en su casa, nos despedimos cómplices de todo lo que nos había ocurrido, pero éramos jóvenes, nos queríamos un montón, después solos, hubiéramos besado el suelo, dar gracias al señor de todo, fue un pasaje de la vida que algún día lo contaría.

Parecía que todo había pasado volví para mi casa; yo el intrépido motorista algo magullado, cuerpo y alma cuando llegue al puente de Vallecas, en la avenida de la albufera había un cuartel en lado derecho, carril del tranvía, pues bien si ese día juego a la lotería, al parchís, a la oca, cartas o al escondite me hubiera tocado todo. Cuando llego a la altura del cuartel me sale por la izquierda un soldadito y su macuto ,con prisa, cruzando la avenida, me ve ,nos miramos yo en la moto, él con el macuto, él para un lado, yo para el mismo lado, nos miramos otra vez intentando ambos que dirección cogería el uno y el otro, uno para la derecha el otro por la derecha, al final los dos por el centro y !ZAS! la ostia los tres en el suelo yo encima del rail del tranvía, la moto contra la acera y el soldadito había desaparecido.

Recogí la moto, solo arañazos y algún abollón, pero… ¿y el soldado? si yo le vi deslizándose por el asfalto. Aparque la moto me limpie las gafas estaban rotas llevaba otras en el porta equipaje, después de ver que no tenía nada, dije:

– Voy al cuartel por interesarme de la salud del soldado que a la postre es mi cómplice.

Como era domingo y sobre las once de la noche, en la garita de la puerta llamo y sale un soldado de guardia y le pregunto:

– Buenas noches, por favor ¿ha visto usted un soldado entrar? es que hemos tenido un percance y quisiera saber si le ha pasado algo. Y el guardián del fuerte me contesta:

– Pues no, aquí no ha entrado nadie. Primero que es fuera de su hora y tendría castigo y tampoco estoy autorizado para decir a un civil quien entra y sale del cuartel. ¡Buenas noches!.

Me fui para mi casita, rabo entre las piernas (bueno como siempre) me dije según iba montado en mi sufrida moto, el pelo al aire, ¿no sería un “extraterrestre”? lo descarte porque el traje que llevaba era caqui, le estaba grande, llevaba un macuto y además era bajito. Los de otro planeta los pintaban verdes muy altos, delgados, ojos redondos grandes (asustados) y sin sexo ni macuto. Por fin llegue a mi casita, deje la motito un poco maltrecha, prometí pintarla, revisarla y que brille como antes y montarla lo antes posible ya no solo por disfrutar de ella, sino por tener a mi novia agarradita a mí y sentir su respiración en el cogote, seria a si hasta que me compre coche, la distancia hasta el portal de mi casa, lo recorrí como un herido de guerra, me dolía todo, hasta el pelo. Me dieron ganas de ir a gatas, pero como era corto el camino lo hice como un héroe de guerra.

 

POSDATA: me entere por el amigo de un amigo mío que hacia la mili en ese cuartel, que el militar se llamaba Raúl, era de Cáceres y  efectivamente le atropelle, pero dijo que la culpa era de los dos pero que tuvo unos días de cojera sin consecuencia y que no me extrañara de que el de guardia no me dijera nada porque llego tarde, le podían meter un paquete y dicho vigilante le dejo pasar sin parte, sin salto y seña en resumen como si nunca hubiera pasado nada y así al soldadito no le dieran castigo alguno……PUES ALGO SALIO BIEN ESE DOMINGO. 

 

prueba

AQUELLA OPERACIÓN

No era un día lluvioso ni ventoso, incluso no amenazaba tormenta, en resumen; era un día como otros tantos que te surgen durante nuestra estancia en este mundo llamado Tierra. Al toser (un día de esos que tienes que toser a alguien), cuando note, que me salió un bultito en la famosa ingle y es cuando me toco ir al especialista. Enseguida me dijo, después de tocarme mis partes, en aquellos años 1962 no era normal enseñar el culo a cualquiera, aunque fuera médico.

La exploración fue de pies en su despacho, el sentado, yo tosiendo y el bultito asomado. Se sentó, me subí los pantalones, me mire los calzoncillos, (por si había alguna huella de mis miedos), cuando dijo el cirujano:  – “Hay que operar ese bultito”; cuando oí la palabra,” Operar”, adiós color de cara, adiós tranquilidad y adiós calzoncillos y sobre todo adiós… señor cirujano de las pelotas. Desperté y siguió el maestro de ceremonias…

Como les decía: papa, mama, hermana y un servidor, la enfermera y el cuadro de nuestro generalísimo Franco que parecía que me hablaba:- “No te preocupes chaval, que más se perdió en la guerra”, me dieron ganas de tirar el retrato por la ventana (lo pensé pero no en voz alta). Seguimos como les decía mirando su agenda de tapas blancas, nos dice que el día, la hora será….yo no oí nada, estaba pensando en el cuadro, la anestesia y sobre todo que me iban a ver todo el mundo mis…pelotas.

Como era normal en aquella época comentabas a los amigos, familiares, conductor de autobuses o a alguien que pasara por tu lado y temía que me preguntarán: – “¡Chaval! ¿Tienes mala cara? te van e operar de una hernia”.  Todos me decían creciéndoles la nariz: – “Es una operación sencilla tío, si no hay complicaciones”. Ya me habían jodido, pero a todos que pregunte estaban enterados incluso hubo uno que me calmo un poco cuando me dijo: – “La mayoría de los españoles están herniados por los esfuerzos que hicieron para restablecer la paz así que opérate que eres el que faltaba”.

Este tío me calmo, pero seguí igual, otros, más cabrones me decían con el cigarro en la boca. -“ Con la operación ni te enteras, cuando lo pasas mal es después, los puntos, las curas, la tos… y cuando te quitan los puntos”; me dieron ganas de taparle la boca con el cigarro encendido, metió la puntilla diciendo:  – “ De todas las maneras como te van a operar en una clínica privada, te trataran de puta madre” este imbécil, creo que a lo mejor dice la verdad, pero eso de privada era mentira porque cuando yo estuve, había más gente que en la guerra sanos y enfermos y en los pasillos en domingo, más que en el rastro.

Bueno estaba totalmente convencido y amordazado con mis propios miedos, tenía más miedo que “encerrarme con diez simios salidos” además del apoyo sin condiciones de mis padres, diciéndome: – ¡Ánimo hijo, si no es nada, solo un ratito ,ya verás!; y yo me preguntaba; como mis padres me decían eso, si a ellos no les habían operado nunca; es más, me acuerdo, que a mi padre le pico una avispa y estuvo el primer día casi sin hablarnos y el resto de los días de mala leche, (todo era cariño de padres).Y yo seguía con mis “simios salidos”.

Después de tanta información gratis, llego el día H y la hora J, Ese día, (no había dormido nada de nada, veía “simios”), me levante o me levantaron no me acuerdo, esbelto, mirando al frente, repeinado, muda limpia (me lleve otra por si en el camino soltaba lastre).

Me acuerdo, que fuimos a la clínica privada, mi papa, mi mama, mi hermanita y a los demás no los dejaron pasar, se me olvidaba! yo también entre, pero creo que a empujones, si llego a ser más pequeño me hubiera agarrado al borde de la puerta y a llorar como nadie ,pero no era el caso, debía demostrar que era todo un hombre, bueno lo de hombre… si digo la verdad…(antes fui hacer pis y no me encontré nada, debía de estar saludando a su amiga la hernia); en recepción todo era amable, sonrisas, firma, miradas y llego la pregunta del millón; no sé si en serio, o con sorna pregunto la señorita. – “A ver, ¿quién es el enfermo?”, y yo pensé… – ¿pero esta tía no ve por las pintas que llevo, la cara desencajada, ojeras, el pelo alborotado,que era yo?, a lo mejor no me vería porque un servidor estaba a la altura del mostrador y solo se vería el remolino de mi coronilla, todos buscando al amigo de “los simios”, me auparon y la joven recepcionista, con su sobrada experiencia dijo: – “

¿Es usted verdad? y pensé: esta señorita debía de estar colocada en una óptica, ¡pero no veía como estaba sujeto!, por los sobacos, por mi mama y mi papa, mi cabeza estaba dentro de mi chaqueta y no me vio los pantalones, estaban más cerca del suelo que de mi cintura, me subieron a la habitación, ¡Dios mío era la trece! pensé: cuando este solo, me escapo.( No estuve nunca solo).

Ya dentro de la habitación mi padre insistía con que era un ratito, “¿Estas tranquilo hijo?, ¿Ya no estas nervioso? y otra vez: – “¿Estas tranquilo? y yo con mis amigos “los simios”, le decía: -“ Que ya estoy bien, no te preocupes” y me dice: -“Como ya te veo mejor ,voy a fumarme un cigarrito” ,era raro porque llevaba uno en la boca, pero bueno la cosa era salir y otra vez me dice lo mismo:  – “¿No estas nervioso verdad hijo?” y yo: “!!QUE NO!! Pues bien, cuando mi padre salía de la habitación, le digo…: – “!He oiga!, ¿ha visto a mi padre? y él me mira con una sonrisa, agarra a una señorita que pasaba por allí y le dice: – “ ¿Qué cosas tiene tu hijo?” y se fue. Lo que no sé qué pasaría con la señorita, porque mi madre estaba en la habitación colocando mi ropa.

Después de todo llego el momento el día y la hora J, vino el peluquero (enfermero), me afeito las zonas intimas, semejante a la cara, solo que en vez de la nariz, aquí era casi lo mismo solo que no encontraba la nariz, me dejo como el culo de un bebe, me puse la bata azul sin botones sin cinta para atarme, como te la pones al revés,. Ósea con todo el culo al descubierto.

Yo me preguntaba: – Pero si me tienen que “rajar” por delante, ¿cómo es que tengo el culo al aire?, seguí pensando (no hacia otra cosa) esperando a la persona que viniera para llevarme al “corta inglés” y dando vueltas por la habitación.

Toda mi gran familia estaban hablando entre ellos disimulando pero pendiente de mí en todo momento y ocurrió lo más normal, pero no lo era. Cuando me agache de espaldas a todos para coger no sé qué… ¡Zas! la bata se abrió, (es como cuando se abre el telón) todos pendientes, aquí no aplaudieron, sino el que pudo miro´ para otro lado y al que le pillo, pues a ver lo que me habían afeitado con la raya en medio. Al ratito de la escena erótica otra vez el enfermero, pero ahora venía con la camilla y su voz socarrona y con algo de guasa dijo: – “ ¿Dónde está al que vamos a operar?

No sé si lo dijo porque no me veía entre la multitud (todavía no se habían repuesto de lo que habían visto) o porque yo estaba hecho un ovillo dentro de la cama tapado hasta las orejas; no sé si por vergüenza o por miedo, creo que era por lo segundo, lo que si me acuerdo es de los gritos de la multitud familiar diciendo: – “ ! Aquí, aquí está señor enfermero!, ¡La madre que los pario a todos!, que chivatos, o querían que empezara ya la operación que les dejara en paz con mis preguntas y temores o por ultimo pasar página de cuando se levantó el telón.

Lo que vino después no lo puedo comentar, porque en el momento que me subí o me subieron, a la fría camilla, boca arriba, ver la carita del celador, sus pelos de la nariz y esa sonrisa falsa de él que te va a ejecutar, creo que me desmaye o algo parecido, no llegue a ver el quirófano, ni a nadie con bata verde. Solo pasó, que cuando me cambiaron de la cama camilla a la cama de operación, yo lo intente sin ayuda y… ¿qué paso?, me quede de rodillas con el culo frente al anestesista.

Cuando se volvió para pincharme casi se desmaya y dijo con voz alta y autoritaria: – “ Quitarme de aquí este trasero y colocarle bien!” y pensé…!otra vez subida de telón!.

Por lo menos no me acuerdo, lo que si recuerdo es al abrir los ojos y mirar; lo que vi fue ocho caras encima de mí, dieciséis ojos y ocho bocas diciendo o parecía que decían, todos unidos como si fueran un orfeón: “Yo llegue a creer que estaba en el cielo o infierno, por los gritos”, que me despertó, entre murmullos y empujones,” !Ya ha pasado todo!”.

Total es verdad que había pasado todo, pero para mí solo había empezado el calvario de lo que ocurrió después, lo que si agradecer a la operación porque gracias a ella deje de fumar, también gracias a los anestesistas que me vieron después de operarme y en la habitación hablaron con mi madre (por cierto me operaron a las once, me bajaron a la habitación a las doce, pues bien, a las doce y media no había ni un alma) una de dos, o se fueron porque estaban hasta las pelotas de aguantarme u olvidar la subida del telón o porque vieron que todo había salido bien y se fueron a sus trabajos; como solo  estaba mi madre y un servidor, a nosotros nos hablaron los anestesistas, este enfermo tiene que dejar de fumar, porque no vea lo que nos ha costado dormirle, aunque ya venía “atontado” (en eso sí que doy fe) y seguía la Doctora: -“

No queríamos recurrir a Manolo el del bombo o a Thor y su martillo, tuvimos que atarle a un compañero, le quería fumar el dedo corazón, casi le ponemos la anestesia en el culo”. Pues gracias a esos consejos tan desinteresados; primero deje de fumar (no quería ni hablar de Manolo ni de Thor y sobre todo pedí y mientras estuviera en la clínica; una bata cerrada y polvos de talco para mis afeitadas partes y segundo no volver más….pero eso fue IMPOSIBLE.Recuerdo que mientras mi convalecencia (siete días) el cantante Raphael, gano el festival e Benidorm.

Cuando llegue a casa… ¡qué alegría!, me parecía más grande, más clara (antes lo veía todo oscuro), tenía los puntos de la herida pendientes que me los quitarán dentro de siete días; entre en casa con la manita en la herida (como si me la fueran a quitar), la voz bajita por si me dolía, mi padre que con su gracia me dijo: – “ Pero hijo, ¿Por qué hablas tan bajo?, si te han operado de la hernia y no de la garganta?”, “Dejémoslo ahí”-dije yo.

Durante la convalecencia en casita sin hacer nada, todo atenciones, mimitos, besitos…sino fuese por lo mal que lo pasas, me operaría otra vez. Yo no sé si en ese momento sonó un ruido como un vaso que se rompe, tirar de la cadena, mis tripas o el pedo mañanero de mi padre que en gloria este, pero el caso es que, que esos supuestos ruidos, era el presagio de algo que me iba a ocurrir más tarde.

Cuando me quitaron los puntos (que parecían míos desde nacimiento por el daño que me hicieron) a los dos días note casi con admiración, que el testículo bajo la operación lo tenía un poco más grande; no hice caso, pero pasaron varios días y el huevo de gallina ya era de avestruz. Se lo dije  a mi papa sin enseñárselo, pues en aquella época esas cosas no se enseñaban a un familiar. Total fuimos al mismo arregla hernias, yo parecía un vaquero después de a ver estado montando a caballo, una semana seguida en la camilla y a calzón caído, otra vez a enseñar mis partes íntimas que ya estaban prostituidas, después de toca aquí toca allá, a pensar como yo pensaba, cuando estaban en el calvario a) lo de chaval me vale, porque si fuera un hombre maduro y el Cesar, pues ala! a los leones b) porque me tenía enganchado por …..Los cojones y c) porque si no me operaba, tendría que comprarme una tercera pernera para poder disimular el testículo convertido en berenjena.

Diagnóstico: el cordón venoso que llega al testículo, un punto de sutura lo había cosido y no circulaba la sangre hacía arriba como tiene que circular. No me extrañaba aquel chiste que iban a operar a uno (como a mí de un testículo, a lo mejor era el mismo cirujano) este señor, empezó a operar por la cabeza, el enfermo asustado le dice: – ¡Doctor, Doctor que el testículo esta abajo!  Y contesta: -Ya lo sé, pero desde aquí también se llega. Sin comentarios…

Total a operar dentro de…. (Mira su agenda de tapas rojas de segundas operaciones), tengo libre el jueves, estábamos a lunes. Desde ese momento empezó el segundo calvario, recoger la cruz y otra vez el paseíllo tan doloroso y penoso por un lavabo de manos en una palangana, pero en éste caso no sabía en qué consistía la operación, solo supuse que me abrían por el mismo sitio y tocarían con el bisturí en la mano el “huevo”, ¡maldita sea otra vez!.

Camino a la clínica; parecía ya un empleado más, en recepción la chica puso un silla delante del mostrador para verme mejor, ya no hizo la pregunta del millón; menos mal que no me dio la misma habitación, pero medio otra, la habitación número uno. Ya estamos con los pensamientos, esta tía como sabe que me van a operar de un testículo diría:  – “como le van a dejar posiblemente un cojon, pues mira le viene al pelo”; ¡maldita bruja! (solo es un comentario mío), porque la recepcionista estaba encantada de vernos ¡uno más!; puesto asegurado.

Otra vez en la habitación, menos invitados (nunca las segundas partes fueron buenas), solo la de siempre mi madre la sufridora, el resto trabajando pero pendiente, otra vez el afeitar inglés, poco tubo que afeitar, casi con una goma de borrar hubiera bastado.

Me gustaría comentar y viene al caso que ahora te afeitan con maquinilla, lo de la semejanza de la nariz sigue igual pero antes el que te afeitaba era un hombre y si el enfermo era una mujer la afeita inglés era otra mujer, en cambio ahora te afeitan sin distinción de sexo. Lo que no cambia es agarrarte el  pene como la nariz.

Cuando acabo la faena empezaron a llegar la familia, no podían aguantar, no solo por estar conmigo sino por la curiosidad de saber cómo iba a quedar si con un par o con uno normal y el otro como el del avestruz. Otra vez el camillero, ya no pregunto, solo dijo: – A ver ¿dónde está el huevón?, a jugar!!! Digo a la camilla!!!,”. En este caso no enseñe el culo como la otra vez, pero fue peor lo enseñe en su totalidad, además lo que me colgaba porque al subirme a la camilla, una pierna en el suelo y la otra intentando subir, la bata se abrió enganchada a mi rodilla y…!Zas!, no solo enseñe culo, partes colgantes, incluido la berenjena; no enseñe más porque no tenía más salientes, mire por detrás y otra vez los que estaban, con las manos tapándose los ojos, no hubo comentarios ni en ese momento ni nunca que yo sepa.

A continuación, ahora sí puedo contarlo, estaba un poco más tranquilo, me dije como la primera vez: – “Pues nada, adelante como los toros” (no quise insultar a los médicos, si acaso solo a uno). Seguimos por el pasillo, pero de pronto antes de llegar al quirófano que me sonaba el enfermero sin decirme nada y después de haberse ausentado un momento me introdujo en una sala; parecía otro quirófano vacío y… ¿saben dónde estaba, donde supuestamente me iban a operar?, pues en un paritorio!!,¡Dios mío trágame!, ¡Dios mío llévame contigo!, ¡Dios mío estas ahí!. Esa mesa con soportes con medias anillas para soportar las piernas espatarradas, las demás cosas ni las vi, solo eran pensamientos malignos.

Me veo en la camilla, mis piernas colgando, un huevo colgando, el otro apoyado en la mesa; casi pierdo el conocimiento y me vino las siguientes ideas:

1º abrir la puerta con sigilo, mirar a un lado y otro, salir corriendo con el culo al aire, en una mano sujetando la herida anterior y con la otra llevando el huevo berenjena (como si fuera una servilleta en le antebrazo) y que sea lo que dios quiera. Aunque le había llamado varias veces…el hará lo mejor para mí, 2º gritar, pero no gritar como cuando te hacen daño, sino gritar a grito pelado hasta que te oigan los mineros escavando a una profundidad de treinta metros con cascos y orejeras para que me sacaran de aquí, pero con una bata decente y cerrada por el culo y 3º la que hice; callarme, mirar al techo, rezar lo que supiera y aprendido en el colegio de don “repollo” y pensar en otra cosa; pero me fue imposible, veía cortar naranjas por la mitad, veía medio huevo duro…¿podre tener hijos?, podre como dicen cuando esté trabajando y me digan: – “ ¡A ver si dejas de tocarte los huevos! o aquello de ¡Hay que tener huevos para hacer eso!.

Pero en ese momento que estaba medio grogui, me zarandeaban, mire con asombro y vi al enfermero que me decía: – “¿Qué, te ha gustado el sitio donde te he metido chaval?”.

Seguí calladito cerré los ojos mientras me llevaban al quirófano de siempre y fui pensando: “a este pájaro le operaba yo sin gafas, el bisturí sin afilar con la anestesia que se había acabado en ese momento, con velas y sobretodo lo peor lo más humillante, con la bata del culo al aire (es broma). Pero bueno, todo pasó y aquí estoy con una operación fallida y la otra por error, total que ahora tengo algún problema con el bultito herniero que te crío. Pero eso, será otra historia.

La pregunta que me hice de si podría tener hijos la puedo contestar ahora; tuve y tengo tres hijos maravillosos dos chicos y una chica, claro está en colaboración con mi querida amada esposa…NATIVIDAD.

ajax-admin (1)

AQUEL VIAJECITO EN AUTOCAR

Paso un día que mi querida novia me dijo!. Tenemos que ir a una boda de mis primos en el pueblo de Escalonilla (Toledo) y yo que la voy a decir a mi amada, como si me dice que valla a la luna, pues al pueblo  la boda era en sábado salida del pueblo el domingo tarde sobre las siete llegada a Madrid sobre las nueve, para dormir y el lunes a currar, perfecto todo controlado.

La maletita, cortado el pelo, afeitadito salimos el viernes no conocía a nadie ,así que cuando llegamos, vinieron algunos a recibirnos besitos abrazos y yo manitas que te crio, la líder de esa casa era la tía Rosa, creo que nació con delantal, igual que su marido, tío Emeterio, con su sombrero negro, eran bajitos pero grande de corazón, encantadores, menuditos pero con su propia personalidad, les hacía ser, más altos, hablo del año 1960 ósea hace 54 años casi na, en la casa un caserón de dos plantas, en una habitación que me adjudicaron, se podía haber celebrado el banquete, yo veía la cama muy lejos, lo que sí es verdad y no entendí porque tan alta, madre mía necesitaba una escalera, y debajo el personaje estrella, el orinal, hacía tiempo que no veía uno así que lo mire y lo use lo que no sé cómo se vaciaría por la ventana no creo, después de colocar mis cosas, ya que en aquella maravillosa época la novia de un servidor dormía en otra planta, si es ahora, lo primero probar la cama y después !HA JUGAR!

Pero no, eran otros tiempos la novia virgen pero el novio no importaba, podías tener el pito de cien batallas, eso sí sin decir nada a la novia, si hablabas algo de ese asunto tenías que poner cara de pavo en navidades y mosqueado. Cenamos, hablamos, se casaba un hijo de ellos tenían varios hijos y nietos con oficios varios ,panadero, albañil, músico, sus labores de animales, total ricos de felicidad, una salvedad según me dijeron en esa casa desde hacía años, cuando los abuelos eran jóvenes, en la cocina de leña encendida siempre a ras del suelo también llamado “hogar” que además de cocinar calentaba la casa, pues bien comentaban ellos, que en el fuego desde la mañana, ponía la tía Rosa, un puchero enorme de barro más oscuro que los genitales de un negro(sin ofender)en el puchero no en los “genitales”, introducía todo lo necesario para que cociera todo el día.

La comida, cocido por la noche sopa y el resto lo que fuera si quisieras, y otra curiosidad era ir a hacer tus necesidades cagetosas, al patio a la hora que fuera, aparte de luchar con las gallinas, según estabas apretando, podías adivinar quien había estado hace un momento con el culo al aire quien estaba estreñido o con cageta, eso sí se recogía una o dos veces al día, luego te comías la gallina que había merendado o cenado, los manjares repartidos en el suelo, también había cerdos pero esos los sacaban por las noches, para la limpieza total del patio del retrete, una de las veces observe, qué había en el patio cagon, al final un tabique que separaba el largo del patio mi impresión era que esa zona más discreta era para las damas eso si había cubos con tapa para dejar la carta de los “reyes magos” los lavabos estaban en las habitaciones, un mueble de madera encima una palancana a un lado colgada la toalla y dos cantaros uno para echar el agua sucia (pensé hostias ya se dónde vaciar el orinal con carga) y el otro cántaro, para el agua limpia, él alto mando lo tenía todo previsto.

Llego el día estrella La ,boda, ceremonia, iglesia, los novios guapos tanto como  guapos, ella sí, sí acaso cara tostada del sol, manos callosas del trabajo rudo del campo y corral, pero tenían un encanto, merecido para ese día tan señalado e importante de sus vidas de el novio que diré pues, pues bueno lo diré sin ofender, yo también fui a mi boda, hecho un cristo(esto se dice por el camino que recorrió con la cruz a cuestas)el novio traje negro estrecho, sin abrochar, camisa blanca, corbata un poco arrugada, y un cuello de la camisa por fuera de la chaqueta no había forma de colocarla bien, zapatos nuevos que no se si lloraba de alegría o del daño que les hacía, sabía que no estaba a gusto con el calzado, porque cuando salió de la iglesia se puso otros zapatos, curtidos de mil batallas, bastante usados y sin cordones, eso si ya sonreía.

El banquete de película, animalitos, conviviendo con ellos en sus patios que habían visto sus intimidades, sus posturas y sus gestos durante mucho tiempo, ahora en sus platos, y además alimentados con algún regalito que soltarían alguna noche de rayos y truenos, pero no había que pensar en esas tonterías, es que como yo no había asistido a una boda de esas características, todo me extrañaba y sacaba punta pido perdón ahora, pero seguimos, que se besen, que se besen y ala a besarse con los morros llenos de grasa, los dedos también, de grasita de los vecinitos del patio, porque observe el vestido blanco de la novia las huellas de la manaza del novio.

Después la rifita, la corbata del novio con el nudo incluido, no había forma de deshacerlo, como lo apretaría el novio, seguro que fue la costumbre de apretar el cuello a las gallinas, la liga de la novia, me pareció al verla en la bandeja, más que una liga, era el nudo de un ahorcado, solo falto el sombrero negro del padre(aunque eso sí que hubiera sido un problema muy gordo).

Y llego la música, orquestada con uno de los hermanos y otro colaborando con el tambor no se le daba mal mientras estuvo sereno pero según avanzaba la noche, el tambor era el que más se oía y el que más deseábamos que se callara, al final dejo de tocar por consejo de su esposa, qué se acercó diciéndole !

O dejas de tocar el maldito tambor o duermes hoy con Lucy(era la cerda con más de 100 kilos y reina del corral)no se oyó más el tambor no solo esa noche sino algunas más me contaron, todos a bailar lo extraño, verlos tan separados, pero no les di importancia hasta que tía Rosa nos dijo vamos a bailar; que si fuera yo bailaría todas las piezas, incluso con el tambor de mi hijo, púes la hicimos caso y a bailar cuando llevábamos bailando un buen rato como de costumbre bien apretaditos recaditos en el oído risitas de ella, los demás nos miraban como bichos raros(arañas, ácaros, ladillas, etc.) no nos dio tiempo a pensar lo que ocurría, entre los demás bailando, apareció un señor mayor, alto fuerte, traje negro, camisa blanca, corbata, sombrero pequeño negro, ósea todo un personaje llevaba un palo barnizado largo en la mano se acercó a nuestro lado y dijo con gesto serio !Vamos vamos no tan juntitos.

Que entre el aire, que no os lo diga otra vez, sino  no bailáis más a si fue nos dejó a un lado de la pista y desapareció no bailamos más: Llego la tarde de la despedida centro del pueblo, el autocar era digno de aquella época ,otra vez besitos abrazos ,y A ver si venís otro día, por lo menos en verano ya veréis, las fiestas verbenas, bailes en la plaza(hostias hay me han dado en todo él bebe, yo no vengo más a este pueblo a bailar, hasta que se derogue esa ley de! Vamos vamos no tan juntos que pase el aire! Una puta mierda, yo vendré cuando pueda bailar con mi querida Nati, estrecharla, decirla al oído cuanto la quiero y sentir su respiración junto a la mía .Fuimos alguna vez pero no a bailar, no dormir y no cagar, solo ver a la familia y para casita. Bueno ahora viene lo bueno el viajecito desde Escalonilla a Madrid, en un autocar que no andaba más de 60 km a la hora. Empezó la odisea.

Montamos en el autocar, después de la despedida, parecía que nos íbamos a la guerra, pero íbamos a la guerra del autobús ,arranco en el centro de la plaza, con una fuente y un pilón, para que beban las caballerizas, si es verdad que teníamos penilla nos trataron, como reyes, lastima de las costumbres, qué “reinaban”.

Nos sentamos ,en la mitad del autocar, ventanas pequeñas, asientos de eskay, yo calculo que tardaríamos hora y media sino hay ningún incidente, una parada de obligación en Santa Cruz de Retamar y para casita, que luego tenía que acompañar a mi amada a su casa desde la estación de autobuses, en Palos de Maguer, coger el trolebús el Alto del Arenal, saludar a sus padres, los besitos de rigor, y ala una hora en llegar yo a mi casita, bueno eso lo estaba pensando, cuando me despertó del letargo, un “perfume embriagador”.

Miré para todos los lados, derecha izquierda, arriba y abajo, ahí me di cuenta de donde venía, venia de ELLA, mi querida, mi amada, mí “pedorra” ,la pregunte qué porque se meneaba tanto, y me contesto con voz entrecortada;!Hay Carlos algo me ha sentado mal, tengo un ruido en las tripas, que parece que me he tragado de un bocado el gato de mi tía Rosa, y seguí preguntando y ese olorcito?, es que te has tragado el gato muerto, casi sin voz, dijo; no puedo aguantarme, tengo que hacer mis necesidades, ¿YAAA¡. Corriendo por el pasillo, tocando coronillas, quitando gorras o sombreros, por el roce de mis manos al agarrarme, para no caerme, llegue al conductor, casi no le veía, no era muy alto, lo que era grande era el volante, parecía el de un barco, cuándo tenía que girar se tendría que poner de pies, le toque el hombro, lo que es tocar, tocar más bien fue un empujón, al chofer, casi le da un infarto,(lo que faltaba),enderezo el autocar, respiro hondo, y sin mirarme dijo;

Pero que hace usted, no ve que voy concentrado en el trayecto, y no puedo despistarme, como se le ocurre, darme un golpe en el hombro,

Dios mío que disgusto tenía el enano, debía de ir en trance, eran las nueve de la noche, estaba muy oscuro en el exterior, triste noche, a mí me pareció que llevaba las luces apagadas, pero no, eran mis nervios, mi inquietud, mire hacia el asiento de la del vientre descompuesto, y no la veía, estaba volcada, en él apoya brazos del asiento, pidiendo ayuda extendiendo los brazos como el que se ahoga, la verdad, eso era lo que yo creía ver, lo que vi en realidad fue a los viajeros con pañuelos tapándose las narices y la boca, ósea como si estuvieran atracando el autocar, me volví ,otra vez al conductor y ya con dominio,! Haga usted el favor de parar, este trasto, para que mi novia pueda bajarse y suelte lo que lleva dentro! el enano dijo ¿es que va a abortar?

Casi le atizo, casi le cojo del cuello, casi le doy una colleja tipo carate en la nunca (la verdad que es que no sabría hacerlo, seguro que eso si me lo daría el) le dije casi chupando su peluda oreja, que si era grande, parecía una ensaimada. ¡Pero como va abortar¡ si yo solo conocía de ella, desde los muslos hacia los pies y desde el ombligo hasta la coronilla amigo, sería un parto como el de La virgen María ,en eso tendría razón, María no Nati,y virgen seguro.

Siguió el orejas el enano diciéndome sin mirarme. Pero joven no puedo hacer una parada, esta fuera del reglamento, me costaría una sanción lo verían en el tacómetro (yo pensé que tendrá que ver un taco muy largo, con la cagalera,)este tío el peso de las orejas tan grandes no le dejan pensar, le conteste, con voz autoritaria, varonil. Prefiere usted, que lleve a los viajeros al hospital para que los desintoxiquen, prefiere usted que cuando llegue al garaje, se tire un día limpiando mierda y que mierda, no sabe usted como cocinaba, la tía Rosa, que le llamen sus compañeros “el limpia cacas”, y por ultimo prefiere usted, oler durante un mes a mierda. en los cines, en una boda, en el teatro, “A” y despídase de hacer el amor con su esposa el día quince de cada mes ese mes no solo, sino las secuelas que suelen quedar en los poros. ESTO ES LO QUE YO LE HUBIERA DICHO, PERO NO ERA EL MOMENTO NI EL LUGAR) así que lo que le dije fue! Haga usted el favor de parar que mi novia no puede más, solo será un momento, cuatro pedos, pintar al duque, y ala otra vez con usted, porfa!

Me escucho, miro por el retrovisor, vio el paisaje, de los pasajeros como ladrones, y algunos asintiendo con la cabeza, y dijo una sola vez! Me la voy a jugar; venga que baje lo haga rapidito, y nos vamos espero cinco minutos! Me dieron ganas de decir a mi sufrida novia ¿a dicho el orejas que no puede parar pero que si quieres, le cages sobre sus rodillas? Abrió la puerta, me volví y dije en voz alta,”Nati querida ya podemos bajar” solo oí el aplauso de los pasajeros, por fin dejarían de oler mal, por fin se podían quitar los pañuelo de las narices, pero lo que no vi, ni oí a mi linda cagona, pero oí su linda voz fuera del autocar y a ras del suelo, poco íbamos a tardar, baje no la encontraba me asuste, menos mal que vi la estampida de codornices que estarían cenando, y debieron oír, como una traca, parecido a varios tiros, ya más tranquilo, observe donde estaba, en la oscuridad de la noche, y un perfume a “descomposición” la cabeza a ras de la carretera, estaba metida en un surco que casi la tapaba, la ofrecí con todo mi cariño, una hoja de periódico que había en el asiento delantero y que se la quite a un pasajero que estaría en trance sonó el papel y una voz limpia y tenue dijo ,”GRACIAS “la aúpe, con una mano en su brazo y con la otra tapándome la nariz, me pareció, ver correr a una liebre, una coneja y sus gazapillos, debieron de estar viendo el paisaje ,mientras cenaban, y con la traca pedorreada, salieron de estampida del lugar.

Entramos en el autocar el conductor, ni nos miró cerró la puerta y en marcha, lo que si fue una gran sorpresa, fueron los aplausos de los viajeros cara descubierta, fue emocionante, no sé si los aplausos eran de liberarse del perfumito, o por el triunfo de conseguir, que parara y soltar lastre, lo dejamos ahí seguimos el camino otra vez ahora más tranquilo ¿estás seguro?

Llevábamos media hora de la parada reglamentaria en Santa Cruz, que empecé a oler otra vez ese olor tan familiar, los pasajeros rebuscando en los bolsillos el pañuelo, yo cogiendo otra hoja, del periódico de la página de esquelas total otra vez pobrecilla no decía nada solo olía, que pena me daba verla como me miraba, me recordaba aquel cordero en navidades que mi tía Aurora degolló en mi presencia, y que nunca olvide me lo recordó ella, también recordé aquella canción del colegio dedicado a algún compañero y era así “Cagalera Fort cuartel, que le dijo al coronel, que pusiera la bandera del color de ..cagalera .

Bueno rápido como siempre dentro del autobús, menos mal que tenía la luna del autocar dividida en dos partes que si no se la divido en diez, esta vez le toque el hombro con sigilo, con cariño, y le dije con voz afeminada, no me salía otra, señor( alto y guapo con orejas normales),tiene que parar otra vez por favor señor “mi novia va a dar a luz otro paquete de comida descompuesta de la tía Rosa) otro pensamiento de los míos no fue así me dijo.

Lo siento pero esta vez paro les dejo y me marcho cuando llegue al primer parador, llamo para que vengan a buscarlos, será cosa de una hora, no puedo hacer otra cosa, lo siento, le dije de acuerdo abra la puerta ¡Ya!(era mi triste venganza) lo sentía por ella pero, me dieron ganas de meterle la cabeza en el gran volante, arrancarle las orejas que seguro se desangraría en dos minutos, por tenerlas tan grandes, le dejaría a él en la cuneta, dentro del volante del autocar, a y me quedaría con la gorra, pero eso solo eran pensamientos dignos de un vengador y yo era solo un sufridor .mire otra vez a los sufridos pasajeros y todo con sus sencillitos pañuelos tapándose sus “napias “y escondiéndose de sus miradas sabiendo lo que estaba ocurriendo.

Yo lo comprendí ,me dedique a mi amada de segunda cagada, esta vez casi nos caímos los dos al exterior, venia como una bala, ya estaba en la carretera, yo me dedique a recoger nuestro equipaje y despedirme de los demás pasajeros en silencio, y dándoles las gracias a algunos que me ofrecían la manita, cerró las puertas el autocar en marcha, otra vez la misma liebre, la coneja y sus hijitos que salieron otra vez de estampida, seguro que diciendo ¿pero bueno esta cagona no tiene más sitio, que soltar esa cagalera ,por donde nosotros estamos sin meternos con nadie?

Se limpió, dejo las esquelas para el arrastre la aupé me abrazo y la dije ;no te preocupes que todo va a salir bien, ya veras, tienes la ventaja que tienes ante ti el retrete más grande del mundo, se rio, fue para mí una alegría, pero me señalo la carretera por donde se alejaba el autocar, me volví y lo que vi fue algo, que no olvidaremos, y eran las luces del freno del autocar, que me parecieron como las del cielo, una joven venia corriendo hacia nosotros diciéndonos ! venir, venir montar que hemos convencido al conductor para que pare y os recojamos vamos a MADRID! Y pensé como hago siempre,(seguro que tienen al chofer amordazado, atado pies y manos, en el asiento donde se sentaba mi novia con la cabeza boca abajo saboreando, los efluvios que mi adoraba había soltado mientras dialogaba con el orejas).

Pero no fue así el conductor nos estaba esperando sonriendo ayudo a mi novia a subir, se sentó agarro un trozo del volante, cerró las puertas y ala a casa, de camino a nuestros asientos, aplausos, manitas alguien abrazo a mi cagona ,se olvidaron de todo.

El señor del periódico, nos dijo; cuando vimos que les obligaban abajar todos fuimos hacia el conductor y le amenazamos diciéndolo PARA INMEDIATAMENTA EL AUTOCAR Y RECOGAMOS A ESOS JOVENES O LE BAJAMOS A USTED! y otra cosa joven, ya había leído el periódico, no decía ninguna noticia relevante. Pero yo si pensé, que la noticia “relevante” estaba aquí dentro del autocar que podían marcar la portada de un diario cualquiera. Con este titular. UN AUTOCAR DE LA LINEA TOLEDO MADRID, HA LLEGADO A SU DESTINO……. SIN NOVEDAD

UNAS NAVIDADES AÑO 1945 

Estos escritos,son reales y no es para criticar,censurar las diferentes formas de celebrar estas fiestas tan señaladas y familiares,solo es una pequeña escusa,de que los que no lo hallan pasado en fechas anteriores,pues les servirá como curiosidad,doy fe que en todas las fechas o años se pasaba bien,solo son recuerdos,situaciones que hemos pasado y pasaran,por ello y por vosotros ¡AHÍ VA ESO!
¿Sería bueno por mi parte, empezar por: ?  Qué significa LA NAVIDAD ¿y es nacimiento o natividad y es la fiesta cristiana más importante.Las fechas las sabemos,lo bien que lo pasamos,y cuanto nos gastamos,e incluso el frío que tenemos,pero jope que alegría sentimos ,aunque lo estemos pasando putas.
Desde el siglo XV o mas,a estas fiestas se acompañaban  con los famosos villancicos,que solo se cantaban en estas fechas,se guardaban en el armario,sin naftalina junto con los útiles  musicales,pandereta,pandero,zambomba y otros utensilios ruidosos,y cuanto más mejor, había uno que prolifero a raíz de aquella botella de anís el mono, con cristal rugoso, que frotando de arriba a bajo y con algo metálico producía un sonido único de Navidades, púes bien esta botella no se guardaba porque se vaciaba muy pronto,por el dulce licor interior,claro está “orquesta”se le acompañaba con los famosos villancicos de la época ,algunos siguen sonando en este siglo pero menos, se van evaporando poco a poco, expondré algunos de los tantos que había, y los que más sonaban eran:Ande ande la marimorena,una pandereta suena,a belén pastores,en el portal de belén, ya vienen los reyes,campanas sobre campanas,dime niño de quien eres,los peces en el río ….y muchos más.
(MADRID    1945 ) 
Era un sábado del año 1945 cuando pregunte a mi madre ¡Oye mama! ¿Iremos a pasar las navidades a casa de los abuelos? (no tenía otros). Fue así como todo empezó .El domingo día 22 de 1945 salimos de mi casa c/Amparo 52, camino a casa de mis abuelos andando, plaza de Embajadores/Acacias, Pirámides, Puente de Toledo c/Antonio Leiva y por fin Comillas.
El barrio de comillas fue creado en la posguerra, sé llamo Comillas por el marqués de Comillas, el diario ABC de la época, escribió. Ayer 25 de febrero de 1940, se inauguró oficialmente en el campo de Comillas madrileño la colonia de 700 casas para 5140 familias necesitadas, y que se debe a la iniciativa del Caudillo de España y que construyo en tres meses la obra de los servicios técnicos de falange, formada por barracones de ladrillo alineados color blanca de cal con techos de chapas onduladas de una sola planta y ventanas pequeñas.
El wáter (antes retrete) con un inodoro sin asiento ni tapa ya que era comunitario en el exterior para seis familias con culos y tripas distintas, claro sin agua corriente el vaciado se hacía con cubos de chapa galvanizada de cada vecino cagon, estos cubos eran los que marcaban tu destino y desde luego tu final, en temporada de invierno por el día si no llevabas una mantita preferías hacer tus descargas en casita.
Pero esto conllevaba problemas .1º.tenías que sacar del rincón de tu habitación, el inodoro portátil que consistía en un bidón no muy alto con una tapa agujereada para el paso de tú trasero,(creo que a razón de los enormes culos que vino haría falta agujerear la tapa del bidón) y una tapa también de madera este evacuativo como estaba en casa se le llamo “PERICO “porqué era un miembro muy necesario en las noches de “truenos y relampago”2ºel motivo de usar a este descargador, era porque el retrete exterior tenía una puerta corta de altura que cuando en buen tiempo le visitabas andando y otras corriendo enseñabas tu ropa interior, los bajos del pantalón, pero lo peor cuando te levantabas al terminar no hacía falta decir quien eras.
Todas las calles desembocaban en una central llamada calle Franco con varias fuentes con pilones comunitarios para nuestro uso y disfrute. Por fin entramos en la calle Álvaro German nº317.que yo recorrí los casi 200 metros hasta llegar a la puerta de mis abuelos, esquivando los braseros con sus tubos de chimenea que cada vecino tenia a la puerta de sus casas y encendidos con estaquitas de maderas llamado teas pura resina, para formar fuego y posterior llama formando un “rescoldo que calentaba las casas bajo mesas camilla y la famosa “firma” con la badila este procedimiento, además de calentarte te producían las famosas “cabrilla”.
Dicha calle Álvaro German era de tierra compacta con surcos paralelos a las viviendas, para que circulen las aguas de lluvia, las sobrantes de dichas viviendas ,cuyas aguas no sé dónde irían .Llegamos a casa de los abuelos la entrada tenía dos hojas una alta y otra baja que cerradas parecían una ,que podías .asomarte teniendo la parte baja cerrada(yo pensaba para mí que podías hablar con una vecina con camisa y corbata y la parte baja en pelotas).la de abajo con un pestillo y la de arriba con una llave como la de un castillo.
Que alegría ver a mis abuelos, que alegría saber que iba a pasar dichas navidades con ellos, con mis primos, mis tíos y sobre todo con mis padres y hermana Marcela tenia tal satisfacción que no me importo que mis padres se fueran a casa y nos dejaran a mí y mi hermana hasta pasar la Nochebuena y el fin de año que eran aprox 11dias.Me parece estar viendo a mis abuelos.
El Eleuterio, alto, delgado nariz afilada con medio cigarro apagado entre sus labios y recuerdo ,que él se liaba los cigarros con papel de fumar llamado bambú y el tabaco era picado que se vendía en paquetes envuelto en papel blanco y el escudo de España en un fondo verde de tabacalera S.A. con un precio de 0,70 ptas., llevaba sus gafas redondas con montura metálica ligera ,sentado en el comedor en su silla de mimbre ,al lado de la mesa con los instrumentos musicales ,violín y viola, dentro de unos estuches forrados interiormente en terciopelo verde y ver      como trataba a los instrumentos era como una ceremonia que el disfrutaba, cuando yo me acerque, me miro, paro de ensayar para que yo le diera un beso de bienvenida le bese en la mejilla con corta barba, una sonrisa por su parte acompañado de unos céntimos ,que llevarían guardados para mí en sus amplios bolsillos del pantalón con la cenizas de sus cigarros.
Y ahora tocaba ver a la más sencilla de las mujeres, y a la vez la más importante de todas por lo menos para mí, ella no quería serlo pero todos sabemos, que “dos tetas mandan más que dos carretas”.
Bueno el caso es que ahí estaba ella, mi abuela Concha, pelo corto, menudita, cara redonda, ojos claros sonriente, su vestidito floreado, encima un delantal blanco, que hacía daño a la vista, por su limpieza con un bolsillo corrido, que guardaban sus manos pequeñas, pero muy grandes, cuando te acariciaba- o te daba un caramelo, casi con la condición, de un beso, que yo se lo daba, no solo por exigencias del guion, sino por oler a limpio, y ese recuerdo que yo nunca olvide, aunque coincidía con mi madre, no solo mi abuela, me besaba sino, que también me abrazaba, y eso era muy difícil de olvidar. Bueno sería recordar, a vosotros, que mis abuelos Concha y Eleuterio, tuvieron doce hijos y siete murieron .vivieron cinco mujeres que fueron las Cinco Rosas pero eso………es otra historia que pasare en otro momento a comentar.
Recuerdo que esas “Navidades “de hace más de sesenta y ocho años, al terminar el anterior año 1944, mi padre(que también era además de ser un gran amante de sus hijos, que gracias a su cariño y educación le recordamos siempre)pues tuvo la gran idea, de proponer a toda la familia, adultos aprox. Diez “cabezones” de familia :de crear una peña llamada” el gallo alegre “para recaudar, fondos durante todo el año, a base de, rifas, juego a las cartas, los hombres al subastao, mus.
Las féminas al cinquillo, parchís y algunos más, que no vienen al caso, el fundamento, era recaudar el mayor dinero, también se hacían tartas, y comidas, que luego se sorteaba, pues aquello, fue un gran éxito, porque las cenas de las navidades, fueron gratis, y además sobro, para después y entre dichas fiestas.
Sería bueno recordaros, que en esas fechas, se vendían en la plaza mayor, de  Madrid, animalitos vivos, (pavos, pollos, corderos, cerdos, incluso algún pavo) que luego vendría, el calvario de quien era el matarife, nadie quería pero había en la familia alguien, que lo hacía no por el gusto de matarle, sino que, si no se mataba, al inocente animal….no se cenaba. Por ello toda la familia en el momento del “asesinato, mi tía Aurora la, “verdugo” se quedaba a solas en la casa, y la víctima, que a la hora de cenar, se hacía un recordatorio, al fiambre, lo que si me acuerdo, es que algunos, prefirieron comer pescado, y otros comieron con, los ojos cerrados, otros, mirando a otro lado, y el resto no se acordaban de nada, por lo tanto, ¡ojos que no ven chuletitas a la….barriguitas¡ y el hambre te hacia cambiar, de opinión y que me quiten lo bailao.
Por respeto a estos animalitos, y lo que dirán, lo único que no nos comíamos, muy a pesar nuestro, eran “las plumas o la lana, “el hambre hacia estragos, en aquella época. Como creo que aun seguís, ahí y no dormidos, paso a recordaros como era una Nochebuena y Fin de año 1945, que cayó en martes(si acaso, no es que me acuerde del día, sino esos días de como comí, disfrute más que nunca en toda mi infancia).claro está, no eran fiestas, si no poníamos el belén, todos colaborábamos en dicho belén, lucia como un tesoro, lo que si me extrañaba, que los Reyes Magos se movieran como si andarán y dejaran de andar el día de los Reyes.
Todavía no existía la fiebre del abeto, todo aderezado con la radio, a todo trapo, con villancicos, a todas horas, incluso el que tenía un tocadiscos para discos de vinilo, ms villancicos y algún disco navideños, cantados por el actor Bing Crosby, ídolo de mi padre, despuntaba también Frank Sinatra.
Normalmente, hablando de la gran cena, las damas, según edades y voluntad preparaban las comidas y las CENAS NAVIDEÑAS claro esta dirigidas por la “patriarca” la abuela Concha, los hombres (muy machos ellos)a jugar a las cartas, o al domino, antes o después de las comidas: por la tarde las damiselas, los, niños(entre ellos un servidor) a cantar, a bailar incluido, hacer el tonto, que eso no se nos daba mal, y recordando los acontecimientos surgidos durante el año que se terminaba, eso a los mayores, según sus caras a algunos no les gustaba recordar ,nosotros los peques, como todos los peques, lo de pensar, nada de nada, como leer tebeos de la época que expongo al final de estos escritos de mi colección particular.
Claro está sobre todo jugar por ello, lo hacíamos en la calle, que en aquellas fechas, el frio, era para olvidar, era tal, que te pusieras lo que fuese, que solo aumentabas de volumen, porque el frio, lo que se dice frio, lo tenías dentro de tus huesos, pero como éramos niños, no le dábamos importancia, incluso con los avisos de tus padres, seguíamos a lo nuestro, pisando charcos cristalinos, incluso patinábamos, bueno más bien, chuleábamos, los mofletes, al rojo vivo, te escocia la cara, y no digamos los mocos, eran como estalactitas, que brillaban bajo tu roja nariz, los ojos llorosos, casi pegados a los parpados ,!y las manos! no parecían nuestras, sino de otro, te dolían ,jope como dolían, pero nosotros, con siete u ocho añitos, lo que queríamos era disfrutar de esa libertad que nuestros padres nos daban, por ser Navidad, luego era otra historia, cuando anochecía, y volvíamos a casita, al resguardo del brasero, bajo la mesa camilla, que estaba demasiado concurrido, vernos llegar con las pintas que llevábamos, todos nos daban la espalda y hacían como si no nos conocieran, pero al final nos calentábamos, las manos que se te hacían sabañones, que nos curábamos con nuestros propios meaos .yo pensé más de una vez,(jolín guardo mis meadas en bote y los vendo) pero nunca llegue hacerlo.
Cuando por la noche los días antes o después de las felices fiestas, yo dormía con mi primo Antoñito por las noches, mi abuela nos calentaba el interior de la cama, con botellas de cristal llenas de agua caliente y nos tapaba, con unas mantas hechas por ella, a base de retales con telas de colores, después y encima los abrigos ,eso lo hacía porque había pocos armarios, y además nos ponía el gato, a los pies, el no decía ni miau, estaba gordo y decían que estaba capao, palabra que a mí, me sonaba a chino. Todo era maravilloso y acogedor, cuándo me despertaban asomabas la carita al exterior, del esbozo, con la nariz helada, soltabas un suspiro, con vaho incluido. Después de estos detallitos llega la famosa Cena, antes una comidita, ligerita para por la noche ponerte como el kico, se juntaban las mesas, ninguna igual, juntitas bastantes sillas, cada una de su madre, para esa noche, estar todos arrimaditos ,pero no revueltos, todo olía a “Navidad “en la cocina, las mujeres comandadas por la jefa, había un trasiego de personas, para que al final, todo estuviera en orden dentro de lo que cabe, había un pequeño problema, los que se sentaran pegados a la pared, no tenían movilidad sabían que antes de sentarse ,tenían que hacer todas su necesidades, yo vi que ninguno se movió durante la larga cena, la cena fue excesiva, como era gratis, hubo de todo, sobró para todos los días, incluida la cena del Fin de Año, más de uno pensaría llevarse algo para después de las fiestas, pero creo, que solo sería un mal pensamiento.
Después de la bacanal, se retiraron todas las mesas y sillas excepto una mesa, que se ponían dulces, turrones, mazapanes, polvorones, bebidas anís, coñac, etc. Para dar paso a lo que venía después, yo que andaba correteando por allí estuve oliendo a meaos, y me dije: tuvo que ser alguno de mis tíos, que se había sentado, pegadito a la pared, durante la cena, y no tuvo tiempo ni intención de salir, porque no podía y se mearia poco a poquito, pero luego mi nariz detecto algo más, me puse a pensar, si alguno tuvo un apretón, o un falso pedo, y alguien dijo:?habéis fregado bien el “perico” porque huele raro¿….Lo que venía después de la cena, era que, mi abuela dejaba la puerta de calle abierta, yo creía que era por lo del olorcito, pero no fue así, era para dar el paso a los vecinos de la calle Álvaro German que venían casi todos, unos en fila india agarrados a la cintura, cantando la “conga de Gerundio” y otros venían, solos o en parejas, la finalidad, era saludar a Concha y Eleuterio y desearles unas felices fiestas y un próspero año nuevo.
Quisiera comentar? porque venían los vecinos, en esa noche, tan señalada¿ según me contaron, mi abuelo como era músico de carrera y a demás compositor, pero en la época de la posguerra, había que hacer de todo dentro de su profesión, al ser músico y violinista, en la orquesta sinfónica de Madrid,tocaba los domingos por la mañanas conciertos, además en la iglesia de Comillas en bodas y bautizos, también estuvo tocando en revistas con Tony Leblanc en el teatro Fuencarral y doy fe de ello porque ,le acompañe alguna vez al teatro llevando yo un violín y así pasaba gratis, lo único que tenía que ver la función, desde, el foso, pero también tenía su compensación, en el descanso, el abuelo salir a fumar, que daba con el vestuario de los actores, y allí lo que vi, es la diferencia que hay, entre un hombre y una mujer !y que mujeres!, bueno lo que he querido decir, era el motivo de que los vecinos, vinieran a saludar a mis abuelos, ellos no marchaban mal económicamente y podían alguna vez, echar alguna manita,
Este pasaje de mi vida siempre la recordare de vez en cuando: Las caras rojas del frio, ojos llorosos, sabañones, tripas vacías y llenas, felicidad a raudales. Esas noches de Navidad eran únicas esperadas, todo el año pendiente de esas fiestas, porque era los únicos días que veías a toda la familia juntos, incluso vecinos, amigos, algunos eran tan amigos, que en el caso de mis abuelos, cuando ponían la mesa con todas las bebidas, los que venían tomaban una copita, un dulce, y ala, para casa, pero había otros que venían solos, saludaban y bebían hasta que los veías fuera de casa, en el suelo, creo que estos sí que “querían a mis abuelos”, pero todo lo que comienza, acaba.
Toda esta historia reducida, puede no estar completa, puede faltar algo que vosotros recordareis, pero no es el caso.es mi historia y también pudo ser la vuestra, aunque no la halláis vivido, pero vuestros padres y abuelos si, se merecen un respeto hacia ellos y recordar para siempre, haciéndolo extensible a vuestra generación, éramos muy felices sin saber este futuro, pero vosotros y vuestros hijos si sabéis aquel presente, por ello aprovechar el día a día de, todo lo bueno y lo malo que os ofrece, para que algún día muy lejano, lo podrías……….RECORDAR.
Nací en Madrid el 7 de julio de 1939
EN TOBARRA (ALBACETE) Y T
Como se trata de recordar y  algunos que lo sepan,os contare todo lo breve que pueda,como una familia de un pueblo de Albacete para ser más exacto en Tobarra, precioso pueblo y sus famosa tamboriladas en Semana Santa, Púes bien esta amiga llamada Encarna,muy amablemente me dejo,que escribiera su realidad de unas o varias Navidades por el año 1945.ella tenia siete años,con alegría en su cara,me relato:eran cinco de familia,y una casa planta baja con patio ordenado
para sus animalitos,que les ayudaban a subsirtir con sus carnes,huevos y su hurtecito,para su consumo diario,total una familia feliz dentro de lo que cabe después de una guerra civil española,como todos sabemos,el padre su trabajo en el campo,los hijos ayudando sin pedir nada a cambio,la madre¡su madre¡ los ojos de Encarna se la llenaban de unas cortas lágrimas de emoción al recordarla, era la patriarca, sin decirlo, era ella la que hacia todo lo que la casa necesitara,como hacer todo lo que compramos ahora,me refiero,al pan la bollería sus guisos la ropa y tratar de que sus hijos fueran honrados y buena gente,me siguió contando lo que la pregunte con entusiasmo,? y las Navidades como lo pasabais en época de una posguerra¿respiro hondo y siguió diciéndome como si ella estuviera,en ese momento en aquel año 1945.Pues mira Carlos estábamos ansiosos que llegara,por las vacaciones del colegio,la gente quería divertirse,no había guirnaldas,ni abetos,ni luces en las calles pero se respiraba la Navidad.
Y llego la noche del 24 de diciembre,bueno me dice,siempre dentro de nuestras posibilidades esa cena,miro al techo como si recordara,el olor del hogar encendido donde su madre hacia sus panes u hogaza, ¡la cena¡ recuerdo como si estuviera allí, que esa noche no se me olvida porque en clase escribimos en la portada de los cuadernos año 1945, y era: tortilla de patatas, embutidos todos los que hacían mis padres,y algo que nos gustaba mucho esa noche y era freír el forro de piel de la cabeza del cerdo que fritito estaba delicioso con el adobo de la matanza,el pan ese día era la hogaza,que su madre la hacía con tanto esmero,la pregunte por los dulces,y contesto con rapidez,¡claro todos lo que hicieran falta los hacia mi madre con un cariño que a mí me sabían a gloria
En esa época el pescado,escaseaba,además de caro,se estropeaba rápido, venia de Madrid o Alicante en tren se descargaba y un pescadero del pueblo lo repartia,escaso y caro.me comenta que en aquella época, a la Noche Vieja,se le llamaba la Noche de las Brujas,no supo decirme porque,antes y ahora.terminaban la cena cantando los villancicos de rigor, se recordaba algún acontecimiento alegre,y mi padre, nos decía¡vamos ha dormir que mañana había que trabajar¡ para que el siguiente año se pase igual o mejor que el que hemos pasado.Total agradecí a mi amiga Encarna su relato tan familiar,y agradecerla desde aquí, que es su historia pero también la de todos…..GRACIAS.

_MG_0402

Total solo es una anécdota que las habrá mejores y otras peores,de aquellos años,si paso, sí ocurrio,fue cierto y eso nadie nos lo puede borrar,al revés viendo como avanzan los tiempos las situaciones, sin censurar ni criticar puedo decir con humor solo,que estas fiestas,sirven para gastar,comer beber, cantar, bailar, incluso saludar a personas que no has visto en todo el año,y sobre todo apartaros en la mesa,de aquel que presume que pela los langostinos,las gambas con una sola mano,huir de el porque os deja con los restos y no comes una.Terminaria con una frase ocurrente y real como: DE ENERO A ENERO EL DINERO PARA EL …BANQUERO.
Termino y en nombre de RISAS DE ALTO VOLTAJE, qué paséis una Nochebuena en familia y salud para el nuevo Año Nuevo 2015.
LAS NAVIDADES EN EL SIGLO  XXI.    
Cuando va llegando las navidades, y sobre todo el mes de Enero, tú cabeza empieza a cavilar y a darle vueltas, a tu cabezón de lo que te viene encima, como no lo tienes al momento te dices ya tendré tiempo de pensar que hago, lo que sí es seguro que a los quince días antes del 25 ya vas tanteando con quien  cenamos, donde y como y hay otros que piensan, joder otro año trajinando para los demás, tengo ganas que alguien trajine para mí,(eso lo piensa siempre una madre con la boca pequeña)sigues trabajando(el que lo tenga)igual solo que trabajando para trabajar, pero parece que esos días cuando lleguen, la alegría del que lo tiene te puede contagiar de momento.
Los que tienen paga pues parece que no es tan grave, a pero para los que no tienen un calvario, sigamos con los sueños, y para otros pesadilla, pero como es navidad DIOS DIRA, no entrare en materia, solo comentare unas navidades con familia de clase media(aunque ahora hay clase altísima, alta media ,alta, alta camuflada “ corruptos”, los que no sabemos a qué se dedican, los que viven del cuento, la clase media, media baja ,media bajísima y media por los suelos) y resto de cuarenta millones de habitantes y me faltaban los que no sé cómo pueden vivir sin nada, claro está que solo hablo de mi país España.
Bueno después de este preámbulo voy a definir claro está según mi humilde opinión, lo que supone unas navidades, con lo que con lleva, sin contar las penas, eso será en otro momento ahora son alegrías de un par de días, porque después de estas fiesta en algunos casos vienen las penas como: joder lo que me he gastado, hostias lo que he comido, me cago en la leche lo poco que he dormido y por ultimo coño que bien lo he pasado(aunque en otros casos ¿`porque habré dicho a este cabron que viniera a cenar?
 Todo tiene su tiempo y su momento y en navidades tiene, sus tradiciones como, la lotería, con las compras con las visitas a los centros comerciales (aunqué estés hasta las pelotas de verlos durante todo el año)pero ahora engalanados, no por las navidades, sino para que te gastes más, y maltrates las tarjetas hay algo gratis(bueno lo pagas con tus impuestos) y son las calles adornadas, que cada vez son menos llegara el día, que los ayuntamientos en estas fechas te mandaran un vídeo en el móvil de cómo se adornaban los años anteriores.
Los mercadillos si antes había durante el año cincuenta puesto estos días cien, para que te gastes la calderilla que te quedaba en tu triste bolsillo agujereado de rebuscar, yo sin querer comentar cuando eran buenas estas fiestas, antes la gente parecía feliz te daba los buenos días, veías a algunos con el pollo, el gallo, el cordero, cerdos, incluso el pavo vivos no voy a criticar lo de ahora Dios me valga, pero hago una reflexión:
En España durante todo el año se matan para comer millones de animales, pues bien cuando llegan estas fiestas se mataran otro tanto, difícil de cuantificar, pero qué diferencia hay de matarlos tu a matarlos en el matadero sabemos todos de la forma que lo hacen, pero al final serán prácticamente los que tu comprabas vivos, es más sé que en algunos casos te daba pena matarlos y esa noche comías “embutido “sé que es más justo como se hace ahora, dicen que no sufren, que le pregunten a un cordero pequeño (lechal)que tiene una vida por delante y decirle, mira bonito tú no te preocupes te vamos a matar pero no te vas a enterar, un poco de corriente, un infarto provocado te pelamos te descuartizamos y ala para que coman los humanos, si se lo estas contando, primero no  te hace falta que le montes en el camión, que le lleves al matadero, que conozca al matarife, te lo puedes comer en la granja.
Esto es un comentario navideños, y me estoy desviando de lo importante, dejamos las compras, ya hemos comprado y sus consecuencias, sigo comentando los excesos naturales que se provocan con todo el gusto, como las famosas comilonas con los compañeros, que llevas todo el año viéndolos durante muchas horas, pero ese día te da igual, si ayer era un gilipollas, o una envidiosa, o un pelota, incluso un guarro, no importaba, estamos en Navidad y todo se perdona ese día, hasta el peloteo al jefe, si se digna a asistir, si asiste cojonudo señal que paga la empresa la comilona y sino asiste, pues a volver al agujero del bolsillo, pero no importa estamos en navidades.
Después llega el día o días que sabes dónde ir, nosotros los españoles somos o solíamos muy tradicionales, nochebuena en casa de tus padres y fin de año con tus suegros, si eras soltero con tus padres y corriendo a la fiesta, vallas donde vallas, esas noches te pones guapo, aunque algunos no hay forma de ponerle guapo, es posible que te pongas ropa que no te has puesto en todo el año, no importa te la pones y los zapatos aunque estés toda la noche jodido, la cosa es hacer algo que no haces durante el año, ESO ERA ANTES, ahora ni se arreglan ni les duelen los pies, ahora quedan con los mismos de todo el año, alquilan un local(para hacer lo que les salga de las pelotas sin ningún reparo) y al móvil que te crió y a ver quién lo tiene más grande y más moderno(me refiero al móvil), y empezar a menear los deditos en el móvil con la rapidez que hoy parece imposible de controlar me refiero al imprescindible, al más usado, al más tocado, al más leído y al más querido, el que no sé qué hacer sin él, mi íntimo, al que más necesito, solo hay uno y es mi  WhatsApp.

HTC Desire

Que pena antes mandar christmas, felicitaciones, llamadas por teléfono pegado a la oreja, telegramas etc., pero era otras forma de felicitar que valían pero ahora es inviable, tenemos que respetar nosotros los que tenemos todos los años casi cumplidos, pero yo les digo aquí por escrito, como podéis decir que aquello era una caca,(con perdón)cuando no conocisteis, unas navidades como he relatado en este blog y con orgullo y nostalgia UNAS NAVIDADES ALLÁ POR EL AÑO 1945.y en cambio los de nuestra edad hemos conocido las dos épocas, y con todos mis respetos hacia vosotros los jóvenes ,aquella época era más recogida, más hogareñas, con mucha ilusión, más esperada, esas noches podíamos hacer lo que no hacíamos durante el año, como por ejemplo era no ir a dormir a casa el fin de año.
Insisto era otra época y respeto como no puede ser de otra forma, como se celebran estas bonitas fiestas sean de la época que sea.
Perdonar a todos los que celebran estas fiestas de la forma que más os guste, pero yo por mi edad puedo escribir de las dos épocas, dejando detalles para vosotros porque también es vuestra historia, y sobre todo la de vuestros queridos padres y abuelos, seguiré diciendo, que ahora hay algo por desgracia que es: cuando estas fiestas se están acabando quedando el día de Reyes, que esta fiesta si es igual, sea del siglo que sea, REGALAR bonita palabra, sea en el idioma que sea regalar, ¡A mi A mí, he visto esto, yo quiero esto me da igual la fecha pero yo quiero eso, da igual la sorpresa, voy contigo por eso de las tallas, bueno siempre los regalos son y era una ilusión, antes te veías negro para comprarlos tenía que ser esa noche, estabas los días de atrás adivinando que es lo que quería para darle una sorpresa, y vamos que se la dabas, ahora abres el regalo y lo primero, no me gusta el color, me esta grande, este juguete, ya lo tengo, pero todo esto paso y pasara por los siglos de los siglos….AMEN.

Aprovecho la ocasión de unas navidades de 1945 para

que observeis que tebeos se leian

Colección privada donada por Carlos Burgoa

ANTE USTEDES YO INODORO, A SUS “SERVICIOS”

 

La introducción en estos casos es necesaria pues parece ser y creo que nadie ha escrito sobre mi figura o tipo de trabajo que realizo, si parece que hay anécdotas, chistes, cuentos, incluso películas y obras de teatro, sobre todo por lo que significó para los humanos.

Desdé luego yo estoy orgulloso de ser quien soy, yo no soy culpable del diseño color o textura, pero parece ser que me inventaron por el año 1589 por un inglés llamado John Harrington, pues si me invento sería porque es donde hacía sus necesidades cagonas y en aquella época debía de ser otra película.

Tendré que tener bastante cuidado por si mi historia real pueda dañar la sensibilidad de algunos humanos, en particular las damas, que no entiendo por qué, ellas me usan igual que los demás, hacen las mismas cosas que los demás, lo único puede ser, que culogordos en servicios públicos o no se sientan, o pongan papel sobre la tapa, “mi compañera”.07122201_blog.uncovering.org_sanita-turca

Hoy por hoy, doy fe de que me usan y por lo que me comentan mis compañeras, solo en países sin desarrollar no me usan, qué pena pero, así fertilizan, que buena falta hace (en mi país llamado estocaje estas cosas….no ocurren), pero sigamos.

Como no entiendo de épocas o años según ustedes, él diseño tan especial y seguro puede durar eternamente excepto casos como sé, que le ocurrió a un compañero que ya no está entre nosotros, en el país llamado “escombreras”. Como sabe, estamos sujetos al suelo con unos tornillos.  Pues paso qué en un servicio, estando mi compañero tranquilo esperando a un cliente, apareció uno que solo al sentarse y tapar el agujero, el exterior y el interior se quedó a oscuras ya que su enorme trasero ocupo todo el hueco, claro; esta venía con ganas de pelea apretaba y apretaba y con unos movimientos tan bruscos y con ese enorme trasero, que desmonto a mi compañero del suelo, además siguió apretando y apretando, lágrimas, sudores, gemidos, y de pronto a causa de sus terribles esfuerzos ese señor llamado culogordo soltó una ventosidad que se expele del vientre por el ano con un ruido atroz, que vinieron personas creyendo que se había derrumbado el local, cuando todo se calmó alguien pregunto, ¿que cómo y quién ha podido hacer tal destrozo?

Incluido fisuras a mi compañero, pero él no podía comunicarse con los humanos pero a gritos decía: – ¡por favor ha sido culogordo! y si tienen dudas, miren dentro de mi (el desagüe) y vean el morcillón que ha soltado, culogordo aun flota tendrán que despiezarlo para que pase por mi sufrido desagüe ha sido como una violación. Por ello mi compañero desapareció, creo que debían hacernos con tallas como las camisa, xxxx o un gran embudo para esos traseros.

Continuo con mi diseño, soy de porcelana, también los hay de acero inoxidable, incluso han llegado al oro, bueno cada uno hace con su dinero lo que le salga del culo, para eso es culo, para hacer “cosas”, también soy de colores, dibujos etc.

Estamos en el siglo xx y por ello, comprendo que por mí forma y lo que represento no soy bien recibido, solo bien hallado, no me pondrían en una sala de juntas, en un hemiciclo o en la entrega del premio nobel, incluso en la recepción de sus majestades, en la entrega de los óscar, lo comprendo pero cuando me necesitan todos acaban en estos lugares y vienen a desahogarse conmigo y de qué manera, pongo ejemplos, algunos de ustedes vienen del hemiciclo o reuniones y sueltan todo lo que no han podido soltar por la boca y aquí lo sueltan por el culo y de qué forma,unos ligeritos, otros a trozos y algunos de una vez y con sonido, se nota al entrar que se perfuman al salir de casa, pero no dejan el mismo perfume….al irse; los presidentes de cualquier país y en las recepciones que duran una eternidad y se aguantan al máximo, lo noto porque cuando vienen a “volcar” sus penas, si les digo la verdad, sueltan poco lastre, convendría mirar en su ropa interior, porque seguro que habrá…huellas, bien por el estrés o por salir rapidito.

Se imaginan a todos los premiados que suelen ser de avanzada edad dependiendo del premio, hasta llegar a saludarme, entre discursos, recepciones, saludos sobre todo los besitos, estos se dan al principio, van con colonia, cuándo llevan dos,tres o cuatro horas, díganme como estarán algunos de los premiados, cuando los nombran para la medalla, estos van despacito no es que no puedan andar sino porque se les cae “el excremento humano“ solo un poquito para no levantar sospechas aunque algún comensal en vez de aplaudir, se aprieta las naricitas con disimulo. Pero si merezco un reconocimiento a mí trayectoria cular y a otras que todavía no he expuesto “las meadas” o las orinadas por si daño la sensibilidad de algunos humanos, necesitaría otro episodio, pero intentare, exponer algunas de las más corrientes.

Esta la del caballero que sube la tapa, se baja la cremallera, se curva, se agacha, buscando dentro del pantalón su miembro viril que algunos tardan un huevo, ejecutando la porción de orina que se expele de una vez acompañado de algún “pedito,” si sabe que no está solo, se sacude el miembro suavemente con cuidado de seguir, porque le puede gustar y no es el momento y le oigo decirse: – !No hay forma, otra vez la última gota hasta los calcetines!. Y yo me digo:   – No te preocupes que aquí y en el suelo has dejado varias.

Existen otros humanos que vienen con ganas de soltar,se baja la cremallera y no hace falta rebuscar, debe tener el depósito a tope, suelta su líquido tan fuerte que da en todos los lados menos en el agujero, enfunda su pinganillo con cara de satisfacción y se larga orgulloso soltando un pedo y dejando el suelo como si el techo tuviera goteras orgulloso y chapoteando su propio pis.

Ahora la que entra me gusta más; “las damas” observó lo primero que hacen antes del ritual, es mirar sobre su espaldas antes de cerrar mirar alrededor si hay algo para colgar el bolso, si lo hay bien pero sino hacen el servicio con el colgado al hombro, siguiente paso, ver si hay papel si lo hay estupendo, pero si no lo hay a rebuscar en el bolso o bolsón, algunas parece que han ido a un banquete o buffet y llevan en el bolso un menú, la que busca y rebusca consigue premio, pañuelitos clinex y en bolsón varias servilletas del banquete.

Tenían que ver ustedes, las caritas que ponen, por el hallazgo, es como cuando encuentras algo que habías perdido hace mucho tiempo y te aparece cuando menos te lo esperas o como cuando pierdes un décimo de lotería, premiado y lo encuentras en el cajón donde guardas las bragas por eso de la suerte, empieza el rito ojea la tapa que esté limpia, sino esta que casi nunca esta, ponen el papelito que al sentarse suele caerse, total; que al final lo hacen casi de pies, bueno como son muy finas y limpias, pero hay algunas que son de físico pero de trasero, se parecen a las hermanas de “culogordo” lo que sí es vedad que lo único que hacen fuera de mí, es el pedito finito que se “escapa” excepto a las hermanas de….” culogordo, que es imposible el salir sigiloso no puede, por tener que recorrer el camino desde el ano al exterior de las nalgas, perdonen mi vocabulario pero es que me he criado en lugares que concurren seres de todas  las edades, géneros, estado ,extranjeros, no entenderemos su idioma, pero si todo el mundo hablara por el culo, no habría ningún problema en entendernos, pero si algunos lo hacen, y son los más (cagones de la humanidad) y a estos apestosos no los….necesitamos. Por todo esto es mejor que nos quedemos como estamos.

Después de tanta charla continuo, se me olvidaba comentarles que en los países nórdicos donde hace mucho frío o nieva, el redondel del inodoro esta calefactado.  Mi nombre está en consonancia con mi trabajo y según el diccionario de la lengua española, es posible que haya una información que no coincida con la realidad, pero es bueno que el que ejecuta mis memorias las exponga y serían estas: (gracias Carlos mi mentor que tambien me usa)

INODORO: Dícese que no tiene olor, también aparatos que se colocan los excusados para evitar el olor

EXCUSADO: Retrete  común o separado del uso común.

RETRETE: Cuarto retirado donde tenemos los vasos para exonerar, él vientre.

EXONERAR: Aliviar o liberar de peso hablando de un órgano digestivo. Sección desagüe del inodoro (esto no se entiende), buscamos: TAZA y dice, vasija pequeña para tomar líquidos (pues estaríamos apañados si hacemos caso del diccionario). WATERÉS: el diccionario de la lengua española no lo reconoce ya que es retrete, en otro idioma y claro esta aunque todos signifiquen lo mismo, escogeré los de mi país, (más vale un culo conocido que muchos sin conocer).

También, como sabemos los de nuestra edad, en mi diseño pueden ser 30 o 40 años pero hemos existido siglos con otros diseños o formas pero todos con el mismo fin, algunos no entran en mi memoria, los que sí pueden ser, serán estos compañeros al aire libre.

Este procedimiento da fe el que me está escribiendo mis memorias, porque lo ha vivido en su propia necesidad se podía llamar “fertilización mierdera”; consistía en un apretón en una excursión y tener que soltar lastre en campo abierto, debe ser para el humano sentir la hierbecita, acariciarte las posaderas, pero también te puedes pinchar o que te pique cualquier bichito que luego presumes de tener los genitales más gordos del planeta, si eres un hombre claro el otro problema es, la limpieza sobre todo para las féminas, aparte que no me imagino como descargan, pero seguro que lejos del personal llevando compañía fémina y el resto pues como casi siempre de pies y la limpieza o bien llevas bolso pequeño o bolsón, los hombres, pues con una piedra, una rama de hojas suaves que hallas visto antes, incluso si llevas o encuentras un papel si es escrito pues que bien de paso te culturizas.

En otros casos que también da fe este escritor es ir a una finca de una aldea con un caserón sin retretes. Si querías desocupar, pues ala! al patio, te llamabas al dueño y le comentabas tu intención de ir a hacer tus necesidades, este señor te daba una espada enorme, el extrañado le dice: – Oiga señor, ¿porque me da un arma?, pues muy sencillo porque mientras usted caga, tendrá que luchar con los cerdos gallinas y un pavo, lo que no se si este hizo caso o se jiño, en el salón…..será otra historia (si queréis más información sobre los utensilios que se usaba en España años de la postguerra, podréis leerlo en el episodio que mi biógrafo lo expuso en “UNAS NAVIDADES EN EL AÑO 1945” .

Ahora vamos con la monarquía, en la edad media o entera, pero en aquella época el rey tenía en la sala de honor donde se recibía al pueblo, monarcas, incluso ejecuciones y desde luego los famosos banquetes, pues bien estos reyezuelos solían tener bajo sus tronos unos recipientes con una tapa agujereada para el paso del culo del monarca que se hacía a medida según fuera su trasero claro, que había sillones enormes pero eran para personajes “culogordo “que ya conocemos, pues bien dependiendo de los acontecimientos, así limpiaban el recipiente; cuentan que en una recepción y después del banquete con un menú del día que a los monarcas les gustaba y era: frijoles con habas, con un puré de repollo y coliflor, después media o entera pierna de cordero con guarnición de cebollinos y patatitas y todo regado con abundante vino, pues bien un día el comilón, tenía una reunión importante, tenía muchas, pero esta, era la más importante, (sino como damos caña a mis memorias) según cuentan algún observador que veían al rey molesto (no me extraña con lo comilón que era y el homenaje que se ha dado) y los invitados esperaban lo peor,ya por experiencia y castigo:

Los reyes solían llevar ropa larga, bien para tapar sus delgaditas piernas o bien para no llevar ropa interior,el caso es que sentados en el trono estaban que ni pintados, en el suceso que exponemos, para acabar este capítulo, el rey según estaba escuchando al orador, sin atención porque las tripas le reclamaban su disposición a salir, como sea, el rey de esas tripas, mirando al frente sin pestañear, entornando los ojos y apoyándose, sobre el sillón mando que sonara el himno nacional sin venir al caso, los más allegados sabían los motivos pero calladitos estaban mejor, soltó bajo los faldones una “traca “o “mascletat” de reales pedos, que solo la reina aplaudió a la acción a su marido porque el himno dejo de sonar antes del pedorreo, todos los súbditos, como eran unos pelotas, casi como ahora, no solo aplaudieron al rey, sino al sonido de las piezas que faltaban de salir, bajo los sillones que según iban cayendo al recipiente y los fluidos, se escapaban entre los hilos, unos fluidos con un olor como a “caca podrida”;  ¿qué paso?, pues que todos los que podían se iban ,aunque les costara la vida, algunos lo preferían, al estar más tiempo en esa sala, que según comentan los que vivieron, que el rey y la reina se marcharon juntitos dejando la sala con la guardia real con máscaras tapándose sus enormes narices consecuente del enorme tiempo que llevaban ejerciendo en palacio, poniendo orden y levantando a los que estaban desmayados.

Lo que si sabemos que los que estuvieron cerca de allí, oyeron decir que el recipiente que el monarca casi lo llena de una atacada, no encontraron al limpiador que lo hacía a diario, parece ser que se “suicidó”.

Quisiera aprovechar, si me permiten que acabo este capítulo rápido, en explicar cómo funcionaba el aseo de los Reyes, mayordomos y resto de súbditos, los reyes que solían vivir en la parte alta del castillo, se lavaban y bebían con el agua que les traían, tenían un agujero preparado para que las aguas sobrantes de toda la que sobrara se canalizaba a la planta inferior y así hasta la más baja no solo de piso, sino de clase ; no quiero ni pensar cuando se lavaban los culos y más llegarían a las plantas inferiores, tan limpias como la patena pues, permítame que les diga que NO.

Dejemos a los reyes tranquilos que para eso son reyes, si la memoria no me falla y recuerdo lo que me dijeron mis compañeros de fatigas que en el siglo VI antes de cristo y en la época de los romanos , me parece a mí que ellos fueron los promotores de que cagarais a gustito, este monarca llamado Tarquino, mandó construir unas 1000 de las famosas letrinas en aseos públicos, vaya idea más genial que hizo, de esa forma podíais comunicaros con vuestros vecinos cagones, entablando amistad, firmar contratos, hablar del tiempo, si te conocía, que tal tu familia y tu hermano sigue de gladiador, dar un pésame, por algún familiar cristiano, total todas esa cosas que soléis hablar los humanos.

Estas letrinas solían ser de mármol, dependía del estatus social, según mis noticias, estaban formadas por bancos corridos con agujeros para sentarse, los culos normales,  pero para los culogordos se hacían separados del resto de cagones ya que además del espacio, al ser públicos también había clases y creo que en aquella época si eras “culogordo”…eras rico.

Bajo dichos agujeros existían unos canalitos que la corriente de agua arrastraba la diversa materia fecal, para terminar este capítulo de letrinas públicas yo con mi experiencia de observar a mis clientes sus posturas, sus gestos, sus alegrías , incluido sus ventosos ruidos, no me quiero ni imaginar en el caso de letrinas, que tienes un cagon en cada lado y cada uno de su madre, (porque de su padre había que adivinarlo,) como podías empezar una conversación, un negocio, con gestos de estreñimiento palabras entrecortadas, con los ojos en algunos casos en blanco y por último y más extraño sobre todo limpiarte el culo en compañía de algún jefe o un amigo reciente incluso de algún vecino que no te llevas muy bien, por culpa de sus mujeres (de ellas no quisiera comentar nada, no será por ganas, de las letrinas por respeto a estas especiales cagonas).

Termino con la limpieza de culos, pare ser que, existía unos palos de madera que llevaba en el  exterior una esponja de mar, madre mía(que sería de porcelanosa o roca),no me imagino que algún cliente saliera urgente ,porque su mujer estaba pariendo, en aquellos tiempos lo hacía sola.

Él quería estar presente, aunque en este caso con el culo sucio, se le olvido de ir a la “parolera “lo que no sé cómo le recibiría él bebe al apestoso cagon. Sigo con mi paciente escritor que estará, de la caca hasta las trancas, me dice que siga que el tema además de guarro es curioso, pues sigo en este caso me pilla las famosas tazas turcas. Creo que se inventaron parecido al de las letrinas en España todavía, pude haber algunas en uso pero creo que son pocas, a estas compañeras las hemos sustituido nosotros los INODOROS lindo nombre ,las letrinas se pusieron en todos los lugares públicos, cines, teatros y sobre todo bares, simplemente eran como un plato de ducha la diferencia era un agujero y unos apoyapiés todo eso en material cerámico pero nunca como el mío,el mío es brillante (ya lo comentare) tenía en la pared un tubito para el desagüe antes de plomo no solo valía para arrastrar lo que caía de cualquier culo, este tipo taza valía para todos los traseros incluido “culogordo”, en estos cagaderos tenían un pequeño problemita que tenías que ser como un pistolero, donde ponía el “ojo “ponía el “tronquito “casi nunca atinaban, y dejaban señales, “luminosas”, qué no iban a parar al agujerito, también tenías que mirarte los zapatitos o la ropa, porque a lo mejor te podías llevar un regalito, pero era seguro según me cuentan que lo que te ibas siempre era con los zapatos esto sí que me cuentan, que era imposible evitarlo, yo aunque normalmente no pienso, pero opino yo solo, que igual que en sus mezquitas, te tienes que dejar las babuchas fuera, pues para entrar, en sus retretes, podían ponerse para hacer caquita las babuchas que ellos dejan fuera, pero esto es un pensamiento de un simple inodoro.letrinas romanas2

Me recuerdan mis compañeros que saben de esto que había otro problema y este, era igual para los hombres que para las mujeres. Era que acababas cuando terminabas la faena y salía el agua para limpiar lo que habían soltado, tenían todos la ropa empapada por detrás, además del culo si seguías en cuclillas y algunas personas necesitaban una grúa para levantarse o una ama de llaves con máscara incluida.

El otro problema que tenían, ese sí que era exclusivo de las damas pues la mayoría de estos retretes no tenían pestillo y hacían sus vaciados, una mano en la pared y otra en la puerta…que cruz! alomejor merecía haber nacido en mi época aunque este problema será casi eterno en algunos sitios y ahora para acabar este pasaje les pregunte a mis compadres como se limpiaban el trasero, cuando no había papel, lo que  decían algún ciudadano y además presumía de que era el más limpio de todos y consistía en limpiarse el ojete con la mano y el agua que se usaba para desatrancar el agujero, pero estos señores y opino como un inodoro que por eso rezarían con las palmas de la mano boca arriba e incluso si tienes que saludar a un amigo, es mejor darle un beso o rozarse las mejillas, estos comentarios solo son de una pieza de porcelana, no humano por si acaso.

Comentare que el que escribe mi histeria me comenta que a él le paso donde trabajaba que hicieron un proyecto de cerca de 1000 viviendas por esas zonas o países y me dice mi interlocutor, que no se acuerda bien de qué ciudad era, que el proyecto se hizo en el año en el 1968 e incluía en todas las viviendas un aseo con tazas turcas. Como nadie comento nada, se mandaron los planos y al cabo de un tiempo los devolvieron al departamento del proyecto con una nota diciendo: “todo está perfecto, solo hay un error  muy importante para nosotros y fue que las tazas turcas no miraban a la Meca”.                                                                                                 

Ahora me toca a mí. Ya era hora estaba deseando contaros mi historia. Empezaré por ver mi diseño, que a mí me parece más lógico y limpio, que de todos los que hemos expuesto, aunque lo de limpio habría que exigirlo a los que con todo el cariño me pongo a sus exigencias día y noche sin descanso, solo minutos para que  mi hermana la cisterna limpie las zurraspas, el pintado interior al duco y no expresamente de pintura, el dejar el morcillón con caldo y que se va tan campante, porque no puedo despegarme del suelo, porque si no le cogía y le metía de cabeza en contacto con el morcillón y dar la orden a mi hermana la cisterna que desagüe y además que suelte la tapa de dicha cisterna, para que le dé en el cogote y meta más la cabeza.

No quisiera ser tan malo pero a este “cagon de mierda” siempre hace lo mismo; luego llega un culo fino y a ver que hacemos. Bueno esto no ocurre  siempre, sí dejan mi salón sucio papeles, colillas, compresas, algún regalito de un bebe que él no tiene la culpa, y hay quien deja cosas, para no contarlas, solo los empleados de la limpieza en un sitio público cuando lo ve y lo recoge le oigo decir: -!Sé lo podía poner en su casa, que asco!. Cuando el sacrificado empleado llega a mí, le observo que me limpia con orgullo y me deja limpio como los chorros del oro. No entiendo este dicho porque el horror está bajo tierra y sale más sucio que el culo de uno que yo sé.

Comentare de pasada de cuando en los hospitales me vuelcan lo que descargan los pobres enfermos. A mí no me importa, solo pediría a quien le corresponda, qué procure que la cisterna hace un ruido espantoso cuando descarga, mis hermanas las cisternas, están totalmente sordas, no descansan cuando están un poco tranquilas, ala! la descarga de agua otra vez , lo que se refiere a mi yo prefiero el calor de un buen culo calentito a esos recipientes tan fríos como “las cuñas” claro está, tampoco deseo que venga por aquí un culogordo, sordos con la cisterna y ciego por el culón pues apaga y vámonos, también me vacían, hablo del hospital las botellitas que ponen a los hombres que luego lo vacían en mi agujero.

Cuando veo ese artilugio donde los varones introducen según oigo, cuando el portador de la mediata es un macho, muy macho vaya hombre, que curioso, la que viene a vaciar el pis del adonis de ojos azules (lo de los ojos, lo dijo ella) y yo desde mi sitio la veo llegar, alta, rubia, labios rojos, bata blanca… antes de llegar a vaciar, se mira al espejo, da un suspiro, mira atrás para ver al ídolo caído y le guiña un ojo y el pis lo vuelca casi como si fuera suyo, se va, cierra la puerta y….aquí acabo, pero ahora el mismo sitio otro momento en la cama, otro enfermo viejo, mala cara sin afeitar, sin visitarme en tres días, la dentadura en el cajón, poco pelo y además protestón, toca el timbre, diciendo: – ¡Enfermera quisiera orinar!, en ese momento, me acorde de aquella modelo de enfermera, me preparo para saludar, pues uno aunque sea de porcelana entiendo de físicos y sobre todo de culos, se abre la puerta y apareció para el viejo una enfermera que yo dude si era mujer o un hombre; era bajita , piernas gordas lo que se veía zapato ligero que asomaba unos juanetes como nueces, pelo entre pinto y Valdemoro ósea ni limpio ni sucio sino todo lo contrario despeinada como si hubiera estado debajo de un helicóptero, gafas, me pareció que dichas gafas se apoyaban en una verruga pequeña, pero matona; no sigo porque yo estaba loco por que cerraran la…puerta lo que no se si el enfermo, y en esas circunstancias haría pis en el artilugio de cristal, o por la…ventana.

Sigo con lo mío, como todos, lo que yo más deseo, es tener un culo limpio sentado, normal no culogordo, una buena meada, que caiga al vaso, incluso el sonido cuando cae, el misil y luego, mi hermana, realiza su trabajo, sin problemas esto sí que es una gozada.

No perderé mucho tiempo, con los famosos orinales, antes se usaba mucho bajo la cama, los había, hasta decorados, eran una monada, pero estos tazones más bien, para bebes hasta 3 o 4 añitos, lo que ocurre, con esa tradición, que él bebe, nos odia, no quiere ni vernos, hasta que sus padres hacen caca con él y así el niño aprende, no solo a usarme, sino a distinguir el olor a …Mierda. Al niño ahí que el inodoro no es el coco sino para “caca”.

Desearía decir a todos que tienen la costumbre de dejar la “tapa” levantada, qué por favor, lo eviten, un servidor me hicieron para soportar las inmundicias, pero los humanos no, sobre todo los regalitos de los demás, por lo tanto la tapa debe de estar siempre cerradita.

Pondría ejemplos: un obrero o un soldado sin el casco, si llueve sin paraguas, no llevar el cinturón del coche, si se le olvida las bragas al agacharse, si a un abuelo se le olvida la dentadura y tiene chuletas para comer, al que se le olvida el preservativo y luego si la pareja engorda, qué no diga . Por comer tanto, todos son ejemplos de vuestra vida, la mía es la de tapa….bajada.

Termino que ya es hora, aunque yo lo pase bomba, espero que ustedes, también pues es de lo que se trata.

Pondré más ejemplos, de cómo  veo desde mi entorno, los diferentes, casos de mi uso (que nadie se salva). Un día bastante tranquilo, es posible que sea “fin de mes” y comentando con mi hermana la tapa y mi hermano el asiento, como fue el día anterior y como será hoy, nos interrumpe la llegada algún cagon que viene con una velocidad endiablada, mano en el cinturón, con escape anal así como “tras, pum, pum, tras”, creíamos que el que venía, era un coche fallándole las bujías pero no era un cagón, sube la tapa, a calzón caídos sienta tapando todo el vaso y a oscuras.

Muchas veces me he preguntado que serán esas bolitas que les cuelgan a los hombres y a las mujeres no, yo he pensado que son los ojos para no perder de vista a al arrugado colgante. Dicho cagon observo que cierra los ojos, sonríe, suspiro y después calma !creí que no llegaba!. Doy fe que, lo que soltó del museo, no solo por su pintura, sino por el olor, rogué que bajara la tapa, pero luego dude, porque esta “cagalera” se encontraba en trance, alomejor la bajo, pero yo y mi familia estuvimos fuera de combate, lo que se dice kao .

No tengo que seguir pero creo que es necesario, estamos con la señora o señorita, qué suelen ser muy “delicadas “para los preparativos, papel sobre el asiento con servilletas o clinex ósea no rozar sus posaderas pero lo bueno del caso que después , pedorrean, se tiran soberbios pedos y después como todos cagonas y además culo gordo, cuando vienen en el plan de sufrir estreñimiento, tienen que usar un cucharon o silbar para que salga el “pajarito o el mochuelo “ se imaginan dónde van los clines, el papel, pues, unos dentro de la taza y otros, en el suelo y su postura, medio culo fuera y el otro dentro, sudores, reparación agitada, pensando que comida le había producido el atasco, yo creo que son machaconas pero las crearon así, lo que no voy a comentar por pudor las “almorranas “ sé que duelen, pero nadie dice que las tiene solo lo sabe el Sr. Ano.

Bueno ahora le toca al señor, que solo viene hacer “pis “madre mía (inodora) algunos les gusta que suene, a otros no pero hazte meón le gusta y de qué forma, le gusta dirigir su meada formando círculos por dentro de la taza, esa es su intención, pero o es corto de vista, o su “cosita con pellejo “no llegué más allá, y además cundo cree que ha terminado, se sacude el pingajo y pone todo perdido, incluso sus pantalones grises para “más inri” entonces, viene lo bueno, para nosotros el meón, se mira una y otra vez, intenta secarse con el pañuelo, que listo, intenta algo que nosotros intentamos verlo más de cerca es secarse con el secador de manos, fue de película la postura del meón, hasta que llego otro meón o cagon, que le miro y dijo: – ¿pero qué hace? y el meado dijo con tola la jeta: – Nada es que me he mojado al lavarme las manos, y no se dio cuenta que los lavabos llevaban días rotos.

Ya por ultimo daré una pasada sobre los cagones, que parece que en vez de desocupar vienen a leer el periódico, revistas, autodefinidos, sopas de letras, incluso sudokus, suelen venir silbando, no tienen prisa, incluso canturreando, me tengo que preparar porque, una vez vino uno además de tirarse caí una hora, soltó un paquetito, como la manga de un abrigo, no veas hasta que se ahogó el “señorito “ese, señor termino, se fue alegre, contento, con los deberes cumplidos y la sopa de letras sin hacer, desde luego la sopa, no la dejo pero las letras, todas y además …mayúsculas.

Quisiera, agradecer vuestra paciencia, se trata de explicaros mi experiencia, mis anécdotas mis deseos y esperando noche y día, no tengo fiestas, no tengo cumpleaños, no tengo menores, aunque, una vez estuve, a punto de adoptar un “orinal” pero se me quitaron las ganas porque el menor, vería cosas, no aptas para su edad, intente también, unirme a una “cuña” pero pensé… con la falta que hace falta en un hospital, como la voy a tener conmigo, me conformo tenerla como la tengo colgada en los baños y me hace compañía al final, tengo lo preciso, no soy caprichoso, tengo a mis hermanos, mi hermana mayor la tapa de la cisterna, solo nos llevamos días, mi otra hermana la tapa de mi taza y por ultimo mi hermano el asiento, este junto con la tapa, suelen desaparecer, de vez en cuando, suele ser cuando, mi amigo de fatigas “culogordo “ los usa muy a menudo, pero enseguida vienen otros hermanos pero estos, son….hermanastros.

Yo sigo en mi sitio, esperando, futuros portadores, estoy obligado a escuchar de todo a llenarme de todo y que después me limpien, esto me encanta, me hacen cosquillas y además me perfuman con detergentes……..Siento si alguna vez, en mis relatos haya dañado su sensibilidad, pero soy un simple INODORO, y no pueden esperar de mi nada que no esté relacionado con la caca y el pis .Por ello estoy encantado de servirles y que sepan ustedes, los seres humanos, que he estado, estoy, estaré…………. “A SUS SERVICIOS”

Quisiera agradecer a mi escritor, su paciencia, sus interrupciones, sus momentos cuando estábamos juntos, las mascarillas que ha usado, oír ruidos desagradables, que en algunos casos ponerse tapones en los oídos y en las narices, ver culos de todos los tamaños, lo que sí ha sido, es el relacionarse con gente de todas las categorías y país también; ver bellezas, actores, reyes, presidentes, papas, deportistas…y sobre todo a CULOGORDO, que sin él no hubiéramos podido acabar la historia completa y también los cagones, los meones a la mujer de la limpieza, el fontanero, a todos ellos MUCHAS GRACIAS (no se las doy, desde el centro de mi corazón, porque yo no tengo ese órgano, pero tengo un desagüe que si no funciona ………………….adiós culos míos).

Me llamo inodoro, tengo aproximadamente siete siglos, tuve compañeros fieles como: el bidet (bajito pero matón), la bañera, (grande pero con un gran “fondo”), urinario de pie o de pared (tan recogiditos), el plato de ducha, (“baja de forma”) y por último el lavabo mi seguidor a él le doy las gracias por tenerle cerca. A todos les dedico mis memorias con mi …desagüe.

       Muchas gracias                                                                                                                   inodoro_urban                

 

 

 

LA COMPRA DE MI PRIMER COCHE

 

Lo que voy a contarle le paso a un servidor y el de ustedes, todo empezó, con mis tres compañeros de trabajo, decidimos cambiar de coche, por ello sorteamos quien iba a ser el que fuera a los respectivos concesionarios y traer información con catálogos y precios me tocó a mí yo tenía echado el ojo, al MG O Morris otro el Seat el otro Renault y el ultimo el Simca, el ultimo coche que fui a ver fue el mío(que me lo deje para el ultimo para recrearme más la vista).

El vendedor con cara de inglés y viendo mi cara de español ilusionado, vimos los que yo decia,pero me parecieron muy grandes y muy caros baje la guardia,el se dio cuenta de que se le iba una gratificación me comento como si fuera un secreto de estado y a la oreja;como no quiero que se valla disgustado le voy a enseñar unos coches que llegaron ayer(joder que casualidad)y salen al exterior en España dentro de unos días, “hostias” pensé el único español que tiene un coche ingles voy a ser la admiración de todos los españoles,me llevo a un garaje de ellos y allí perdí la cabeza los pies y mi honra, me enseño el coche que sería el de mis sueños estaba colocado entre cuatro hermanos,antes de llegar a ellos encendió unas luces de escenario e ilumino al coche que iba a ser mío ¡UN MINI¡ .

Precioso marfil techo burdeos, tapizado en cuero negro por dentro a mí no me parecía pequeño, total le dije como si fuera mi hermano quiero ese por favor véndemelo solo a mi yo creo que el vendedor diría (ya tengo la gratificación gracias a este pardillo)no es que el coche fuese malo sino que con los coches que había de ese tamaño en España y más baratos costaría mas vender uno ingles original,bueno al final el único que se compró coche, fui….yo.

Como iba a perder la oportunidad de comprar uno de los cuatro coches llegados de Londres y me convenció el medio ingles,como estaba en las nubes baje de ellas y le oí decir la palabra más linda de todas y era; venga usted a recoger su flamante coche dentro de quince días le llamaremos y tendrá que ir a recogerlo al garaje de Padre Damián en Madrid, yo me quede triste, desilusionado, decepcionado, frustrado, ósea quería el coche ¡YA¡ quería tenerlo entre mis manos abrazarle limpiarle tres veces al día,deme aunque sea el de la exposición voy a buscarlo a Londres me dieron ganas de cogerle de la solapa y zarandearle, hasta que me diera mi mini,

Lo descarte porque media casi dos metros unas espaldas de armario y un cuarenta y seis de pies, como me vio tan excitado, dijo: bueno le llamare lo antes posible para decirle cuando estará listo su “precioso coche”Dios mío cuando dijo “su coche” casi me desmayo, no le di un abrazo porque mi cabeza iría a su bragueta y mis manos al culo, me entrego una tarjeta maravillosa,que la di más besos que a mi esposa (bueno en sentido figurado) salí del concesionario desolado mirando por fuera al coche de la exposición (porque el mío estaba en aquella discoteca-garaje iluminado para futuros compradores)y desde el escaparate apoye mi gran nariz y manos en la luna de cristal sin perder de vista al coche de la exposición, dejando las babas y algo más sobre la luna y yo creo que si hubiera visto a alguien subirse al coche entraría y le daría una paliza (si es más pequeño que yo) me aleje cabizbajo, no falto la lluvia(en estos casos siempre pasaba te empapabas y no te dabas cuenta)por el camino al metro, no cogí la estación más cercana para flagelarme y pensé; “si voy al garaje donde esta” y me lo llevo despacito y en silencio.

Me despertó el claxon de un coche, en mitad de la calle, casi me pilla, no me importo, que me pillaran, sino, como iría a recoger el bólido, porque estaría sucio, tendría huellas y yo lo quería nuevo, impoluto virgen nacido solo para mí.

Creo que estos pensamientos que ahora pueden parecer exagerados en los años 1970 casi era normal era tú primer coche nuevo en el mercado total algo “sobrenatural” seguimos en aquel año, ya de camino a mi casa me decía,convenciendome yo solo, cuando le tenga en mi poder no dejare que lo toque nadie y menos subirse en él.

Subí corriendo a casa le enseñe la tarjeta los catálogos a mi amada a mis dos hijos (uno de dos años y otro de dos meses) el mayor lo miro y siguió jugando, el otro me hizo una pedorreta eran y son encantadores y luego a ELLA mi querida esposa, como siempre guapa sonriente la enseñe el catalogo, la di una disertación del diseño color etc, no sabía más lo primero que me dijo fue parece bonito ¿No es un poco pequeño?

Lo sabía mire al techo por si había goteras, no eran goteras era una ducha de agua fría, intente convencerla como pude como iríamos dentro del coche, total no la pareció mal y después de darla el tercer beso del día me dijo después de vigilar a los niños, “vale si te gusta a ti pues adelante” y después la frase más perfecta y la más inteligente, la que yo no esperaba(bueno si soy sincero si la esperaba) cogí al pequeño para sujetarme o para darle un beso y la pregunta no tardo en decirla ¿Cuánto cuesta y cómo vamos a pagarlo¿bonita pregunta justa y acertada de una perfecta esposa y madre yo tragando la poca saliva que tenia, la conteste como si no tuviera importancia y mirando a mi hijo mayor para  que me echara una mano pero el mamon(con todo mi cariño) ni me miro estaba a lo suyo era muy jugeton,asi que la dije –pues haciendo horas extras querida, te parece bien.

Y dijo después de hacerle una carantoña al pequeño Ramón de dos años “TÚ SABRAS” espero que todo salga bien, pensé abrazarla,besarla regalarla una joya, llevarla al teatro,una buena cena solos etc,etc,pero pensé (pero si todo eso ya lo hemos hecho menos lo de la joya ella no era amiga de esas cosas) así que lo que hice fue darla un beso y darla las gracias y ella sonriendo me miro y con coquetería cogió al peque y se fue a su habitación.

Pues salió todo bien muy bien todo este trámite normal en una familia tan unida como la mía yo estaba y estoy orgulloso sin ellos no hubiera podido vivir.

Después de el examen familiar la vida seguía igual, yo llevaba el catalogo del mini hasta en el retrete casi en la cama se lo enseñe con charla incluida a mis padres, mi hermana primos tíos, suegros al portero vecinos amigos carnicero pescadero panadera y sobre todo al del banco, hasta un matrimonio que pasaba por allí, mis compañeros se compraron después otros coches y yo me decía convencido, estos son clásicos siempre lo mismo ya verán cuando me vean montado en mi flamante mini(me vino como un escalofrió al decir mini) pensé creo un poco imbécil que mis compis dirían “queremos vender los nuestros y comprarnos uno como el tuyo es muy precioso”

Parece un poco pequeño que suerte tienes, y en realidad ahora con la cabeza fría hubieran dicho, que creo lo más acertado ;”valla coche que se ha comprado más pequeño que un gua no sé cómo meterá a su familia alguno tendrá que ir en tren estamos tristes de que fuera el a los concesionarios por culpa nuestra, el gigantón inglés bien le ha liado” pero eso son pensamientos y la realidad fue que me llamo el inglés y me dijo ; después de saludarme,preguntar por todos y desearme un feliz día la palabra soñada “puede venir a recoger su coche, mañana a las diecisiete horas”(se veía, que era medio inglés, en España, puede venir cuando, quiera en horarios de taller)ahora venía el dilema de cuantos seremos para recoger el coche, claro está, después de la paliza que les di, ellos también eran propietarios, fuimos mi padre mi madre(en su coche 4L Renault) mi amada y los niños, pobrecitos que cruz ese día no dormí no comí no hice el amor, si hice caca varias veces, estaba matado pero contento, allí estaba erguido limpio aseado con colonia feliz un poco molesto con el culo, pero para eso era culo todos en fila india risitas bromas palmaditas tenía cardenales, en la puerta del garaje y en recepción aparece un señor con traje de Morris y dice; señor Burgoa le doy la enhorabuena vamos a entregarle “SU COCHE” síganme.

negro

Le seguimos fila india, mi esposa y yo de la manita, lo que note en el taller fue un fuerte olor a quemado, humo pero me dije (normal tío están en un gran taller) cuando llegamos al estacionamiento tropezando los unos con los otros, había cuatro coches minis colocaditos en fila paralela con los morritos mirando al comprador y todos nosotros con caritas de “vacas mirando al tren” de frente al que iba a ser, mi ídolo en el momento cuando abrí los ojos el recepcionista, alargo la mano como si fuera un paso a nivel y tocando el morro de uno de los coches se tuvo que agachar, salto de inmediato nos separó del coche que salia un humo denso y negro, y oí la frase que nunca piensas que puede ser o quieres oír; APARTENSE QUE EL COCHE ESTA ARDIENDO POR DENTRO DEL  MOTOR.                                                                                                                                                                                          Salía humo negro bajo el capo y un servidor despavorido con las dos manos tapándome la asombrada cara, diciéndome: – “ Por favor, esto no me podía pasar a mí, no me lo merezco después de las veces que he soñado con él!. Las promesas que había hecho de cuando tuviera el coche, como no meterme el dedo en las narices, no comer tantos dátiles, etc. Ahora me pasa esto.

Todos estábamos pegados a la pared, no podíamos estar pálidos, porque el humo nos puso la cara negra, al operario no le veíamos, no sé si por no aguantarme o por vergüenza pero no estaba entre nosotros y el humo, estaba con un extintor no inglés apagando el leve fuego bajo el capo poniendo el coche entre negro y blanco, es más el capo casi sin pintura.

Yo estaba solo entre el “bombero” y el chamuscado mini, quise ver más pero tropecé con el extintor que estaba en el suelo y fui dando tumbos hacia el coche para al final choco con el empleado y los dos agarraditos directos al capo del coche. Uno sobre el otro fuimos a caer sobre el caliente capo y cada uno como pudo salto a un lado del mini con las manitas semi quemadas y al incorporarnos entre el humo, alguien del taller que nos levantó, pudimos vernos, parecíamos los gemelos “Baltasar” yo no vi a mi familia y el a la suya porque de la suya yo sin querer me iba a acordar mucho.

Total, cuando el humo se despejo (una media hora larga )todo se acabó y el ambiente se aclaró, vinieron las explicaciones, los justificantes, lo de usted perdone, lo de no sé cómo ha podido pasar(nunca lo supe) la única explicación era; como por este coche pasan todos los cables cerca del motor bien protegidos (me dije pues vigilen porque el que los probo se fue a tomar un té).

El pobre empleado que seguía con la cara negra ; así disimularía su sonrojo, comento; se probó todo, pero se dejaron el contacto puesto y las luces y pensé yo; claro también la tostadora, la batidora y el horno, pero que excusa más inglesa, seguimos escuchando con las caras de un limpia chimenea, vino un señor también muy elegante pero con cara limpia y nos llevó a mí y toda mi familia hasta un despacho para decirnos que; primero que me lavara la cara que no sabía con quién estaba hablando si con un negro o un blanco; le dije:

 “No se preocupe, yo nunca he tenido problemas raciales” ,así que siguió diciendo no se preocupen que el coche quedara mejor que nuevo, se llevara a Londres, lo revisaran de arriba abajo y pensé… en color negro (pues con lo bajito que es el coche lo harán en diez minutos) le aseguro que este coche, estará en perfectas condiciones.

Lo primero que le dije fue: -“¿Por favor donde podemos lavarnos las caras?; nos parecemos a la familia de Baltasar, asearnos un poco y cambiarme de traje si me deja usted el suyo (fue un pensamiento).

Así fue, lavaditos, cepillados, perfumados y yo con una mala leche…Mi familia fuera del recinto. Le conteste: -“Mire señor, yo no quiero un coche chamuscado , yo quiero otro, no sé si las lágrimas eran del humo, o por la pena que tenía, como iba a contar a todos, lo que había pasado, después de la paliza que les he dado, no tenía consuelo, pensé… denme un látigo y me “flagelo” denme el coche que está al lado tan limpito tan nuevo, tan virgen, no el mío tan ahumado, oliendo a lentejas quemadas que no, que no lo quiero . Pero el señor me contesto:

¡Mire usted joven! (él pensó que con llamarme joven ya estaba solucionado, yo no ignoraba en ese momento los años que tenía y con la cara tan sucia no sabía si era yo o mi hermano).

Tenemos que llevar el coche a revisión buscar culpables y le aseguramos por escrito que si su coche tiene algún problema le entregamos otro y además todas las revisiones que haga usted en un año serán gratuitas. Me dieron ganas de decirle;-Se mete el coche por el culo porque creo que le cojera como es pequeño y además los pedos que se tire después durante un año le saldrán “negro humo” y termino diciendo y además caballero; si es usted tan amable todos los daños en sus ropas, tintes lavadoras o compras de vestimentas trae las facturas y se las abonamos con mucho gusto.

Le di las gracias pero me dieron ganas de darle un abrazo pero no por agradecimiento sino porque a si le dejaría marcado en su elegante traje “Príncipe de Gales” las marcas negras de mis manos y la barbilla de mi negra cara. Pero no fue así, hable con mi padre, le pedí consejo y me dijo que aceptara porque este coche tendría más garantía que ningún otro, sabio consejo que con el tiempo se demostró.

Me lo entregaron a los veinte días, adelgace, veía poco la tele (tampoco había mucho que ver) hice poco el amor, (bueno de eso no me acuerdo mucho) no quería ver coches, esquivaba a mis compañeros, algunos me decían: -¡Ves tonto! eso te pasa por comprarte un coche no nacional.

Quise contratar un matón para que le rompiera las piernas pero era con la boca pequeña, además no conocía a ningún matón, tendría que pagarle mucho a ese matón porque estoy seguro que media España pensaría igual. Lo bueno del caso es que comí más dátiles que nunca, por eso de la promesa.

Bueno todo norma referente al mini, lo recogí en el concesionario, no en el taller, fui solo, no es verdad, vino mi amada, sin niños solos, bueno aquello fue un acontecimiento, nos invitaron a té y pastas y me dije pero si estamos en mi España de chocolate y churros, pero se lo perdone.
 
Yo estaba loco por montarme y alejarme de allí lo antes posible. Porque a partir de ese momento lo que me paso con el mini crema techo burdeos pequeño por fuera pero grande por dentro que nunca me pregunte si el coche que me dieron era el que se quemó u otro nuevo, no quise saberlo, solo son anécdotas, que son dignas de contar………..Y LAS CONTARE.

MI MARAVILLOSA BODA

Después de una relación de nueve años sin probar “tajada”, fue maravillosa con altos y bajos momentos de leves discusiones ninguna importante pero necesaria, momentos gloriosos y otros trágicos. 3

Empezare con el trágico para que sirva de lección y no hagan lo que nos pasó a nosotros antes de casarnos.

Compramos un piso halla por el año 1965 aproximadamente, un domingo de los tantos que íbamos a preparar el “nido”, en compañía de un amigo pintor y su novia compañera de trabajo de Nati, decidimos pintar la casa que todavía no la habitábamos por no estar casados, por la noche cuando habíamos terminado, decidimos ducharnos , le toco a mi amigo y su novia yo con la mía en la cocina haciendo planes y esperando a los “limpios” con el calentador de gas encendido, como era invierno la cocina cerrada la ventana también cerrada y el calentador a todo trapo; antes no se ponía el tubo de salida con abrir la ventana se oreaba.

Los dos sentados alrededor de una mesa y dos sillas, la charla amena pero de pronto mi querida se fue desvaneciendo sin quejarse sin dar ninguna señal, yo fui corriendo a socorrerla y me debí de desplazar como ella, no sentí nada ni mareo nada de nada pero menos mal que los amigos habían terminado de ducharse y fueron a la cocina y a base de empujones pudieron abrir la puerta y espabilarnos, primero yo y luego mi novia ahora con orgullo mi esposa, nos espabilamos casi los cuatro porque ellos estaban nerviositos por lo que podía haber ocurrido y pudimos despedirnos, después como un día cualquiera cada uno en sus casita de los papas claro está.

Este pasaje lo olvidamos, no tuvo secuelas pero si aprendimos, que lo que paso es que la llama quemo el oxígeno y con el hidrogeno, no se puede vivir.

Después seguimos como si nada y decidimos CASARNOS, bonita palabra pero los acontecimientos y preparativos no lo semejan como los preparativos; iglesia, banquete, invitados día y hora coche, viaje de novios, los trajes, los de la novia en este caso tabú había que comprarlo y a medida aquí no había problema era casi obligatorio la compra , pero el del novio y el padrino a alquilarlo por unanimidad y sin recurso.

Para más cachondeo se decidió por las dos familias implicadas que alquiláramos (los disfraces) además “chaqué con levita” de color negra y faldón trasero, el pantalón de finas rallas verticales grises, así que fuimos mi suegro y yo agarraditos de la mano, coloquialmente, pues es raro que un suegro se lleve bien con el que se lleva a su queridísima hija al altar o a la cama, bueno de momento nos llevamos bien.

Entramos los dos a la tienda de alquiler, mirando por los lados por si veías algún conocido, en aquella época 1967 era normal por eso de lo que dirán, gracias que en siglo XXI, esas cosas no pasan, el dependiente, por cierto bajito sin pelo, gafas con cristal culo vaso, bigotito fino, traje chaqueta, osea un pincel digno del lugar, en cuanto nos vio entrar sabía que éramos plato único ósea unos “pardillos”, cuando nos tuvo de frente imaginaros como éramos en aquel momento y lugar, mi suegro;

Bajito 1,50 cm gordito, cara redonda, brazos cortos y sin cuello, un servidor 1,65 cm delgado, nada agraciado con gafas graduadas apoyadas sobre una nariz un poco porra, un ojo vago mirando al tendido un poco desgarbado, total como veréis éramos unos modelos dignos de llevar “chaque”pues bien el pelotari del dependiente no paraba de decir: -¡tengo los “chaqués” que ustedes necesitan a medida solo unos “retoquitos”!.

Mi suegro y yo nos miramos y pensamos, unos “retoquitos” pero que dice este subnormal o este tío es ciego, que casi no lo descarte por las gafas que llevaba, y la otra opción era que iría a cerrar el negocio y con nuestro dinero celebraría un banquete con su mujer e hijos a nuestra salud y luego a cerrar y la última y creo la más acertada era que no había vendido ni alquilado un traje en un mes o que era un ladrón que había amordazado a los dueños y se llevaría nuestro dinero, pero todo sería de novela .

Total nos probamos un pantalón y chaqueta cada uno y el pelotilla nos retoco con alfileres todos los defectos (me pareció sacar una carretilla de alfileres) y cuando termino y secarse el sudor, y casi sin vernos, pues estábamos detrás de las arrugas y alfileres; dijo el pincha telas y sin ningún reparo ni vergüenza .

Bueno ya está todo se lo cosemos se lo planchamos y se lo enviamos a los domicilios respectivos el mismo día de la boda a las ocho de la mañana les aseguro que van aquedar como unos PINCELES van a ser ustedes la admiración de todos y ahora por favor den la señal del 50% y a la entrega de los trajes el resto y vallan con adiós, no sé si esa frasecita la dijo por ser católico o porque barruntaba algo de lo que iba a suceder, luego mi querido suegro y un servidor nos despedimos y cada uno soñando con ese día, que además, íbamos a brillar por luz propia .

El día “B” de boda y la hora,”N” de nervios antes de casarme ,esa noche no dormí pensando la sorpresa de la novia cuando me viera (si me quería en bañador que había que quererme porque con esas patitas,el pelo alborotado y sin gafas) con el chaqué se rendiría ante mí y diría que bien estas con ese disfraz yo no pude ver el traje porque estaba en la peluquería de toda la vida para que me cortara,arreglara el pelo para estar junto con el chaqué como un “pincel”,

Luis el peluquero tanto se esmeró que me cobro cuatro veces más de lo normal debía de ir como un cromo pero de pegamento o laca el caso es que no sé lo que hizo porque no me despeine en cinco días y hasta las cejas las tenia tiesas, pensé fenomenal por si tengo una noche…..loca.

Subí las escaleras de dos en dos para ver el traje de novio, entre corriendo y encima de mi cama de soltero la caja era bonita la abrí y hay estaba dobladillo planchado y pensé que con mi camisa blanca y corbata gris, solo me falta el premio nobel de elegancia, en mi habitación estaban; mi mama, mi papa, mi hermana, una vecina, una tía un amigo, alguien que no conocía en la cocina comiéndose los canapés, total como la habitación no era muy grande, casi le pongo los calzoncillos a mi hermana al final, la orden dada por la jefa mi madre fue; ¡saliros todos, que voy a vestir a mi hijo!.

Y así fue empecé a vestirme con la cara alta y mirando al “tendido” orgulloso digo al tendido a lo que había tendido en las cuerdas en el exterior(no tenia armario con espejo)lo primero fueron los pantalones cuando introduje la primera pierna observe con sorpresa que no me entraba una pierna sino las dos, saque la pierna y metí las dos en una pernera.

Dios mío era cierto cuando levante el pantalón vi con estupor y asombro las perneras eran como para un elefante, mi mama casi se desmaya junto a mi vi a mi papa que por los gritos que dábamos creía que pasaba algo ¿cómo que pasaba?

Es que cuando entro en la habitación y vio a mama sentada en la cama mirándome a los pantalones, yo sujetándome el pantalón con rallas grises una pernera vacía y la otra con mis dos piernas dentro, no paso y desde la puerta dijo “no os molesto voy a por tabaco” yo ni le vi y ni supe lo que dijo ,solo me salía de la boca sin saliva ¡NO ME PUEDO CASAR¡ metido dentro de unos pantalones que entramos casi toda la familia juntos incluso el cura.

Volví a mirar a mi padre y vi cuando se iba con las manos tapándose la cara, no sé si de asombro o de risa, creo que de lo último, yo no me quería casar llamamos a la tienda era domingo llamamos a mi querido suegro y el tenia el mismo problema pero al contrario casi no entraba en los pantalones se los puso y dijo que no se podía agachar por miedo a reventarlos, el culo le quedaba tan marcado que lo primero que veías era la raja y los mofletes a cada lado casi se le veía el color de la carne pero como mi suegro había estado en la guerra y había pasado de todo, me dijo por teléfono te doy una orden sin trompeta y escucha yerno (nunca me había llamado así)

¡IREMOS A LA BODA COMO SEA! por lo tanto en marcha ponte a trabajar con la tropa, dicho y hecho pensé si hubiera un error del cambio de pantalones pero no había esa posibilidad de error por cambio de domicilio de entrega es que a mí, estaba el largo perfecto y mi suegro también, fue algo que nunca supimos.

Y llego la solución en mi casa “mi madre “me pareció como un bombero, gafas de cerca, dedal, agujas, delantal, cinta de medir, alfileres, hilo y una silla, bajita de mimbre que ella tenía para casos de emergencia, yo en calzoncillos por la casa todos colaboraron unos con la cerveza otros con el vino, los canapés aquello parecía más un velatorio que una boda, pero la líder la jefa, osea mi madre la héroe al cabo de un tiempo salió de la habitación como el torero cuando hace una buena “faena”, también desencajada y sudando como el que hace una buena faena y triunfante dijo;…..¡HIJO YA TE PUEDES CASAR!.

Me monte dentro del pantalón pues estaba todo cogido con alfileres incluso cosidos con varios imperdibles, cuando me puse los pantalones encima de la camisa con la corbata me vi en el espejo del armario de mis padres y les diré como me vi;

Los pantalones famosos un poco largos ancho de pierna el culo con muchos pliegues (como el culo de un elefante) la bragueta parecía a la de un anciano sentado todo el día en un banco echando miguitas a las palomas y con media cremallera subida, me dije todo lo tapara el chaqué y el faldón trasero ¿espero? me pusieron el chaqué fuera del espejo para que no me viera, supongo para que no me deprima más ,

Me puse de espaldas a los que estaban conmigo, y mire al espejo de soslayo y lo que vi fue; mi madre mirándome medio risa y medio llanto me pareció que llevaba un rosario entre sus dedos, mi padre me pareció que estaba silbando mirando al techo, mi hermana no quería mirarme y se puso a barrer, los demás salieron corriendo “por si llegaban tarde al desfile”. Abrimos la puerta de casa como la de un toril, había que casarse pues en marcha igual que un torero sale a la plaza sujetando el capote pues yo igual pero sujetándome el chaqué (que parecía más bien “el abrigo”) me parecía, que yo no iba dentro del traje todo era holgadito tenia frio, pero gracias a la voluntariosa madre que hizo con el pantalón el cosido de un herido en guerra sin medios lloviendo y silbando las balas.

Baje las escaleras de un tercer piso pensando Dios mío como podre bajar sin darme un “ostion”si tenía las manos sujetando los lados del pantalón, digo manos pero si no las veía por las largas mangas del chaqué, era como la cenicienta pisando un charco solo que yo pellizcaba los pantalones seguía pensando mirando los peldaños que tapaban los bajos del pantalón y por fin la calle, me pongo a correr si puedo hasta el coche arropado con mi familia y el traje claro y a si no me ve ningún vecino, pero no todo son pensamientos, sino realidades,

!La madre que me pario (lo arregla todo)!

En la calle había más gente que cundo se abre las puertas de un centro comercial el primer día de las rebajas o cuando dicen que hay amenaza de bomba en el mismo comercio, lo que si oí como pude eran algunos comentarios al verme tan “elegante” 

Que guapo va esta debía de ser una de mis tías! otro decía es buen vecino! (que pena de cómo va vestido no se lo merece) y alguno más sincero !pero no le dará vergüenza ir como va yo no me casaría con esas pintas) claro esta era una señora que tenia la edad de mi madre y seguía soltera, pero si oí a otro decir ?verdad que va guapo, seguro que va como un “pincel”¿( otra vez lo del pincel me acorde de alguien bajito gafas bigotito fino que ya cobrara el resto cuando mi hijo valla a la mili )

Pero dejando lo malo me alegre que hubiera algún vecino que valorara el trabajo de mi madre y que por lo menos me diera ánimos le di las gracias al verle, pero cundo fui amontar en el coche me di cuenta que el que me valoro por mi vestimenta llevaba en el pecho de su chaqueta con imperdible los cupones de la o.n.c.e. me metí dentro del coche y antes de entrar casi me caigo pues pise el bajo del pantalón y entre en el coche con una velocidad endiablada y me golpee con la ventanilla de la otra puerta , ya dentro del auto boca abajo sobre el sillón y como pude me incorpore y me quede en calzoncillos porque la cintura del pantaloncito también me estaba un poco ancha. 

Osea del movimiento anticaida se soltaron varios imperdibles me lo sujete con la mano casi bocabajo flequillo tieso por la laca contra la manivela de subir el cristal, luego no era la mano sino los dedos la manga del chaqué me lo impedía intente buscar la hebilla del pantalón no la encontraba debía de estar en el costado, además el chaqué me dificultaba llegar a la correa que me regalo mi hermana por la cantidad de plieges que tenia la chaquetita por otro lado mi madre, la guapa madrina, esa sí que iba guapa estaba intentando entrar detrás de mí pero yo no podía ni moverme parecía que me habían puesto una camisa de fuerza.

Por fin nos sentamos y volví a pensar bueno ahora me podre colocar todo bien, me extraño lo frió que estaba el asiento del coche alquilado al momento me di cuenta que estaba sentado en calzoncillos pantalón caído a la altura de mis rodillas como pude lo arregle con la ayuda claro está de ella mi madre lo arreglo todo como pudo pues llevaba un bolso auxiliar como el de un fontanero .

Lo pasamos fatal de camino a la iglesia yo casi no me acordaba de la boda pero mi mama me lo recordó con un pinchazo de algún alfiler, no quiero recordar las posturas que tuve que hacer para facilitar la labor de “la fontanera “estoy seguro que de camino por Madrid  centro , doce de la mañana un Dodge Cabriolet azul y blanco todo un coche americano engalanado con flores y guirnaldas pues bien, se imaginan la gente mirando sonriendo saludando y que vean el culo de un servidor, claro está viéndose parte de los calzoncillos y pantalón gris con rallas finitas y además ese trasero el mío pegado al cristal de la ventanilla, no lo podía ver por la posturita, pero algunos pensaría !cómo va el novio no aguanta ni a la noche pobre novia!.

De camino a la iglesia ya quedaba poco me dije si la puerta del coche tuviera algún imán no podría salir por la cantidad de hierro que llevo entre el pantalón y el chaqué, pero no fue así según llegaba a la pequeña iglesia, que estaba alejada unos veinticinco metros yo pensé (no me quedaban ya pensamientos pero siempre hay recursos). 

Como coño voy a llegar, a la puerta de la iglesia con toda la gente en el caminito pendiente de ver al novio erguido paso firme y mirando al frente, y me dije ¡HECHO¡, me baje del coche con mucho cuidado tieso andando firme sonriendo, con mi madre agarrada a mi brazo lo que podía la pobre y sujetándome con todo lo que me sobraba me dije ( otra vez ) vamos tío todo este calvario merecerá la pena por poder ver a la novia, me ha faltado decir que llevaba zapatitos nuevos color negro comprados hacia tres días y estuvieron en la cajita hasta este día, solo me los probé en la zapatería como todo el mundo así que me los puse, hoy el día más extraño de toda mi vida total yo no sé si engordaron los pies o se hincharon por trajín o porque me cambiaron el numero o era el día que todo tiene que salir mal para luego cuando todo halla pasado reírte junto a tu esposa e invitados,

Pues adelante si ese es el caso cuanto antes mejor todavía me faltaba casi lo más importante CASARME tenia ante mí un reto, andar hasta la parroquia con un traje más bien holgado la gente mirándote, el calor de los tuyos, los pies doliéndome al máximo yo iba andando parecido al actor John Wayne en(centauros del desierto)por eso de mi afición al cine, junto cundo uno anda por la arena de una playa a las catorce horas en pleno agosto y la ducha está a la misma distancia que la iglesia,

Yo no me imagino lo que pensara los invitados que me vieron llegar con ese “garbo” ese “contoneo” con el pelo tan apretado las manos no se me veían los pantalones rozando el suelo, me imagino que pensarían; ahí viene el novio parece un poco nervioso como suda será normal es que es un día para no olvidar, tiene que estar como un torero en el día de su alternativa y yo como siempre seguía pensando ; cuando hable con el “sastre “le diré mire usted cegato me dijo que iba a estar como un pincel, pues si pero como una brocha gorda que además cuando le vea si le veo le diré ¡ se va usted a tragar dicha brocha gorda con restos de pintura y todo lo demás.

Cuando fui llegando al portalón de la iglesia que para mí fue interminable parecía que había llegado a la meta de los últimos, todo eran abrazos besos miradas de asombro algunos les daba la mano junto con la manga total todo estaba como debía de estar pero me faltaba ver a mi suegro me daba miedo pánico y apareció con la novia, estaba preciosa me parecía imposible que me casara con ese portento de mujer, porque no solamente físicamente sino de corazón y de ella aprenderé a ser todo un hombre y un gran padre yo me quería esconder para que no me viera tan cerca los alfileres, imperdibles papel celo goma de pegar incluso algún clavo, si hubiera hecho falta bueno creo que me quería porque ver al que iba a ser su esposo su amado el padre de sus hijos y el que iba a mantener a todos, porque desde luego si era por las pintas ni hablar, pero por lo que me dijeron de su padre considere que el vestuario no era muy importante, si un poco decepcionante pero era un caso puntual, no tendría más consecuencias, pero por si acaso le observare, bueno después de ver a la guapa novia,

Cambie de gesto y ya no me acordaba de cómo iba un servidor el novio, pero al ver a su papa volví al calvario otra vez mi suegro, mi cómplice otro mártir detrás de ella,

Como era bajito y gordito no le veía creía que por el traje no vendría y mandaría a su primo, pero no, le vi con su traje de chaqué le hacía más delgadito si le vi que llevaba calcetines grises, también le vi el reloj de pulsera marca Cyma que le regalo su hija, el puño de la camisa con gemelos también se veía la manga del chaqué creo que corta casi le llegaban al codo, también observe el cinturón con una hebilla bonita y los botones de la camisa, tapados por una corbata que más bien le estaba un poco corta y además le tapaba algún botón sin abrochar por problemas de panza, no tenia abrochado el chaqué sería por el calor pero le mire de soslayo y vi que los botones no le llegaban al ojal del chaqué ni con un gato hidráulico y los hombros que hombros se le notaban todas las costillas y por último el pantalón ya me conto algo por teléfono pero no me imaginaba que la sangre llegara al rio pues según le vi me perece que la sangre no solo llego al rio sino lo desbordo,

El pantalón se le notaba las mollas de las piernas se podían contar las rayitas grises además podía demostrar con la vista a la bragueta que era muy macho como los toreros, pero yo tenía bastante con lo mío como para fijarme en el de mi sufrido suegro, pero ahí estábamos dando el callo los dos contento (los demás no se) nosotros esperando a la reina porque la importante era ella y a ella todo le salió de película, lo demás es pura “ficción” la protagonista indiscutible era ella ……LA NOVIA.

Se me olvidaba deciros que para reírnos necesitamos un poco de imaginación exagerar un poco los acontecimientos son casi reales junto con la vestimenta, aunque luego en las fotos, nos veíamos….guapos en lo de la foto, también tuve lo mío porque Nati (así se llamaba mi amor) era igual de alta que yo, y el fotógrafo por norma tenía que poner al novio bien en una silla o lo que hizo conmigo me puso bajo mis pies dos guías telefónicas para ganar altura así que si media 1,65 en la foto parecía que medía 1,75 eran otros tiempos y parecía normal ahora nos reímos del acontecimiento igual que para viajar no podíamos hospedarnos en un hotel sino teníamos el libro de familia, total no pudimos ir de viaje hasta el sexto día …ERAN OTROS TIEMPOS.

Por fin nos casamos todo perfecto después de la boda todos felices!VIAN LOS NOVIOS!, y alguno decía pues que vivan, después de lo que han pasado los pobres (ocho años de relación) era casi normal,¡ que se besen ,que se besen¡ no se si lo decían entre mi suegro y yo por lo que habíamos pasado, porque si era por besar a mi reciente esposa la orden la cumplí con todas mis fuerzas y todavía la seguí cumpliendo.

Adiós papa adiós mama adiós hermana al fin solos, lo de solos nos duró un año tuvimos y tenemos tres hijos fuimos abuelos y todos juntos éramos una….Piña.

.                                                                               Permitirme que haga un inciso a tanta felicidad con mi novia, esposa y abuela pero como estamos recordando cuando nos casamos, el veinticinco de septiembre de mil novecientos sesenta y siete y este escrito es del uno de marzo del año dos mil quince.

Me entristece tanto lo que expongo que si esta redacción fuera en papel, alguna letra la emborronaría, motivo del fallecimiento de mi esposa natividad el día veinte de junio del año dos mil catorce. Y quisiera agradecer a todos los que me seguís que aunque no lo sepáis me ayudáis junto con mi familia …….A SOBREVIVIR              

Gracias en mi nombre y si ella “esta” cerca también o las daría……………………… ¡ HASTA PRONTO¡

 

FUI UNA LAGRIMA

 

En nuestro planeta llamado “ojo” se está investigando si existe otro mundo como el nuestro y que cumpla el mismo cometido, todos apuntan que existe y está muy cerca……pero eso es otra historia
Empezare contando mis experiencias y comentarios que he oído sobre mis compañeras y de una servidora como una de tantas lágrimas.

Hare una sencilla exposición de cómo somos, de que nos componemos y cuando empazamos a llorar, según nos explicaron durante nuestra estancia dentro del ojo y a la espera de salir al exterior.

Verlaslagrimasenunmicroscopiorevelaunhechosorprendente

 

La glándula lagrimal es el principal secretode nosotras, las lágrimas se clasifican en tres tipos ; BASALES son las que ayudan mantener la córnea con láminas muy finas de lágrimas, REFLEJAS cuando el estímulo nervioso con el frio, sueño o un cuerpo extraño. EMOCIONALES que suelen ser por expresar emociones de todo tipo. La lagrima tiene un sabor salado (se sabe por lo que oímos al portador) el motivo es porque contiene grasa, liquido lagrimal y algo de mucosa, claro está porque provenimos del plasma sanguíneo.

 En resumen, la lagrima su función principal es mantener el ojo limpio y húmedo. Y ahora tengo que deciros que los recién nacidos no derraman ninguna lagrima son incapaces de llorar, por tener los conductos donde salimos bastantes cerrados, pero es un corto plazo solo patalean y gritan.
Ahora que esta medio explicado mi procedencia, empezare a contaros mi vida en compañía de mis otras lágrimas, que estuvieron conmigo durante mi existencia, hasta el día más feliz de mi vida que fue mi salida al exterior, ayudando a mi portador o portadora en sus emociones.

Soy una gotita liquida, que espera ese gran momento en tu corta vida al salir al exterior, casi siempre y es normal que comentes con las demas,que motivos tienes para estar fuera del lagrimal, también sabemos por anteriores compañeras ,que hay muchas maneras de formarse y ser adultas, escuche con mucha atención lo que me contaban y fue así:

La lagrima es una de las gotas del humor, que segrega la glándula lagrimal y vierten a los ojos por causas morales o físicas, pero lo sabíamos por lo primero que nos enseñan siendo menores, y es cuando crecemos, pero también nos dicen, que hay momentos y estados de ánimo como; el dolor, las penas, el daño, emociones, cambios de temperaturas, risas, alegrías admiración, cuando actúas y finges, el lloro, y por ultimo las “lágrimas de cocodrilo”. Puede ser que haya otras lágrimas, que no nos enseñaron pero el caso es que la mayoría de mis hermanas, hicieron su trabajo bien y además lo que si nos enseñaron, es el ser obedientes y lo que sí es seguro que nacemos y morimos con los humanos que nos  transportan y desarrollamos nuestro futuro, con toda ilusión.

Yo como todas las lágrimas, mientras estamos en lagrimal, pendiente de las ordenes y el motivo de salir, pienso cual será el camino al exterior, he oído decir a mis compañeras que la mejor manera  de salir, es cuando nuestro portador, ríe o tiene alegría, que además nos empuja a una sobre la otra, a una velocidad endiablada que no nos da tiempo ni a secarnos en su piel, rodando cuesta abajo casi siempre con nuestra forma ovoide trasparente, que nos hace estar felices todo el tiempo que duramos, con el calor de esa alegría contagiosa y con los deberes bien hechos.

Es tan emocionante sentir a tus hermanitas que están esperando en el lagrima, como se empujan unas a otras para abandonar de una vez por todas y salir, para disfrutar del acontecimiento y que nunca olvidaran ese momento tan feliz, sales al exterior, queriendo ver todo, queriendo hacer tu trabajo perfecto antes de secarte, es tan grande la sensación de alegría, que tu agonía se convierte en sonrisa y según pasan tus compañeras por encima de las demás, te ayudan a que tu final no sea difícil, sino que según bajan ellas y se solapan contigo ves que no estás sola, sino que sigues con ellas como cuando estabas en el lagrimal, solo que dejamos de existir evaporándonos sin dolor, con satisfacción de que nuestro corto cometido, se ha cumplido y desaparecemos dejando paso a otra lagrima, que están deseando salir en ese momento tan feliz.

Nos siguen contando algunas lágrimas(mientras las demás estábamos calentitas en el lagrimal bromeando con nuestras compañeras) que estuvieron en su día intentando salir, pero cuando parecía que iban a realizar su trabajo, observaban que el estado de animo de nuestro portador era  de agotamiento, por el frío exterior no son lagrimas sino condensación del cambio climático de su cuerpo o cara con el exterior, y notas que sus ojos se humedecen y provocaba la caída de un líquido que yo no llamaría lagrima,

La llamaría accidente pero la lagrima ósea nosotras, tenemos que trabajar, porque nacemos cuando nuestro portador experimenta una emoción, que provoca nuestra falsa salida, yo las llamaría engañosas lágrimas, porque no salen por un sentimiento sino por un fenómeno ambiental y duran poco, se secan rápido y dejan su huella sobre la piel del portador, que tarda en desaparecer, se sale al frio exterior a empujones, pero son ordenes, sales cumples, a esta forma de labor la llamamos “lágrimas del frio”.

Como somos tantas compañeras en el almacén o incubadora ( lagrimal según el portador) y somos tan curiosas, que cuando estamos todas juntas formando un gran charco en el lagrimal llamado humor que que se halla delante del cristalino, cada una suele contar algún caso que haya podido escuchar antes de salir a algunas compañeras antes de secarse y ahora nos lo cuenta a nosotras  para poder decirlo, ya que creo que estoy cerca de cumplir mi cometido, pero pondré todo mi empeño para que mis futuras compañeras y en mi nombre, os pongan al corriente de todo lo que suceda, dentro y fuera del ojo.

Esta salida de la lagrima que deseo comentar, está provocada por lo más común “EL DOLOR”, según me contaron las que estuvieron en ese trance, dijeron que al principio te cuesta salir, es más nuestro portador lo intenta con esfuerzo, incluso con algún quejido, pero nosotras no aparecemos, hasta que sale una compañera y detrás las demás con prisa, señal que el mal que tenia había empezado a hacer su daño, pero según salían las lágrimas amontonadas, fueron disminuyendo en cuentagotas (poco apoco) una de tras de otra, que según pasaba el tiempo iban saliendo más pausadas, hasta llegar a no salir ninguna, que sería el momento de que el dolor era menor y las demás pensaban que se acaba el martirio !trabajo cumplido! veías como podías y con alegría  desde lo alto del ojo, que la lagrima ultima se iba secando sobre la piel y nos miraba con satisfacción de lo ocurrido, para que las demás lo contemos y el haber hecho su trabajo bien.

Otra compañera comentaba mientras esperábamos en nuestro refugio, todas colocaditas muy guapas, algunas haciéndosela gotanicura”, también unas frente a otras mirándose su transparencia, y esperando el momento de salir, algunas dormidas, otras nerviosas, otras se reflejaban con sus compañeras para verse su estado y figura, ancha y redonda por abajo y estrecha y puntiaguda por arriba, pero casi todas deseosas de cumplir lo mejor posible con el trabajo a realizar.

Cierto día había o existía una inquietud entre todas las lágrimas, se notaba una intranquilidad en el portador y en el ambiente nuestro poco usual, que inquietaba a todas nosotras, prediciendo algo terrible y así fue, según me contaron las que pudieron salvarse de salir al exterior, decían que aquella situación nadie deseaba pasarlo y es que desaparezca de su vida un ser querido y eso es lo que le ocurrió al portador, en esa etapa es tan difícil, incluso a nosotras, que ninguna deseaba salir.

Hasta que una compañera que estaba en el medio de la gran fila dijo -!Tenemos que salir!- y ayudar a nuestro “cliente” como solo nosotras sabemos hacer, es posible que no remediemos nada pero con nosotras en movimiento en su maltrecho cuerpo, su gran pena interior la expulse de la única forma que podemos ayudarle y es…llorando
Es un conjunto de lágrimas sin límite de tiempo y así su sufrimiento será más llevadero pero sin remedio, la primera lagrima intentara salir tiene miedo, pero las demás, la empujan hasta que salen todas en carrerilla, unas encima de otras en esta situación tan extrema nunca sabes cuando acaba ,el portador tiene tal pena que no tiene consuelo, no puede dejar de llorar.

Hasta que su débil y triste cuerpo no aguanta más y se queda dormido y más descansado, incluso creemos que es tal el cansancio que no le quedan fuerzas, ni para que salgan más lágrimas, nos cuentan que las lágrimas que están extendidas sobre la piel, intentan como pueden acompañar al portador, para así aliviarle y que supiera que también nosotras sufrimos y a la vez somos cómplices de su tristeza sin consuelo, por ello nuestras humildes lágrimas y en estos casos fueran……..Negras.

Pero también existe otra forma de salir al exterior con ganas, con ánimo con fuerza, con ilusión y es cuando nuestra portadora tiene y notamos una gran emociono que desemboca en un gran acontecimiento como el nacimiento de un bebe ,un gran premio que nosotras desde el interior y durante su gestación, sabemos, que algo maravilloso va a suceder por los cambios de ánimo y hormonales, pero hasta el último día y hora no sabemos nada, y en el momento que el ser sale al exterior algunas de mis compañeras no pueden aguantar y  provocan a la futura mama que llore de alegría, a si las lágrimas demostraran que no solo sirven para casos tristes, sino para acompañar a la mama en ese momento tan importante, como traer al mundo un ser.

En nuestra impaciencia por el nacimiento casi nos olvidamos de la futura mama, que ya sentíamos las primeras quejas leves, seguido de dolores, gritos y por último alguna palabrota y acordarse “cariñosamente” del sufrido  e intranquilo papa, dando paseos como un loco por la sala. Seguimos en el paritorio con la madre del futuro retoño, la habíamos dejado acordándose del marido, según mis compañeras cuentan que las lágrimas no podían aguantar sin salir, se acumulaban en la salida esperando con impaciencia la orden,

Era el momento  ¿qué espera la portadora? ¿qué pasa porque no sale? en el momento que la futura mama tenía la cara inchada como si soplara unas velas de “cumpleaños” y los mofletes al máximo, resoplando y mis compañeras las lágrimas, con medio cuerpo fuera extrañadas, incluso se pararon asustadas, pero el motivo era que oyeron unos quejidos, que no parecían de nuestra portadora que casi nos corta la salida, cuando ya estaban con media “gota” fuera del ojo, pero las voces estaban cerca y la decían -¡empuja vamos empuja que está cerca!- y con voz más alta dijo -¡ YA ESTA AQUI! – y justo en ese momento un caos, llora la portadora, grita él bebe como si fuera un llanto (ya sabemos que los recién nacidos no tienen lagrimas todavía) llora el padre, lloran los abuelos total aquello parecía más bien nuestro almacén de lágrimas que una maternidad.

Lo que si nos dimos cuenta que cuando quisimos salir nosotras al exterior y acompañar a nuestras alegres compañeras por el extraordinario acontecimiento de la mama, ya no quedaba sitio para nosotras, los lloros habían acabado, ahora todo eran sonrisas nada de lágrimas de dolor sino alguna suelta de alegría, que yo creo que no salían al exterior para cumplir su obligación, sino voluntarias muchas nos quedamos en las puertas de los parpados, nos dieron ganas de revelarnos al “sistema” pero llevaría mucho papeleo, así que lo dejamos y seguimos celebrando el acontecimiento en nuestra intimidad.

Ver a ese bebe en brazos de su madre, lo he visto entre lágrimas y eso quiere decir que mis compañeras estuvieron observando mientras se van secando poco a poco en la piel de la mama, él bebe quejido tras quejido y es que lo hace por el escozor del culito provocados por los azotes que le dieron al salir al exterior,  también porque el lagrimal del bebe, empezaba a dar órdenes de una forma alocada, hasta que se hagan adultas poco apoco y salgan al exterior con orden.

Pero vallamos con la madre, según dicen mis compañeras que cuando la mama tiene un hijo, ella sigue llorando de alegría por tener a su bebe en brazos, junto a su cara y juntar las lágrimas de la madre y las del recién nacido, existe un encuentro de lágrimas tan espectacular, que ambos dejan de llorar dejando a mis compañeras las lágrimas, que se vallan secando poco a poco sobre la piel de ambas, mis hermanas que no pudieron salir a su pesar, estuvieron observando desde las alturas como las afortunadas lagrimas que habían asistido al maravilloso acontecimiento se iban apagando, pero con una sonrisa más grande que su tamaño desaparecieron felices, puedo dar cuenta de ello porque estuve allí, intentando salir como todas pero las ordenes fueron tajantes – !ya saldréis en su momento !.

Ahora os contare no con ganas que también existen y existirán , las llamadas “lágrimas de cocodrilo” fingiendo, cualquier dolor o actuando en escena, en estos casos me comentaban mis compañeras de fatigas, que en esas circunstancias, no querían salir pues no había motivo aparente, solo era fingir para conseguir su egoísmo su propio ego o su fama, engañando a otros portadores incluso a nosotras mismas,

Salíamos al exterior con cuentagotas (valga la expresión) sin ganas y sin fuerza, algunas se despedían de nosotras tristes, porque pensaban y con lógica que el lagrimal no crea lagrimas engañosas ni mentirosa, sino todo lo contrario lagrimas sinceras sean buenas o malas, pero para eso nos crearon ya que cuestan mucho “fabricarlas” y por lo tanto  no quisiera perder más tiempo comentando estas formas de llorar por respeto a nuestras sufridas hermanas, ellas no tienen la culpa sino el “sistema” el único consuelo era que las lágrimas que salían en esas circunstancias solían ser compañeras que voluntariamente se ofrecían y algunas que durante “su infancia” tenían un comportamiento poco usual, solían salir al exterior como líderes, no les gustaba el sistema y por ello solían salir dándolas unas palmaditas y deseándolas que tengan un portador digno de ellas.

Solo aclarar y en nombre de todas las compañeras que ese tipo de lágrimas no pueden convivir con las lágrimas que su único cometido es ayudar a todos los portadores, que nos crean y nos piden que salgamos cuando los sentimientos son reales y sinceros, esas lagrimas por llamarlas de alguna forma su color no deberían de ser ni negras ni cristalinas, sino…. grises.

Es posible que existan más forma de demostrar el lloro, pero es seguro que serán en momentos muy exclusivos, como la depresión de nuestros portadores, he oído contar que suelen llorar en su intimidad y sin consuelo no son capaces ellos mismos de controlarse necesitan apoyo médico y medicinas, se curan con el tiempo, que nosotras respetamos como no podía ser de otra forma, también nos cuentan las que han podido hacerlo mientras se secan, que este tipo de hecho, cuando eso ocurre el portador se tapa la cara, con las dos manos y nuestras compañeras salen a “ciegas.

Me gustaría si me lo permiten y ya voy acabando, dar fe de ello de que cuando por enfermedad en el ojo (mi planeta),el portador se pone unas gotitas en cada ojo que nos inunda, pero nosotras tapamos el lagrimal y nos refugiamos en él y miramos desde el cristalino, viendo con admiración como actúa el líquido sanador, tratamos de entablar una charla con las gotas, pero nada de nada hablan otro idioma o dialecto, que nosotras consideramos que serán de otro “planeta”, lo que si observamos es que se disuelven y nosotras las pasamos por encima para demostrarlas que nosotras somos las que mandamos desde muchas generaciones nacemos crecemos y morimos con nuestro “creador” y ellas “las gotas “nacen en laboratorio, viven en un frio envase y mueren solas en su propio líquido.

Termino ya no vaya a ser que aparezcan mis compañeras, del portador que está escribiendo mis humildes memorias y estropee el escrito obligándome a salir y no es el momento ni el lugar. Perdonen un lapso (que es el tiempo que invertimos en salir una de tras de la otra) es que me han llamado desde la dirección del lagrimal, que me valla preparando que tengo que salir al exterior,-¡ ya era hora ¡- y estoy deseando salir, no es que no esté a gusto con el que me está escribiendo mis cortas memorias, pero es que siempre he querido decir lo orgullosa que estoy al pertenecer a un “planeta” llamado ojo, que a la vez pertenece a otro planeta llamado …….ser vivo.

Ojala me reclamen en el nacimiento de un bebe, en unas risas de felicidad, en un gran acontecimiento alegre, pero sé que haya donde este y para que, lo haré lo mejor posible. Antes de irme y en nombre de mis compañeras que me están empujando para salir, que siempre estaremos dispuestas a ayudar con todas nuestras fuerzas posibles a todos los portadores que nos necesiten, que son y serán los que nos crean, y están siempre a nuestro lado, no les vemos,! Que si, que ya voy un segundo que acabe!- valla prisa tiene este mi portador ¿Qué pasara? Bueno como os decía, no le vemos pero le sentimos y eso es difícil de expresar, solo hasta que sus fuerzas dejan de existir y le acompañamos en su eternidad y nos secamos por dentro y fuera ……JUNTOS.

Se me olvidaba deciros el motivo de las prisas, para que saliera al exterior con miedo del acontecimiento pero son maravillosas las noticias, la portadora que me ha tocado, a su hija la había secuestrado un “pederasta” como vosotros llamáis a esos violadores de niños (algo sabia) pero nunca pensé que me tocaría a mi salir en un caso como ese, pero el suceso estaba solucionado, porque mis pobres compañeras llevaban varios días saliendo lágrimas de pena sin consuelo sin parar. Yo he salido cuando a mi desconsolada madre la dicen que su hija estaba libre, sana y sin ningún signo de violación ni malos tratos, la han llamado mientras me despedía de vosotros y la comunicaban la feliz noticia, ha sido tanta la alegría que me hubiera gustado que mi lagrima se juntara con la madre y su hija, tuvimos que pedir refuerzos al lagrimal, porque en estos casos tan delicados, hay que dar todo nuestro esfuerzo y apoyo a nuestra …..Portadora o Portador.

 

 

VAMOS CON MI MARAVILLOSA NIÑEZ. Primera Parte.

Mi nacimiento fue un acontecimiento alegre y esperado mis papas estarían aburridos, sin televisión (ni sabían lo que era ni podrían pensar lo que sería) pero tenían lo único que había y les entretenía un poco “La Radio” dentro de un mueblecito que además de oír lo que te ponían, era un coñazo.

Para evitar malos pensamientos políticos te inflaban con radiar los partidos de futbol (especialmente al Real Madrid) y como no Los Toros, pero ante todo la música con los cantantes Angelillo, Miguel de Molina, Tomas de Antequera, Concha Piquer, Lola Flores, y un “montón” mas, y el espacio de variedades Fin de Semana con Boby Deglane,(que se hizo famoso con aquella frase que les preguntaba a la señoritas que iban a actuar por primera vez ¿es usted casada o soltera? y la inocente principiante le decía –soltera, y Boby la decía ¡PORQUE USTED QUIERE¡.

Todas estas funciones acababan pronto máximo diez noche, había que ir a la cama para que aumente la población y los argumentos eran que había pocos bebes, consecuencia un final de una guerra civil, solo existía una emisora en Madrid llamada Ser (Sociedad Española de Radiodifusión) aburrida a más poder.

Los programas informativos solo los podía dar Radio Nacional de España, emisora que se debía de conectar obligatoriamente para radiar el famoso Parte, a partir del año 1945 empezaron a radiar las famosas radionovelas,  por ello no solo mis padres sino el resto de los madrileños aburridos, se dedicaron a procrear con gusto.

En el caso de mis padres debieron de pensar, tenemos poco dinero, poca comida mucho tiempo libre y los dos agarraditos de la mano y algo más, pensaron ¡porque no le damos un hermanito a la niña cuando acabe el aburrido parte en la radio ¡

Y se pusieron en marcha y ale a “culear” que era  lo que menos costaba, por lo tanto ahora convenía en esta corta familia un “cabezón” claro está que a mi papa le hubiera gustado tener un bebe como los de las películas, ya en brazos de quien sea, sonriendo, ojos azul cielo rasgado, la boquita casi con caries y si acaso con algo de barba y una barra de pan bajo el bracito (frase muy común de la época, pero os imagináis como estaría la dichosa barra)  total no era mi caso.

Salí al exterior pues como todos, ciego, arrugadito, boca abajo saliendo por un agujero de diez centímetros de diámetro, lo primero la cabecita que luego se convierte en “cabezón” sales como atado por el cordón umbilical unido a la placenta ( esto se haría en el siglo veintiuno cuando un astronauta sale al exterior sujeto con un cordón directo a su nave ) que la comadrona en mi caso corto casi con los dientes y me hizo un pequeño nudo llamado ombligo ( cicatriz redondeada y arrugada que se forma en medio del vientre que  suele llenarse de suciedad para que te laven con jabón y no con “frecuencia” tras cortar y secarse el cordón ).dsd

Todo esto muy bien, pero yo lo pase putas cuando empezó la función,  primero sujetarme por los tobillos boca abajo y darme unos azotes (que yo diría paliza ) con la manaza de la comadrona, hasta que empezó a gritar como un gato (digo gritar porque los bebes no lloran no tienen todavía desarrollado el lagrimal ni la laringe, ver en mi blog “Soy una Lagrima” dicha comadrona ( también llamada “partera” o “comadre”) persona que tenía el oficio de asistir a la mujer en el parto, que cuando no manipulaba a las futuras mamas, ejercía de practicanta y enfermera dando fe de ello, porque a mí me conocía el culo y las bolitas hasta los quince años aproximadamente y todo el barrio de Lavapiés la conocían como “La sin titulo “o “La toca chochos”

En esas fechas de mi nacimiento este oficio era ejercido solo por mujeres basándose en la experiencia tradicional, que a partir del año 2003 tenían que obtener estudios de enfermera diplomada. En aquellos años parece ser que todas eran  fuertes, no muy altas, abultadas y con grandes tetas (no sé si eran para que él bebe ensaye o el esposo disfrutara como un loco).

Empezó mi limpieza general en una palangana que casi me ahogo y temblando, secarme en una toalla limpia y ala a rebozarme en los famosos polvos de talco Calber y a dejarme como si fuera una croqueta (por el tamaño podía haber sido), después de meterme en mi boquita el dedo meñique (porque si me hubiera metido uno de los otros dedazos no existiría RISAS DE ALTO VOLTAJE, que me provocaba nauseas, no sé si por el dedazo o por el olorcito de sus grandes manitas de donde había manipulado.

Cuando acabo de torturarme, me paseo en sus fornidos brazos que parecía que ya estaba en la cuna o pesebre, más limpito que la Patena (aclaro él porque del dicho “la Patena” es el recipiente en el que se deposita la hostia durante la misa cristiana ) yo oliendo a limpio y ella haciendo la pelota a los presentes y presumiendo del trabajo realizado, porque él bebe era yo y de verdad no es por nada pero en ese momento era más feo que un “macaco”, solo lo hacía porque había que pagarla y todos contentos.

A mí me soltó (más bien me arrojo) sobre lo brazos delicados y cansados  de mi sufrida madre, que ella si era merecedora de halagos por sus reconocidos gritos y los grandes esfuerzos que hacia junto con las entre cortadas palabras “cariñosas” mirando de reojo a mi papa y diciéndole ; – ¡el próximo hijo lo tienes TU, ya te puedes hacer un nudo donde tú sabes y para que sepas tu “mi querido esposo” padre de lo que va a salir, de cómo lo estoy pasando y para que lo sepas, es como si te purgaras y te cosieras el “Culo”.

Frasecitas dirigidas al que hacia nueve meses, cuando estaban tan contentos en su cama de noche, arropaditos, tapaditos y juntitos por el frio en el mes octubre, que en Madrid se te congelaban los mocos y te salían sabañones hasta en el aparato reproductor de mi padre, en la cama solo sacabas al exterior la frente y las narices para respirar y sacudir la sabanita que saliera los efluvios normales de una cena con repollo,  respirar aire frio pero “sano” es más creo que de bajada de calzón y braga ni hablar, un agujero en la ropa íntima, trajinar y a dormir satisfechos, con los deberes. Hechos.

A sí que volviendo a mi parto, mi mama no se acordaría entre sus dolores, y pedos con resplandor, de los esfuerzos que mi pobre padre haría para que tuviera tiesa la “cosa” y sin escarcha, para estar tan uniditos y pegados aquella noche (digo noche porque no había otro momento). Por todo ello mi papa en el parto, intentaba estar como ausente mirando al techo y como sordo, huyendo de las palabras de mi madre como silbando en silencio, sufriendo pero no como aquella noche de octubre tan fría pero….gozosa, que repetiría otras veces pero protegido con un “tapón” (¡imposible) o el método del japonés Ogino (con mucho tiento y controlar los días de la parienta) que te suponía darte baños de agua fría para bajar el hinchazón, sino era el momento y esperar el día o usar la funda,  el más efectivo pero el menos agraciado de los “machos” el condón.

Vamos a seguir en el parto  con mi sufrida mama, que si se hubiera enterado de lo que hemos estado exponiendo para evitar tener más hijos, se hubiera bajado de la cama conmigo medio colgando dando cabezazos en suelo mal enlosado, dar una patada a la “partera” acercarse a mi papa para decirle a voces y abrazándole llenándole los pantalones de pises, sangre, sudor y lágrimas (estaba pariendo) para decirle al oído llenándole de cariño, querido esposo es lo mejor que has pensado en toda tu vida practícalo y yo te a “polla” re.

El parto seguía y mi pobre mama jadeando, sudando y respirando agitadamente  dirigiéndose a mi supongo con cariño… ¡ que salga de una puta vez él bebe o el “macaco de cara roja” ¡ Yo creo que esas frasecitas “cariñosas” las decía sin saber lo que decía, el dolor y el malestar la provocaban esa desesperación  que después no se acordaba haberlas dicho, pidiendo perdón a todos los que hubiera ofendido, a mi desde luego no me importaba en absoluto, yo estaba como loco buscando el pezón para poder mamar.

La comadrona comentaba para que supieran que ella estaba por allí y seguir siendo protagonista soltando una perlita, y agasajando a mi madre,  diciendo, pues que sepáis que doña Cloti (mi madre se llamaba CLOTILDE ) ha sido muy comedida, porque algunas futuras mamas, de las tantas que he asistido (otra vez a figurar)  me comentaban lo que habían pensado mientras apretaban, y era que desearían matar al marido incluso cortarle las “tres piezas colgantes culpables” de su dolor y salir corriendo con él bebe agarrado a su sustento el cordón umbilical, por si acaso no habría otra forma de zampar y hacerle una “peineta” junto con una gran  “pedorreta” por la boca y por el culo al asustado y extrañado esposo.

Por mi parte yo estaba muy ocupado arropadito junto a mi mama, y no quería oír a la mujer de “Rambo” y que me dejara en paz de una” puta vez” (con perdón) porque soy muy pequeñín pero no un trapo de cocina, que valla a su casita y le dé cachetes o manotazos en el trasero a su marido, le meta el dedo a su marido en el culo y luego en la boca  y si no lo tiene, pues que busque uno que tendrá voluntarios.

En el caso de mi querido y presente papa, que tanto amaba a su esposa que no lo tomo a mal, eran problemas fisiológicos y lo que desearía era que se pusiera bien y nada más y a por otro, que nunca sucedió, no sé si por mi mama o por miedo que saliera otra “alhaja” como yo.

Actualmente no se pasa al quirófano a presenciar el parto o el martirio solo si el padre lo solicitara, a mí que me quitaran lo bailado estaba en mi salsa, cerca del comedero y mi olor de nueve meses y la mirada tan tierna y noble de tu madre, con alguna caricia que yo sabía y deseaba de quien eran esa manos a mis pequeñas y rojas mejillas. A partir de ahí pues como todos los bebes, mamar (con el permiso de mi papa) dormir, llorar, cagar y de vez en cuando sonreír incluso dormido.

Soñando y recordando la carita que ponía mi papa cuando mi mama le decía esas palabritas tan “cariñosas” y desde luego, eso de tocarte la barbillita casi forzando el labio inferior  para que dijera ”AJO” (planta liliácea que echa en la raíz un bulbo blanco y carnoso de gusto picante).

Que yo si parecía que sonreía, pero era por la cara de “gilipollas”que ponía el interlocutor, menos mal que ajo en español es fácil de nombrar, os imaginas decírmelo en alemán “Knoblauch”. Pero sería bueno por mi parte explicaros porque lo de Ajo, esto lo comento porque los bebes no somos tontos, sino recién nacidos y por ello parece ser, que a los cinco o seis meses y si eres normal empiezas a descubrir que emites sonidos y que eres capaz de reproducir, a si cuando la vocal y la consonante surge el Ajo suele ser mi primera palabra y mi gran orgullo es repetirla varias veces.

Como os dije tenia y tengo una hermanita llamada Marcela que cuando vino a verme en el esbozo de nuestra madre, me miro una y varias veces y la dijo a su madre que si era un niño o un “macaco de cara roja”, yo como era un bebe no podía hacer nada pero me hubiera gustado haberla dicho (pues tu parto rica, fue como un aborto y observo que no has cambiado).

Pero son cosas de críos y además ella tenía dos añitos y yo dos días, pero siempre que podía intentaba darme un plátano, era un orgullo tener una hermanita como ella junto a mí, en mi infancia, juventud y en la….actualidad.

Como dije mi nacimiento fue un gran acontecimiento en mi casa, pero seguro que en las de los demás ni puto caso, pero si fui importante en la fecha que nací ( 7 de julio de 1939 ) en España había en ese día una población 25,780.569 habitantes y conmigo aumento a 25,780.570.

En ese día y año no hubo nada relevante en el mundo, solo una noticia importante para los caballeros y era que en los Estados Unidos se creó el calzoncillo Slip.

Qué maravilla ya podían dejar de llevar aquellos calzones del “nueve largo” colgando el tercer “brazo” de allá para acá como el badajo de una campana, pero gracias a ese invento los caballeros, con el Slip marcarían “paquete” que todos deseábamos tener. También el otro acontecimiento mundial en esa fecha fue, que el biberón empezó a consolidarse en el mundo y un servidor fue uno de los que lo promociono y de qué manera.

Hay algo que tengo que comentaros, que además de ser curioso era inaudito, a los niños de la época que éramos igual de curiosos que los de ahora, preguntábamos a los mayores con interés infantil ¡mama papa de donde vienen los niños ¡y anda que tardaban poco en quitarse el problema de encima ¡pues de donde van a venir hijo…de Paris ¡y se quedaban tan anchos que las tetas de la comadrona.

Inmediatamente entraba en tu cabezota pensar, ósea que las parejitas más salidas que un león y la leona, se iban a Paris entraban en las salas de cine porno, tropezando con los hombres que estaban de “perfil” veían las películas “El último tango en Paris” o “Emmanuel” y sin acabar la película se marchaban corriendo al hotel a recordar escenas del film, y empezar a imaginar cada uno como seria yo, aunque claro está según salí al exterior  de guapo, fueron a ver la película Gorilas en la niebla.

Esto era lo curioso pero viene lo inaudito, en nuestra España querida no había porno ni nada parecido, si acaso clandestino en algún cabaret, si había revistas que venían de Paris (mira qué casualidad como los niños al nacer) que yo tuve la oportunidad sin darle la importancia, ver escondida una de esa revistas en mi casa, no pude ver nada claro ni las pastas ni el interior, el motivo que pude saber eran que venía en tres dimensiones, que para verla hace falta unas gafas que mi padre seguro que las tendría, que  pude deducir porque mi querido papa tenía los ojos casi siempre rojos e irritados

En aquellos inocentes e ignorantes años era asombroso como contaban con toda seguridad, la jovencita “inocente” que se solía quedar embarazada casualmente, según ellas por arte y gracia del espíritu santo, el arte  era lo que contaban algunas cuando la preguntaban, ¿pero Choni como te has podido quedar preñada?.

Y la Choni con cara de “vaca mirando al tren” decía ¡ pues mira no tengo ni idea como pudo ser ¡ – a lo mejor como mi novio se bañó en la bañera antes que yo, se tocó dentro del slip una y otra vez le debió de gustar y al final soltó lastre, y  después me bañe yo y claro algo sin “querer” se colaría dentro de mi vagina y mira que bulto tengo en la tripa, que no creo que sea del agua de la bañera ( pues claro que no “lista”).

Segunda versión; pues tampoco sabía porque estaba embarazada, la explicación era que muchas veces cuando estaban ardiendo de pasión, se sentaban en una silla, ella en las rodillas de su novio cara a cara piernas abiertas y a lo mejor tenía manchada la bragueta y “semen” colaría algo. Qué barbaridad como podían contar esas historias en tan rica situación y postura y no contaría que el momento de éxtasis por parte del novio, (porque la novia en la mayoría de los casos ni se enteraba de nada) se caería de la silla de espaldas víctima del placer  y con los ojos en blanco.

Y ahora lo inaudito, cuando el novio le comenta asustado, pero Palomi cómo es posible que estés embarazada si hace un mes que no te veo y además los únicos pelos que te he visto han sido los de la cabeza y solías llevar bragas con contraseña y cierre centralizado y  era imposible verte algo – lo se querido,  te doy la razón porque lo único que hice fue salir con unos amigos este verano y cuando vine note algo extraño en la barriga e hice algo que no hacia contigo que me gusto. Lo que no sé qué haría el amigo con la contraseña y el cierre, seria “un cerrajero salido” y el novio  solo tendría que tener cuidado con los sombreros o gorras que quisiera ponerse, claro está la inocente señorita no era una simple Palomita sino más ligerita que las gallinas.

Bueno estos casos son de mucho despiste, pero yo estoy seguro que en el caso de mis papas seria de lo más normal en la época, en la cama a oscuras en silencio, ella debajo y el encima sonido muelles del somier rápido y mi papa mirada al techo y el cigarrito “ideales” de época, envuelto en papel amarillo, ahora que viene al caso yo cuando estaba dentro del vientre de mi mama, más de una vez estando durmiendo sentía que algo me tocaba mi espaldita y menos mal que era suavecito y de cuando en cuando se paraba hasta otro día o semana y lo curioso que siempre era…de noche.

Lo siguiente pues como todos los bebes, mucha caca, un gustito que te limpien el culito, que luego con el tiempos intentas que te lo sigan limpiando hasta que tu madre te dice con cariño – anda rico este orinal es para que te sientes y aprietes y limpiarte hasta que tú puedas solito, dormir mucho pero hay veces que me cuesta un huevo dormirme, pero no porque no este cansado sino por lo que me cantaba mi papa para que me durmiera con esa voz tan desagradable junto con la cancioncita  que la repetía tantas veces y que era imposible dormirme (A la nanita nana nanita que mi niño tiene sueño bendito sueño sea).

Imparable con el chupete, llorar sin saber porque, bueno lo más normal la boca y con más detalles los dientes que no sé porque salen porque duelen al salir y luego te duelen al sacarlos, comer solidos pero en puré igual que cuando eres mayor y no tienes dientes, escuchar a los que te hablan, rechazar a mi hermana con el plátano, y cuando eres un pelín mayorcito (cinco seis años) lo que más te extraña por ser niño, lo que más te interesa ósea ver el sexo de las niñas, lo bueno del caso es que no te interesa lo más mínimo sino lo extraño y preguntas a tus padres ¡oye papa porque yo tengo una cosita colgando y las niñas…no. Si os digo la verdad nunca me lo supieron decir.

También contaros con mi inocente edad seis años  escuchar una noche a mi papa decirle a mi mama en su cama ¡pero porque no quieres, llevas unos días con desgana ¡ y contestar mi mama ¡es que no tengo ganas estoy cansada ¡ y después oír a mi padre murmurar y un silencio digno del sueño, y claro yo escuchando y según me dormía, pensé pero porque le dice eso a mama si ella come y cena sentada muy bien, y me dormí diciéndome ¡hay como son los mayores¡.

Lo demás sería mejor si os parece que leáis la segunda parte de Mi Niñez que no solo contare mi pubertad (la primera fase de la adolescencia y se desarrollan los caracteres sexuales) sino como vivíamos en una casa alquilada con un trabajo precario, hasta que mi padre se consolidara, con un trabajo fijo bien renumerado y dejáramos esa casa, llena de felicidad y de tantísimos recuerdos, de amigos, vecinos y sobre todo la ubicación y el lugar tan castizo como………LAVAPIES.

VAMOS CON MI MARAVILLOSA NIÑEZ.  Segunda Parte.

 

Dejando a un lado mi nacimiento y mis experiencias como bebe, tenía por ley que continuar, según fui creciendo como es lógico a todos nos pasa, aunque a los papas no les gustaba que creciéramos (aumentar de tamaño) porque  ellos o ellas también  crecen y cumplen años, pero según rodaba mi vida con mi familia, vecinos, amigos y sobre todo aquel lugar tan maravilloso y castizo de Madrid el barrio de Lavapiés.

Antes de continuar con el rollo, debería de contaros como era la vivienda donde pase unos años en compañía de mis padres y hermana, dicho “palacio” estaba situado en la calle Amparo 52 segundo piso, letra B y con una superficie de quince metros cuadrados (según plano adjunto) aunque doy fe que en aquella época era muy normal ese tipo de viviendas e incluso las había más reducidas y con más inquilinos, así que  nosotros no nos podíamos quejar, porque en aquellos años de una posguerra era lo más normal y lo único que había.

Scan0004.

Sin destacar el orden y limpieza (que por el tamaño tardaría diez minutos en dejarla nueva) de la que se ocupaba mi madre de realizarlo, que los demás ya nos ocupábamos de que estuviera entretenida. Estoy recordando con cariño que allí vivimos teóricamente dieciséis años ósea hasta el año 1955 porque estar, estuvimos solo nueve años porque el resto en diferentes provincia de España por exigencia del trabajo de mi padre.

Me parece estar en aquellos años, viéndome en aquella segunda planta con cuatro viviendas que daban al largo y estrecho pasillo con acceso a cuatro puertas grandes, todos los pisos  eran normales excepto el mío de tamaño, pero no había distinciones todos éramos iguales de pobres, por lo tanto no nos extrañaba que entre los vecinos nos ayudáramos sin nada a cambio, como –Carlitos pídele a la señora Adela que te dé un par de huevos, y de paso deja a la señora María este litro de aceite que me dejo y otras veces era al revés y no solo comida sino dinero.

Mi querido amigo de casi toda una vida (veinticinco años) vivía en la letra C y además eran los preferidos vecinos de mis padres, esta maravillosa familia constaba del padre Sr. Mariano de profesión fundidor de metales, la madre Sra. Adela, me quería como a un hijo y yo mi segunda madre, después los hijos, Alicia carácter extraño pero buena chica, Valentina o “Valentina” tenía mi edad bondadosa y cariñosa siempre tenía una canción en su boca, su madre siempre decía a todos que yo iba a ser su novio y ella se sonrojaba y yo no digamos salía corriendo, no sabía lo que significaba hasta que lo fui adivinando, sin saberlo me parecía bien.

De mi mejor amigo y hermano de “mi novia” llamado Mariano como su padre, pero nosotros en casa como otro hijo le llamábamos Marianito, teníamos los dos un inocente  compromiso, de que cuando llegara su padre a casa y se bañara en aquel gran barreño de chapa de cinc, me llamara para ver a su padre dentro y tocarles los músculos de sus brazos que él se dejaba, sino antes hacerse el fuerte.

Era más bien serio como Alicia pero muy bueno con todos y sobre todo con su hija Valentina, que la quería con locura que yo sin saberlo tenia inocente celos de sus besos y caricias, este señor solo le veía sonreír cuando me decía con tono jocoso y señalándome el agua gris de su baño, salir burbujas o pompas producidas por su flatulento culo.

Y me decía –mira Carlitos si soy fuerte que hago que el agua se cabree conmigo, yo miraba el agua y me quedaba atónito por tal proeza, que se reía de mi ignorancia y cuando se estaba secando de pies con la toalla se soltaba una traca “cular” que él se tronchaba de risa y yo salía de allí por si me. Daba.

La casa de ellos tenía un retrete dos o tres veces mayor que el nuestro, pero a mi amiguito le gustaba hacer caca en el mío, llegaba a casa y le decía a mi madre casi con el pantalón corto en el suelo –Sra. Cloti puedo hacer caca en su retrete y mi madre que le iba a decir –pues claro hijo has lo que quieras, pues hacía de todo nos dejaba el perfume embriagador y además teníamos que tirar nosotros de la cuerda porque él no llegaba.

Yo un día le pregunte ¿oye porque haces caca en mi casa cuando tú tienes un retrete más grande? y me contesto según se abrochaba el tirante del pantalón –es que en tu casa mientras hago mi caca os veo a todos y lo paso bien y puedo hablar con todos vosotros sin ver cuentos, mira que bien le entreteníamos mientras el apretaba, que gracioso era mi amiguito.

Con el juntos me acuerdo de aquellos bocadillos que nos preparaban nuestras madres, como media barra de pan con una onza de chocolate dentro, también el pan con un chorrito de aceite o vino tinto tapado con azúcar y aquellos bocadillos viudos de pan frito rociado de azúcar y si había pues con miel.

Ahora haces memoria de cómo podían nuestras madres disimular el hambre y los escasos alimentos, para que sus hijos no pasaran penas o  calamidades sé que mis  padres se lo quitaban de lo poco que había,  para que mi hermana y yo no tuviéramos ningún problema y no nos diéramos cuenta de la estrechez que había.

No voy a criticar a otros vecinos del bajo que tenían la carpintería en el salón, no marchaban mal pero eran seis y puedo comentar que en el tiempo que estuve viviendo, su casa siempre olía a guisado de judías blancas, imaginaros que orquesta seria toda la familia por las noches.

En verano por el calor y por las tardes, nos sentábamos junto a todas las mocitas de la planta, mi amiguito y un servidor pues con seis años, ellas se sentaban con la espada pegadas a la pared y nos decían las seis señoritas  mirándose entre ellas sonriendo -si queréis que os contemos cuento nos tenéis que hacer cosquillas.

Nosotros claro que queríamos oír cuentos y también ellas querían las cosquillas por sus piernas, muslos, espalda y pies, que había veces que  las decíamos aburridos, –jolines estamos cansados y no nos contáis ningún cuento, solo estáis “dormidas” así que nos levantábamos y nos íbamos a otro sitio más adelante, de ahí viene  con más edad el jugar a los ..Médicos y eso sí que nos gustaba a todos.

Vamos ahora a mi casa, había muchos  problemas uno de ellos era cuando yo me acostaba en mi cama plegable donde dormía  (ver plano adjunto) tapaba la puerta de calle, yo como menor pues me acostaba pronto y claro era muy normal que alguna vecina venía a hablar con mi madre o con mi hermana, llamaba y en algunos casos se hablaban sin abrir la puerta.

Pero en otros casos plegaban la cama conmigo dentro dormido la sujetaban con la “charlatana vecina” y se tiraban horas sujetando  para que la cama no se abriera del todo conmigo dentro, luego por las mañanas cuando me levantaba para ir al colegio le decía a mi mama, he soñado que dormía en una cuna encogido y por eso me duele la espalda, mi madre tomo nota y ya no se abría a nadie y si querían hablar pues  por la mirilla de la gran puerta de entrada.

Otro problemilla era cuando tenía que hacer los deberes del cole, mi mesa era el asiento de una de las sillas y sentarme pues en los banquitos que teníamos aposta para ese cometido, tenías alguna ventaja porque según hacías los deberes mi mama cocinaba para el siguiente día y claro tu ropa olía al guisado que había hecho con todo el cariño, porque lo hacía con casi nada , pero olía bien tenías alguna ventaja de la época estabas oliendo todo el día en tu ropa y por lo tanto te ibas alimentando de “fantasía”.

Otra cosa era el discutir o gritar, no se podía estábamos todos en casa tan cerca que era una locura y en eso pues mira aprendimos a discutir sin dar voces hasta que fuimos mayores y ala como los demás, teníamos otra ventaja, y era que todos sabíamos con seguridad quien se había peido por su olor, no había disimulo ni echar la culpa a otro, con encogerte de hombros…bastaba.

No todo era felicidad también habían penas, pero los padres se ocupaban de que no te enteraras, en este caso si me entere porque me afectaba a mis sentimientos y fue así ; Uno de esos días que estábamos jugando mi amigo y su hermana Valentina, llego mi padre y nos dijo vais a jugar poco hoy porque mañana salimos para Valencia, yo estaba acostumbrado pero mis dos amigos no lo estaban,  seguimos jugando pero yo en mi corta edad  (ocho años) note algo de tristeza en ellos, Marianito no tanto pero ella Valentina si dejo de jugar con nosotros y se refugió en su casa, que no la vi en todo el tiempo que quedo del día.

Por la mañana pronto, llegaron las despedidas, el taxis en la calle todo los bultos, total besos por aquí abrazos por allá y hasta pronto, no le di importancia por mi edad, que alguien no se despidiera de mi como otras veces, pero cuando intentaba bajar las escaleras cargado con algo que mi madre me “endiño”, apareció casi corriendo Valentina se acercó a mi cara y me dio un beso en una mejilla, como nunca me lo había dado, no pude devolvérselo mi hermana me estaba empujando a que bajara.

Valentina salió corriendo y  con la cabeza agachada directa a su casa, todo fue muy rápido no pude decirla adiós en voz alta pero si dentro de mí, estuve un corto tiempo pensando, porque no se despidió como hizo su hermano con abrazos, besos, bromas y tráeme un poco de agua de mar, algo de Valencia, me quedo con tus tebeos y me dije pensando en ella, eso son cosas de mujeres y me quede tan pancho y a pensar en el viaje y en la ciudad que iba a conocer.

Al año o un poco más, de vivir en Valencia íbamos a comer en casa y mi padre traía en la mano un sobre rasgado y en la otra mano una carta, que nos la leyó no sin antes secarse los ojos, nosotros  callados esperando ansiosos esas noticias que no parecían buenas y mirándonos a los tres dijo casi sin fuerzas y con voz baja. ¡VALENTINA  A FALLECIDO ¡

Dios mío no podíamos creerlo no dábamos crédito a lo  que estaba diciendo mi triste y lloroso padre, no podía seguir leyendo y se alejó de la mesa, mi madre y hermana se abrazaron y de qué forma, yo tenía diez años y creía ser un hombrecito, pero me derrumbe cuando mi madre me llamo a su lado, abrazado a su cuerpo y con los ojos cerrados de lágrimas.

Me vino imágenes de ella sonriéndome cuando la dijo su madre que yo iba a ser su novio y salió corriendo o cuando jugábamos con sus muñecas y éramos sus papas o cuando los amiguitos la decían con burla – valla novio más feo o cuando cantaba como si fuera una famosa haciendo movimientos con los brazos, pero cuando ya estaba recuperándome dejando a mi madre que también desearía estar sola, me vino como un sobresalto la última despedida, Dios mío me dije es posible que ella supiera que nunca nos volveríamos a ver. IMPOSIBLE.

A los tres meses de la fatal noticia volvimos a Madrid, los cuatro teníamos ganas de llegar a casa y recordar lo que dejamos hecho y sin hacer, pero por otro lado pasar por la puerta de la familia de Marianito y no ver a todos los de la planta recibirnos en el pasillo como siempre hacían, todo había cambiado ya no era como antes, en silencio entramos en casa y estuvimos hasta que mis padres decidieron que fuéramos a casa de la Sra. Adela, Sr. Mariano, Alicia y Marianito.

Seré rápido y explicito porque estamos en un “blog de risas” pero estoy exponiendo mi niñez y este caso es digno por mi parte recordar porque las lágrimas y las sonrisas están siempre muy cerca.

Lo que supe más tarde y según me contaron mis padres más tranquilos y serenos. Valentina tenía ya dañado el corazón a consecuencia de aquel espantoso día de un fallido intento de abusos por un sádico vecino del barrio, que no llego a consumar pero el susto de la niña (tenía cinco años) si que la afecto y de qué forma.

Esta historia ocurrió pero no le dieron propaganda a los vecinos excepto mis padres que si lo sabían y siempre lo ocultaron, yo también era consciente pero a mi corta edad los mismos que los de ella no llegas a comprender, si comentar que cuando la pobre niña empezó a gritar el desalmado violador salió corriendo escaleras abajo pero la gente solidaria le acorralaron en la calle Olivar sin salida por la cantidad de personas que le esperaban, le llevaron a comisaria en una ambulancia.

A partir de ese maldito suceso Valentina  mi “novia” nunca se recuperó siempre con médicos, pero en aquellos años la medicina no estaba ni mucho menos como ahora, nosotros jugábamos pero ella no podía seguirnos –cosa de chicas decíamos pero NO, tenía un mal que tuvo su desenlace según mis padres digno de comentar y ocurrió así.

Valentina llevaba varios días en  cama sin fuerzas y cansada, esa mañana tan fatídica su madre la Sra. Adela desde la cocina haciendo la comida la oía cantar según ella como  “un ángel” la canción era un éxito en ese verano y siguientes y se llamaba  “Luna lunera cascabelera” dicha canción era del cantante de boleros y actor español Gregorio Barrios, con nacionalidad Argentino.

Cuando Valentina dejo de cantar, su madre asustada corrió a la habitación y vio a su hija como nunca hubiera querido verla…había muerto. Esa fatídica canción no la volvimos a escuchar, allá donde la pusieran por orden de mis padres, fue difícil porque aquel año era raro no oírla en la radio o en cualquier momento incluso a personas por la calle día, mes incluso años.

Habían pasado siete años desde la desaparición de mí nunca “novia” Valentina y ya estábamos en nuestra nueva casa en la que nos mudamos, un día intente escuchar la canción, aquella que ella cantaba con tanto sentimiento y pasión. La letra decía…..Luna lunera cascabelera  Ve y dile a mi amorcito  Que por Dios me quiera  Que tenga compasión y  Dile que se apiade de mi corazón………….SIN COMENTARIOS.

Dejemos las penas solas que para eso son las penas, y os contare un hecho muy distinto con aquellos buenos vecinos del bajo, carpintero y familia que les debía de gustar mucho el guisado de judías blancas, corrían los rumores  de que sus padres iban a hacer un viaje de unas pequeñas vacaciones que según ellos se lo merecían (yo creo que sus hijos también tendrían ese capricho) pero bueno, cada uno hace lo que le sale de las pelotas ese año y siempre, el caso fue que el viaje fue cierto.

Llego el día “M” de media mañana, en la acera del portal los seis de familia nosotros cuatro, todos los vecinos, gente de la calle, el lechero con la yegua “Lola” señoras en sus sillas haciendo calceta, los balcones de la calle abarrotados, parecía aquello una procesión en Semana Santa, la verdad que si era un acontecimiento casi mundial, por cómo era el viaje y transporte.

Conviene deciros como eran los dos veraneantes, El no muy alto delgadísimo algo cargado de espaldas por su trabajo y Ella bajita más bien apretadita carnes duras un buen  abultado y redondo culo (mi padre con humor nos decía si Aurora estornuda se le llena el culo de polvo) y ahora el vehículo que va a transportar esos traseros tan desiguales, junto con esas grandes  bolsas a cada lado que aprovechaban las medidas para igualar con el sentado culo de ella.

Pues bien el sufrido transporte era una motocicleta llamada “Mobylette” año 1949 con un peso de veintiocho kilos, con un pequeño motorcito  un deposito también mínimo y claro unos pedales de apoyo, alcanzando una velocidad máxima de treinta kilómetros por hora  eso claro sin carga, después de colocar los paquetitos por los huecos y una mochila trasera que llevaba ella haciendo juego con su enorme culo, y pidiendo permiso a los espectadores.

Se colocaron dirección cuesta abajo colocados a caballo uno detrás del otro, el sillín del conductor era un poco más grande que el de una bicicleta y el de ella más bajo de altura y metálico que se puso un pequeño cojín (pobre cojín) que por el tamaño de su culo tenía que haberse puesto una almohada de matrimonio, según bajaban la calle no sé si por saludos o lo que fuera, el caso que sonaron unos pedos bien de la Mobylette o del culo de la señora que era lo que más se veía.

Nos dieron la espalda despidiéndonos sin moverse, que parecía desde lejos como si no fueran en moto, sino andando por las dimensiones traseras, fue todo un acontecimiento que no estoy seguro si el periódico “El caso” comento algo. Llegar sabemos que llegaron porque yo los vi un día, pero como llegaron a Valencia y como fue el viaje, os aseguro que eso fue….Un secreto.

Otra historia  afecto a nuestra familia, principalmente a mi padre, una noche de las que tocaba cenar y estábamos saboreando algo sencillo, cuando llaman a la puerta con los nudillos unos “toc” “toc” que no nos eran familiar, abro yo y me veo a dos señores con caras de policías de paisano (lo sé porque yo leía mucho los tebeos de Roberto Alcázar y Pedrin).

Pues bien preguntan por mi padre y muy amables casi empujándole le invitan a que les acompañen, jope mi padre no quería aparentar estar nervioso pero casi se va en pijama, sino se lo dice mi madre porque los agentes se lo hubieran llevado con taza del retrete y todo.

Nos dijo que no nos preocupáramos pero con una voz que ni le oímos, mi mama les dijo a los agentes con sombrero, corbata, traje oscuro y unos zapatos negros brillantes, por favor ¿saben si tardara mucho? ¿saben porque se lo llevan? ¿Puedo ir a verle? Jolines con mi madre solo faltó decirles si le puede llevar a la cárcel la tortilla con una lima dentro, cuando mi madre acabo con las preguntas, la única que la contesto fue la vecina Sra. Adela, los policías seguro que ya estaban en la comisaria.

Mis padres no terminaron de cenar, porque mi hermana y yo nos comimos todo, vinieron más vecinas  con sus maridos, la casa era como un cumpleaños pero sin regalos ni tarta, no nos podíamos mover ni limpiarnos las narices.

Es más el Sr Mariano tan callado como siempre estaba escuchando el relato sentado en la pequeña taza del retrete, por si acaso se le escava algo que tanto le daba risa, cuando lo expulsaba o también le gustaba mi retrete como a su hijo Marianito, tuvieron que salir  todos al pasillo donde hacíamos cosquillas a esa mozalbetas.

Mi padre no tardo en volver, sano a salvo y sin señales, tan gallardo como era el y atractivo, me hubiera gustado haberme parecido en lo físico a él pero fue mi hermana yo me parecía más a mi madre que fue un orgullo, bueno dejemos las gilipolleces y al hecho.

Despidió a los comensales calmándoles de que había sido una falsa alarma se marcharon cada uno a sus moradas murmurando y cada uno pensando lo que les saliera de las pelotas, porque en aquella época la policía sabia y hacia lo que les saliera de los coj…. Y te podían arrear unas caricias en forma de guantazo.

Había ocurrido hacia unos días al vecino de al lado, que al hijo mayor con casi treinta años durmió en la comisaria, por pillarle la guardia civil dando un beso a su novia de despedida, en la calle y en medio del Puente de Toledo.

Esa noche mis padres cenaron lo que yo por las tardes pan y chocolate no preguntaron por la cena, sabían quién habían sido, porque si llegan a saber que algún vecino lo hubiera hecho, estaría otra vez en casa la policía. Mi padre me sentó en el banquito y el en la silla, me miro y me dijo muy serio y con los dientes negros de rico chocolate que yo mañana no tendría y otra vez el pan frito, me sobresalto la voz de mi padre.

Diciéndome – haber Carlitos quien te dio las entradas para ver una revista (se llamaba Lo veras y lo cantaras de la vedette Ruth Moly en el teatro Albeniz) yo ya ni me acordaba estaba pensando más en el chocolate que en lo que me decía mi padre, me lo repitió –le dije pues un amiguito del barrio a cambio de unos cromos de “Robín de los bosques” yo  tenía siete años, pues buena la has armado querido hijo, eran unas entradas de “cla” robadas y yo les he dado algunas a mis compañeros de trabajo.

A mí como si me dice ¿quién invento el pararrayos? La “cla” ha existido y todavía existe, en aquellos años las entradas en los teatros eran muy caras, se podía conseguir en los bares cerca de los teatros, estas entradas que la mayoría de las veces eran gratis, se daban los días de estreno de la obra.

Con el fin de provocar el aplauso del público y en los momentos más precisos y ordenados por el señor que tenías detrás te decía ¡ aplaudir ahora con fuerza ¡  ¡ reíros a carcajada suelta ¡ ¡ decir “bravo, bravo”¡ y a si te tirabas toda la función, para aparentar el triunfo de los actores, y el público se suma a los aplausos para que una obra mediana se convierta en un éxito, actualmente se sigue haciendo en televisión y mítines políticos, os imagináis los compañeros de mi papa haciendo caso al jefe de la “cla” sin tener ni puta idea de que iba ese tío.

Bueno el caso es que esas entrada fueron robadas, a mí me dieron un taco a cambio de unos cromos y mi pobre padre las repartió en sus compañeros de Telefónica, empresa de primera línea en España, que mi padre tuvo que recurrir al gabinete jurídico para sacar de la comisaria a varios compañeros y amigos que le pusieron a “caldo” esa noche y algunos días más, todo paso después como una anécdota que lo único que sacaron es ver a la guapa y exuberante vedette y escuchar el famoso pasodoble de Tony Leblanc “EL pasodoble Español” y yo seguía pensando en mi famosa tableta de …chocolate.

Creo que aquí debía de acabar, pero no sin comentaros los juegos que existían casi sin dinero, solo con imaginación, las chapas con las caras de los ciclistas famosos como Bernardo Ruiz, sobre una meta pintada con tiza robada del colegio en la calle que duraba el circuito semanas sin borrar, las peonzas de madera las pintabas tú mismo, la punta se sacaba y se metía caca de caballo para que no te arañara llegabas a tener grandes heridas en la palma de la mano.

Los cromos además de coleccionar albunes de películas como “Robín de los bosques”, jugábamos con ellos pegándolos con la mano en la pared y según callera ganabas o perdías, “El dola” o “tabaca y lique”, consistía cuando te tocaba de burro uno se subía y te atizaba en el culo “tabaca” lado del pie y “lique” con la parte trasera del talón y eso si dolía.

Las bolas o canicas ese juego en la calle no podíamos jugar entonces en las casas menos en la mía (no cogían ni las bolas)  y en el suelo de baldosas de barro y donde se cruzan las cuatro el “gua” que sus madres nos regañaban, pues a buscar zonas con tierra cerca de casa, con las advertencias de las madres -no ir muy lejos que anda cerca el”sacamantecas”.

Había muchos más, el futbol con pelotas envoltorio de papel de periódico atadas con cuerdas, cajas de zapatos con agujeros y a ver quién metía el guito de un albaricoque, la taba un hueso situado en la pata trasera del cordero (este juego era difícil de jugar por faltar la materia prima el cordero) tenía cuatro caras y con una correa te sacudían según acertabas la cara y por ultimo por no cansaros.

El moscardón este era con varios en la calle, si te tocaba a ti por sorteo, te ponías de cara a la pared con una mano abierta tapándote una oreja cerrando los ojos, entonces uno de ellos te sacude un “ostión” en la mano que te retumba el oído, la cabeza y todo el cuerpo y además dependía de la mala leche de cada uno que siempre lo había.

Entonces te volvías y todos haciendo el ruido del moscardón y tu adivinar quien había sido que si acertabas se ponía el y sino seguías tú, era un juego que nunca lo acababas, bien porque alguno disfrutaba dándote leches si era cierto quien te había dado los demás decían que no y te podías tirar todo el día de gilipollas, además te ibas a casa con una oreja más roja que el capote de un torero, zumbidos en el oído y algo que no podías evitar es que pasara un gracioso  te atizara y luego tu a preguntar quién había sido el mamonazo que casi me tira.

Lo demás pues como todos vas creciendo, la edad del pavo, las guarrerias tu solo, salir con niñas, aguantarte algún guantazo por querer tocarla el culo, hacer burla a alguien y darse cuenta y darte una leche por listo, querer hacerte el gracioso y no serlo, sisar a tu madre, fumar a escondidas mirar a los balcones para ver algunas bragas que te llevabas algunas sorpresas si estaba la madre, mearte en el portal que además que hay que ser imbécil hacerlo en el tuyo, hacer campeonatos de haber quien meaba más lejos, que siempre salías corriendo con la “minina” fuera, los eructos los pedos a ver quién lo hace más grande  y algunos juegos más pero esos me los…… callo.

NAVIDADES 2016

¡HOLA QUE TAL ESTAIS! PRESIENTO QUE BIEN, SOLO ES PARA DESEAROS UNAS FELICES FIESTAS Y UN PROSPERO AÑO NUEVO 2016. campanas (2)QUE LAS CELEBREIS COMO SIEMPRE CON LA FAMILIA, Y LAS MUY RESPETABLES COSTUMBRES.

Empezara otro año (bisiesto) con penas y alegrías, intentaremos dejar las penas donde nos provocaron y nos agarraremos con fuerza a las alegrías, para estar fuerte por si aparecen por la puerta de atrás y sin permiso esas malditas y solitarias  penas del año que acaba.

 

 

PAPA-NOEL-404x640Desearía daros las gracias uno a uno de vosotros y vosotras por ayudarme a seguir escribiendo: fantasías,  historias verdaderas y anécdotas graciosas, pero sería  casi imposible y… ¿sabéis cuál es el motivo?, pues que sois más de 20.000 amigos/as y si fuera a vuestras casas a daros la mano o un abrazo  y con las distancias tan lejanas como los Estados Unidos, Australia y desde luego Europa.  Pues llegaría a viejo y eso es imposible porque ya lo soy,  pero con vosotros soy el más joven del mundo y me hacéis ser uno más entre vosotros y siempre a vuestra disposición…Carlos.

 

UN SUEÑO EN NAVIDADES AÑO 2015 Y EN ESPAÑA

Ayer soñé que mi nieto Izan de cuatro años y cuatro meses, me hacía una pregunta igual que le hice a mi abuelo Eleuterio en un día parecido y en el mismo mes de Diciembre , la única salvedad era que hoy estamos en el año 2015 y con mi abuelo era el año 1943 tenía  la misma edad y meses.

Lo que si cambio es la forma de preguntarme, mi nieto  con más agilidad, más firmeza y sobre todo mirándome a los ojos, en cambio cuando yo pregunte era más lento, poca seguridad y sin mirar a mi interlocutor a sus ojos. Como estoy con Izan pues lo que me pregunto con mucho interés  era: -¡Oye yayo!… ¿Qué es LA NAVIDAD? y ¿porque están todos tan contentos, suena la música, se hacen regalos (aquí se le alegraron los ojos) se adornan las casas y las calles, se ponen Belenes y arboles adornados, incluso se come más que los otros días del año? (quise decirle: – si hijo, algunos más y otros menos).

belenMi abuelo Eleuterio tardo en contestarme y a mí también me costó explicárselo a mi querido nieto, no le quise decir que había una diferencia considerable por el avance de los años, pero tendría que decirle si lo comprendía,  que en el año 1943 claro que se hacían regalos, belenes y abetos adornados con guirnaldas iluminadas pero solo en Navidades era cuando los padres y familiares “tiraban la casa por la ventana” (dicho que se decía por el esfuerzo que se hacía con unos sueldos precarios y unos medios casi nulos).

Posiblemente querido Izan veo con más diferencia de cómo eran por ejemplo los juguetes de mi época  en  la mayoría de ellos tenías que moverlos tú, no había tanta competencia ni diversidad en el escaparate como  el que hay hoy. Muchos papas o familia si conocían lo mejor para sus hijos pero la economía no te lo permitía, así que tenías que conformarte y contento con lo que te daban, en cambio querido Izan, ahora en el año que tú vives 2015 no es igual,   y me contesta mirándome a la cara con esos ojos verde azulado que da gusto de ver ¿Por qué yayo?

izan título-2– Pues mira Izan,  me alegro de que me lo preguntes, porque ahora casi todos los niños tienen  regalos un día sí y el otro también “verdad hijo” y no valoráis el esfuerzo que hacen tus padres para que tu no estés triste

-pues tienes razón yayo, pero no puedo hacer nada, me gusta y me lo dan (digna reflexión de un niño inteligente y con los pies en la tierra  y que os recuerdo que estoy …soñando) pues claro que sí y son los nuevos tiempos y para terminar le dije:  – tú tienes más juguetes en tu casa que casi todos los que yo tuve en diez años y es más, habrá muchos de tu edad que no puedan tener …Ninguno.

Bueno dejemos esta charla Izan y terminare contestándote a tu primera y única pregunta La Navidad en nuestro País España  se celebra el Nacimiento del Señor, los Reyes Magos y la entrada de un Nuevo Año que hay que celebrar junto con tus seres más queridos y alegrarte de los vivos y acordarte de los fallecidos, por todo ello disfruta de tus merecidas vacaciones,  ríe y  canta,  incluso baila y  diviértete todo lo que puedas, claro está querido nieto,se bueno porque los Reyes Magos“ te están observando”.

Acabo ya de una vez, para deciros a todos, que ha sido un placer compartir este sueño con vosotros, sobre las Fiestas Navideñas y voy a ver si me “despierto” porque me queda un sabor agridulce, pero se me quitara cuando  vuelva a ver a mí… querido IZAN.

Como habéis leído y sobra deciros, que esta charla entre un abuelo y su nieto no solo hablamos en Navidades también lo hacemos durante todo el año.

Realización: Eva Mª Burgoa (mi hija  y   Actor: Izan Alcalá Burgoa (mi nieto)

Y como de lo que se trata este mes de Diciembre es de pasarlo bien en estas fiestas, pues también lo podéis pasar de la única forma que yo os puedo ayudar y es escribiendo algo referente a unas Navidades que me pasó a mí en persona con diecisiete años y fue…   

   

Esto es un hecho real aunque parezca ficción. Viviendo un servidor en la nueva casa de Carabanchel, había una costumbre casi mundial que en Navidades varios vecinos se disfrazaban de Reyes Magos e iban casa por casa a visitar a los niños para darles caramelos y hablar con ellos como si fueran los verdaderos Reyes, y ese año me tocó a mí de ayudante (de paje) se alquilaron los trajes y nos pintamos las caras con largas  barbas postizas, menos el que fuera Gaspar (en aquella época se veían pocos hombres de color y recurrieron a un pobre hombre conocido del barrio) y los más jóvenes entre ellos un servidor parecíamos más bien bufones que pajes.

Pues venga ánimo y vamos de ayudante de los Magos, bueno todo muy bien pero cuando yo me vi vestido en el espejo, me dije –pero si me parezco más al jorobado de Notre Dame, madre mía siempre me toca a mí ir hecho un adefesio, mis padres no se extrañaron y me dijeron con sorna, ¿Qué pasa hijo otra vez de jorobado? Los mire sin ganas y me largue al espectáculo a si era y a si paso.

Entramos en una casa con tres niños pequeños, estaban como un flan de nerviosos, esperándonos en su habitación con su madre, primero los Reyes   con sus maravillosas capas, sus coronas y sus babuchas de color, risas, caricias, promesas, ánimos, dormiros pronto, ser buenos que ahora viene el “paje” y os dará unos regalitos, los pobres niños se pusieron de frente y en formación, agarrados de la manita y con los ojos abiertos al máximo, esperando algo alegre, fantástico y…. aparezco yo imaginaros.

Curvado (porque me tiraba el chaleco) sin gafas, un ojo vago, finito de patas, con leotardos color morado eléctrico (debía de ser por mis temblores de piernas) estrechísimo, no me dejaban circular la sangre, una buena porra de nariz y además hablando raro para que no me conocieran y la cabezota tapada con un gorro granate adornado con una pluma verde de pavo real que yo creo que era más bien mía, seguro que no me reconocería  ni   la “madre que me pario”.

Pues bien entre en la habitación, separando a Melchor y Baltasar porque Gaspar estaba en la cocina “zampando” yo andando mal, las zapatillas verdes que llevaba me estaban pequeñas, encima con una bolsa colgada del hombro e  iba a decirles algo alegre y cariñoso y creo que no llegue ni a ver a un niño ¡salieron corriendo ¡ uno a empujones el otro “quería saltar por la ventana” (es broma) y el ultimo el más pequeño” ni le vi.

Me quede solo  en la habitación  que encima de la pinta que llevaba se me puso una cara de un triste “gilipollas”, no sabía si comerme los caramelos con la bolsa de terciopelo incluida o saltar por la ventana (eso no porque estaba en un tercer piso y tampoco hubiera podido, porque me estaba tan justa la ropa que para auparme a la ventana se hubiera quedado los pantalones enganchados a la manivela y  además hubiera llegado al suelo en pelotas picada y a ver quién era el guapo que me reconocería).

La decepción y la vergüenza estaba de mi lado y era la mama, mirándome de arriba abajo arrugando su gorda nariz, que sin saludarme salió de la habitación con el niño bajo su falda (me extraño que la señora tuviera cuatro patas) y que casi se mata. Yo solo  triste,  el poco maquillaje que se iba medio quitando por el sudor, los mocos y mis manitas tocándome la cara, yo me parecía más al “Joker” de Batman que a un lindo e inocente y voluntarios paje.

Cuando intente salir como pude de la casa, los padres sin niños me miraron con cara de pocos amigos (como si los fuera a secuestrar o intención de robarlos) pero bueno eso no porque uno de los dos…sonreía y seguro de la pinta que llevaba y diciéndome – ¡el año que viene  en esta casa no entras sino bienes acompañado de la policía, de calle y con tu madre.

Salí como pude casi corriendo hacia la puerta de la escalera, no me di ni cuenta que estaba cerrada y me di un “ostión” que sonó como suenan dos cocos al golpearlos, salieron casi todos al pasillo que no veáis la que se armó los Reyes con sus abultados ropajes menos Gaspar que seguía comiendo, los padres que el papa tenía una panza que para que hubiera sido Papa Noel no tenía precio.

Pues bien según yo intentaba salir a la escalera mire hacia atrás y vi a todos atascados en una puerta del comedor intentando salir todos juntos (no tengo noticias de como lo hicieron o con la ayuda de los bomberos o con un sacacorchos. Ya en la calle y con mis “jefes” los Reyes Magos riéndose me dijeron –vete a casa chaval y no te preocupes, los niños son pequeños porque si hubieran sido mayores te tiran por la ventana (pensé mira que bien me hubiera ahorrado auparme y romperme los leotardos)

Todo fue  por los nervios del acontecimiento navideño, preparación con promesas a los niños y era normal, pero yo no quería ver a un paje ni en las cabalgatas, lo sentí por los niños, que cuando los veía por el barrio cruzaba la acera o intentaba taparme  la cara. Salió caro el alquiler ya que tuvieron que pagar los rotos trajes de Baltasar y Melchor (el de Gaspar no porque seguro que seguiría comiendo) ellos decían que los rotos fueron ocasionados por la alegría de los niños al “abrazarlos y despedirlos”. Que mentira más piadosa, pero estábamos en Navidad y todo pasaba felizmente.

¿Y SI OS CUENTO?  COMO SE SUICIDARON ALGUNOS PERSONAJES  FAMOSOS  O  ESTRELLAS DEL CINE

Comenzare aclarando que alguno de estos personajes os sonara como lo hicieron, en otros casos lo ignoráis, algunos no los recordéis y otros los habéis olvidado, pues ahora es el momento y el día de que Risas de Alto Voltaje.com entre en acción y os de el “coñazo” por lo curioso, respetando como no puede ser de otra forma a sus familiares y como un ser humano que ha crecido en un mundo feliz, que ha convivido con otra persona, que a reído, que ha llorado de alegría e incluso ha llegado a pensar en un futuro con ilusión.

Y por causas que llega sin tu pedirlo y en un momento de tu vida adulta te hace pensar que no hay nada ni nadie que merezca la pena vivir, ya no ves el futuro solo el presente y ese presente te presiona, te angustia te da miedo y te deprime, llegando a sentirte solo o sola, no paras de pensar entre lágrimas secas de tanto usarlas, que tu vida ya no vale la pena sin lo que pretendías no pudo ser y piensas que en tu otro yo encontraras la felicidad con los ojos cerrados y eso si lo encuentras.

Antes de que ocurra el fatal desenlace,  hago una reflexión de cómo es posible que un ser humano pueda cambiar su vida al ser famoso, porque si no lo hubieran sido seguro que  estarían vivitos y coleando (siempre y cuando el destino dijera lo contrario) es posible que más de uno o una harían lo que nosotros estamos haciendo, recordarlos bien por su trabajo o por su suicidio….Descansen en PAZ.

LUPEZ VELEZ: Fue actriz, bailarina y vedette de teatros de revistas junto con su gran belleza que la abrieron las puertas del cine años veinte. Una pasión equivocada y su agitada vida sentimental la llevo al suicidio.

LUPE VELEZ

Nacida en San Luis de Potosí (México) el dieciocho de julio de  1908.

Falleció el trece de diciembre de 1944 en Beverly Hills (Estados Unidos.)

Su verdadero nombre era María Guadalupe Villalobos Vélez, media uno cincuenta y dos, su padre Jacobo Villalobos Reyes era el coronel de las fuerzas armadas a las órdenes  del dictador Porfirio Díaz, y su madre cantante de ópera (algunos decían de vodevil) llamada Josefina Vélez.

Lupe quiso conservar el apellido de su padre, pero el no quiso viendo con malos ojos su profesión, por ello utilizo el apellido  de su madre tuvo cinco hermanos, sus padres eran una familia muy importante vivían en una casa con sirvientes y buenos colegios donde aprendió el inglés que luego le valió para su carrera artística. Cuando llego la Revolución Mexicana y la muerte de su padre, tuvo que ponerse a trabajar para poder mantener a su familia.

Comenzó su carrera como bailarina cantante de vodevil en México, ya en Estados Unidos hizo su primera película el año 1927 llegando a ser una de las actrices más famosa trabajando con los actores de moda, llegaron a llamarla “Dinamita Mexicana” además de algún otro apodo.

Su vida sentimental estuvo marcada por una serie de polémicos amores como Charlot, Fairbanks, Gary Cooper, Tom Mix. etc. Se casó con Johnny Weissmuller (ver en el blog) y un amor de locura  con un actor de su país Arturo de Córdoba. Su tormentosa vida sentimental y amorosa junto con su imagen y popularidad, empezaría a decaer provocándola desfallecimientos, sus ingresos bajaron considerablemente entrando en un estado depresivo que la llevo al consumo de drogas y alcohol.

019El año 1944 se quedó embarazada según ella afirmaba de su ultimo amante Harald Maresch (actor bello pero poco famoso) y ante la negativa por parte de él, de no casarse decidió que su vida no tenía sentido, tenía treinta y seis años y tomo la decisión  muy pensada de suicidarse pero no así como así, sino hacerlo  al estilo Azteca.

La última noche de su vida había quedado para cenar y pasar una velada maravillosa con sus amigos, sin saber ellos nada de su fatal decisión todo parecía normal, cenaron comida mexicana  en abundancia bebieron alcohol también en abundancia y consumieron droga, fue una noche extraordinaria, después de despedirse como siempre de sus amigos ignorantes de su pensada decisión a suicidarse, se dirigió a su casa a North Rodeo Drive (es una de las tres manzanas o esquinas de Beverly Hills).

Ya había decorado su habitación con anterioridad con cientos de ramos de flores y velas encendidas, se peinó, se maquillo como siempre lo hacía, se depilo con lentitud su pubis de manera que el bello tuviera forma de corazón, escribió una nota que decía “Estoy harta de vivir, de luchar por todo, me siento muy cansada y triste”.

Se tomo setenta pastillas de tranquilizantes “seconal” (que se usa para el tratamiento del insomnio o como sedante ante de la cirugía) se tumbó en su cama boca arriba completamente desnuda y espero con reposo a los efectos mortales de las pastillas.

comida mexicanaPero la cosa no salió como ella hubo deseado, la combinación de los alimentos picantes de su tierra, reaccionaron al revés y la espabilaron según dictaminaron los forenses. La asistenta entro en la habitación por la mañana y vio las velas apagadas, la cama vacía con síntomas de haber estado tumbada, vio un reguero de vomito que iban hacia el cuarto baño abrió un poco más la puerta y encontró a Lupe con la cabeza semi metida en la taza del retrete aparentemente muerta.

Parece ser  según los forenses y la prensa, el exceso de comida excitante la bebida junto con la droga, hizo una reacción a las pastillas que a media noche se despertaría sobresaltada producto de sus vómitos en su cama y medio inconsciente por los efectos de las pastillas se dirigió al baño con intención de volver a vivir y vomitar lo que le quedara, entre arcadas y vómitos resbalo con sus propios vómitos entrando en el baño y fue a golpearse la cabeza con él  lavabo en la que la dejo inconsciente cayendo  sin sentido dentro de la taza del wáter y allí según el informe policial  murió ahogada entre sus vómitos y el poco agua que había en el fondo del inodoro

Según un periódico local que tuvo acceso, pudo ver la cara de Lupe que tenía un aspecto horrible, debido al gran golpe con el lavabo, que junto con su excesivo maquillaje desfigurado por el agua no quedaba rastro de su bello y exuberante físico.

arturo de cordobaComo ocurre con todos los que son famosos, las situaciones y las noticias cambian de rumbo, una de las noticia afirmaba que Lupe, encontró a su antiguo amante el actor Arturo de Córdoba con su actual novio y padre del niño Harald, ambos juntos en la cama (y no haciendo crucigramas). Temerosa de ser madre soltera y que su formación religiosa no se lo permitía, decidió suicidarse y esta noticia perece ser que coincide con las de los demás.

Además según cuenta dicha noticia, ninguna persona que hubiera tomado tantas pastillas de “seconal” era imposible levantarse de la cama y menos llegar al baño, por lo tanto el autor libre de esta noticia también expuso que su doncella la encontró muerta en el lecho de su cama. Ahora nos toca a nosotros determinar cómo fue yo más bien creo la primera porque eran noticias de la policía y forenses y la otra puede ser algo de sensacionalismo aprovechable en la tirada de ejemplares del periodista en cuestión.

Pobre Lupe Vélez vivió intensamente su vida, pero su inestabilidad emocional, su fuerte temperamento, su fogosidad amorosa, su fuerte personalidad y con un carácter dominante, impulsivo y absorbente junto con su forma de querer,  siempre salirse con la suya la ayudaron junto al desengaño amoroso a cometer su propio suicidio y arrepentirse en ese fatal momento queriendo ser otra vez ella y volver a encontrarse, la verdadera y única……….. LUPE VELEZ.

estesi